Jiménez quiere llevarse a Grecia a Maikel Mesa

18/05/2019

El AEK de Atenas que dirige el que fuera entrenador amarillo ha puesto su punto de mira en la UD Las Palmas, y ahora apunta al tinerfeño

Ayer saltó la bomba en Grecia. Manolo Jiménez, entrenador que comenzó la temporada entrenando a la UD Las Palmas, quiere llevarse a Maikel Mesa al AEK de Atenas. El jugador tinerfeño, tercer máximo goleador de su equipo a pesar de la irregularidad que ha vivido en cuanto a minutos en la temporada, es del agrado del entrenador andaluz, con el que rindió a su mejor nivel en Gran Canaria.

La desastrosa temporada realizada por la UD Las Palmas hace que muchos de sus jugadores de primer nivel sean objetos de deseo por parte de muchos equipos de medio mundo, y con Jiménez al frente del AEK, donde es todo un ídolo, el punto de mira se dirige al equipo que preside Miguel Ángel Ramírez, cuyos jugadores conoce perfectamente el técnico del conjunto griego.

Con la llegada de Paco Herrera, Mesa no tuvo la continuidad que esperaba, a pesar del gran rendimiento demostrado a inicio de temporada. Sus goles no fueron suficientes para convencer a un Herrera que acabó siendo destituido por los malos resultados. Tras él, la llegada de Pepe Mel supuso una nueva oportunidad para el jugador formado en las categorías inferiores del CD Tenerife, aunque tampoco está contando con la regularidad que se presuponía.

Gran apuesta.

Maikel Mesa fue una de las grandes apuestas del club en el mercado de fichajes, donde luchó hasta última hora con el Málaga para llevarse al medio canario. Finalmente, y gracias a los buenos informes que manejaban en la planta noble del Gran Canaria, Mesa acabó cumpliendo su gran deseo, que era jugar de amarillo. La UD, que desembolsó cerca de 700.000 euros por él, con un contrato de cuatro años, se hacía con un jugador de presente, y de futuro, que ha demostrado su valía a pesar de no estar jugando todo lo que le gustaría.

La prensa griega da por hecho que el AEK de Atenas intentará pescar en el río revuelto de una UD Las Palmas que tendrá que dar salida a muchos de sus jugadores, fichados con la mente puesta en un ascenso a Primera que a principio de temporada se daba prácticamente por hecho.

Ramírez, por su parte, ya ha dicho que no tiene intención alguna de dejar marchar a Maikel, y que la gran apuesta que se hizo por él es la mejor prueba de que lo ven en el club muchos años.