La reducción del presupuesto inquieta a la plantilla

07/06/2019

Cala reconoce no saber lo que pasará la próxima temporada por la inevitable rebaja salarial que acometerá la UD. «Hay mucha incertidumbre. No me han dicho de nada de bajarme el sueldo, pero a lo mejor el club está dispuesto y yo no, o viceversa»

Habrá menos dinero, de 19 «a 6 o 7 millones dijo míster», comenta Cala. Y eso provocará una inevitable revolución que inquieta a la plantilla. Además de los jugadores que acaban contrato a final de este mes, los David García, Momo y Peñalba, prácticamente ningún futbolista amarillo tiene claro que su futuro vaya a seguir estando en Las Palmas a pesar de que les queden años de vinculación. Un buen ejemplo es el del central sevillano, capitán en su primera campaña en la isla e indiscutible para los tres entrenadores que han pasado por el representativo este curso, es consciente de que habrá menos dinero para ingresar en la nómina de los futbolistas y que eso implicará cambios en el nuevo proyecto. «La próxima temporada es una incógnita. Habrá una rebaja salarial importante y no sabemos lo que va a pasar», analiza Cala. El futbolista asume que los cambios serán obligados. «Algunos contaremos para la temporada que viene y otros no. Imagino que se irán reuniendo con nosotros y se irán dando los pasos correspondientes. Ahora mismo hay mucha incertidumbre sobre lo que puede pasar la próxima temporada porque no sabemos ni quien será el entrenador», añade el zaguero, quien ni siquiera da por hecha la continuidad de Pepe Mel.

El ex del Sevilla asegura que le gustaría cumplir los tres años que firmó con la UD, pero siempre y cuando se le respete su contrato. «Me gustaría cumplir el contrato que tengo tal y como está firmado. Vine para un proyecto de tres años porque sabía que el primer año era complicado, pero las leyes del juego las marca La Liga, el club y los presupuestos. Nosotros estamos en nuestro derecho de aceptarlas o no», analiza. Una cuestión que afecta a muchos de los jugadores, cuyos salarios son demasiados elevados para la nueva realidad de la UD.

Y todo esto viene a colación al ser cuestionado si él estaría dispuesto a bajarse el sueldo para poder continuar en la Unión Deportiva. «Hay muchos factores antes de bajar o no bajar. Hace un año vine con un contrato de tres años y eso está firmado. Ahora hay muchas cosas que valorar, pero todavía no me han propuesto nada. A lo mejor el club está dispuesto pero yo no, o viceversa», explicó el capitán del equipo amarillo.

Por todo ello, y aunque le gustaría, el jugador sevillano no puede asegurar si seguirá portando el brazalete en el Gran Canaria el próximo curso. «Ahora me tendré que reunir con el director deportivo y tomar una decisión. Primero tendrán que hacer oficial quién será el entrenador la temporada que viene y a partir de ahí todo se verá. Hablaré con el club, pero no tengo prisa porque tengo contrato dos años más», asegura, cediéndole el guante a la entidad. Motivo por el que, a pesar de no tener claro lo que sucederá, prefiere seguir pensando de amarillo. «En mi cabeza está presentarme aquí el 8 de julio y cumplir mi contrato. Si hay cambios en mi contrato lo tiene que decidir el club», concluyó uno de las voces más autorizadas del vestuario de la UD.

Y es que el pasado verano Las Palmas, aprovechando la compensación económica recibida tras el descenso, lo apostó todo por la carta del ascenso firmando jugadores contrastados, con contratos altos y de larga duración. Y ahora, después de haber fracasado en el objetivo, toca reajustarlo todo. Solo hay tres jugadores que acaban su vinculación el día 30 y el resto tienen contrato en vigor. Por lo tanto, al club no le queda otra que negociar con ellos a la baja para tratar de lograr su continuidad o buscarles una salida puesto que es inasumible para la entidad cumplir lo pactado con todos sus activos. Un problema del que la plantilla está al tanto y ahora los jugadores esperan una primera puesta en contacto de la Unión Deportiva para saber que será de ellos la campaña que viene. La revolución es imparable y las dudas, interminables.

  • 1

    ¿De quién cree que es la culpa del pésimo arranque liguero de la UD Las Palmas?

    El presidente.
    El entrenador.
    La plantilla.
    De todos por igual.
    Votar Ver Resultados