Borrar
Once del Extremadura de 1996 con Pimienta (agachado y tercero por la izquierda) y Juanito, último de la fila inferior. C7
Juanito, compañero de García Pimienta en las filas del Extremadura en 1996, le avala: «Creemos en él»
FÚTBOL

Juanito, compañero de García Pimienta en las filas del Extremadura en 1996, le avala: «Creemos en él»

El asesor del presidente participó en las gestiones para traer al técnico catalán, al que conocía de su etapa conjunta en el equipo azulgrana

IGNACIO S. ACEDO

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 24 de enero 2022, 23:39

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El 1 de septiembre de 1996, el Extremadura hizo historia en el fútbol español con su debut en Primera División. Cayó en su visita al Hércules por la mínima (2-1) y presentó un once para la posteridad en el que dos de sus protagonistas cobran hoy relevancia en el nuevo ciclo que se abre en la UD. Juanito Rodríguez, asesor del presidente y que ha participado en las deliberaciones para el fichaje del sustituto de Pepe Mel, y García Pimienta, nuevo entrenador del equipo, estaban en aquella foto sobre el césped del Rico Pérez.

Desde Madrid, su lugar de residencia y desde el que gravita para desarrollar su labor para la entidad, Juanito recuerda muy bien aquel tiempo, 26 años atrás, en los que compartió vestuario con Pimienta: «Venía del Barcelona y era un extremo muy habilidoso, con buena técnica. Se notaba que había sido formado en La Masía porque reunía unas condiciones muy buenas. Me sorprendió que el Extremadura pudiese acceder a este tipo de jugadores porque, incluso, había debutado con el primer equipo del Barcelona poco antes».

«Fue una pena que se lesionara tan pronto -continúa- porque, tras los primeros partidos de esa temporada (solo disputó cuatro), ya no pudo volver a jugar. Creo que tuvo que operarse de la tibia y dejó el club. Pero yo, que era uno de los veteranos de aquella plantilla, hice lo que acostumbraba: acoger a los más jóvenes, tratar de ayudarles y orientales. Y García Pimienta era uno de los que estaba en ese grupo y tuvimos una buena relación durante el tiempo que convivimos. Me pareció un chaval muy profesional y con una ilusión tremenda, pese a que le faltó esa suerte tan necesaria con un tema tan delicado como el de las lesiones y que, al final no depende de uno mismo».

Ahora, en un salto en el tiempo, Juanito ha sido uno de los que han apostado por García Pimienta para el tramo final de la temporada y así explica sus motivos: «Viene de trabajar en el Barcelona con las mismas ideas que nosotros tenemos en la UD, privilegiando siempre la cantera. Tanto yo como el resto de miembros de la dirección deportiva hemos visto muchos partidos de su anterior etapa en el filial del Barça, hemos recopilado referencias... Y sí, creemos que es la persona idónea y que nos va a aportar mucho. No tiene experiencia en categoría profesional, pero un bagaje de veinte años en la cantera del Barcelona creo que es algo de lo que muy pocos entrenadores pueden presumir. Y él lo ha conseguido».

«Ya sabemos cómo es el fútbol de caprichoso. El destino hace que, si Dios quiere, pueda volver a verle pronto y le daré un fuerte abrazo como compañero mío que fue y ahora que estamos, de nuevo, en el mismo barco. Todavía no he hablado con él, pero será cuestión de días. Su suerte va a ser la nuestra y esperamos que desarrolle su trabajo y muestre todos sus conocimientos», abundó.

Juanito también quiso tener un recuerdo emotivo para Mel, con quien, admite, trabó «una gran amistad» en todo el tiempo que han compartido en el club: «Más allá de su profesionalidad, que está fuera de toda duda, Pepe me demostró que es un caballero. Siempre amable, educado, preocupado por el club, ni un gesto feo...Me da muchísima pena que haya pasado todo esto porque, por encima del fútbol, están las personas. Y Pepe Mel es una grandísima persona a la que le deseo lo que se merece en adelante, que es todo lo mejor. Como ya ha dicho nuestro presidente, deja en nosotros un recuerdo impecable y siempre lo tendremos muy presente quienes hemos tenido el privilegio de tratar con él. Me considero amigo de Pepe y pienso llamarlo cuando pase un tiempo y se calme todo para darle todo mi ánimo y reiterarle que me tiene para lo que quiera».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios