Gesto ilustrativo de Jesé, el pasado jueves en El Molinón. / LALIGA

Jesé sigue aumentando las dudas con su ceguera arriba

A diferencia de Araujo, que se muestra pese a su falta de acierto, el ariete grancanario continúa sin tener relevancia ni influencia

I. S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

No hay novedad con Jesé Rodríguez, cuyo contador de minutos y partidos sigue aumentando a razón de un raquítico gol, el anotado de penalti al Lugo hace casi dos meses, el pasado 1 abril. Y en paralelo a las dudas que alimenta el ariete grancanario, sin influenca ni relevancia en la suerte del equipo, se intensifican los rumores acerca de la renovación que planea extenderle el club, una decisión que no se sostiene en los números exhibidos y que, puestos a buscar una explicación, tendría más que ver con la esperanza de que pudiese explotar en el futuro unas condiciones que jamás ha lucido con la camiseta amarilla. Si en su primera etapa aquí, la segunda vuelta de la campaña 2016-17 en Primera División, su rendimiento nunca estuvo dentro de los parámetros esperados (3 goles en 16 partidos), su cosecha actual resulta aún más precaria y va camino de empeorar la estadística ya mencionada: un único acierto en catorce partidos.

Desde el club insisten en que todo se debe a la ansiedad acumulada y que Jesé es el primero en hacer autocrítica. Que de haber tenido más suerte en jornadas anteriores hoy se hablaría de él en términos elogiosos. Que por actitud y ganas y no ha faltado por su parte. Todo hipótesis y posibilidades frustradas que no volverán. Y cada vez que puede, Mel no duda en echarle una mano aludiendo a su trabajo en beneficio del resto y en que si juega es porque así se lo merece, desechando de raíz un supuesto trato de favor por su parte. Lo cierto es que Jesé es innegociable junto a Araujo arriba, aunque el argentino sí muestra más colmillo y acierto que su compañero en la vanguardia. En Gijón, sin ir más lejos, el Chino fue capaz de cocinarse varias acciones que a punto estuvieron de acabar en la red. Jesé, por su parte, no varió la fotografía suya que se ha hecho habitual: protestas al árbitro, gestos de impotencia, algún intento sin puntería...

Por mucho que dé la cara como se insiste, un fichaje como el suyo no estaba destinado a quedarse en lo que pudo ser y no fue, sino a facturar goles y puntos en beneficio de la UD, objetivo que, hasta la fecha, sigue sin satisfacerse. Y con dos partidos para que acabe el año, intrascendentes y ante un descendido (Albacete) y otro que pelea por no caer en la Sgeunda B (Logroñés) ya Jesé se ha quedado sin tiempo para justificarse. Él, consciente de las sospechas generadas, se había propuesto adecentar números semanas atrás y cuando todavía restaba margen para hacerse visible con la temporada en curso, pero el tiempo ha corrido en su contra y, a estas alturas, pase lo que pase hasta el final será imposible hacer balance positivo de su aportación en esta UD.

No se conoce de boca del jugador qué impresión le merece ser noticia por este motivo porque, al igual que sucedió años atrás, no ha comparecido públicamente, como otros compañeros, para atender preguntas de los medios de comunicación de la tierra. Únicamente con motivo de su presentación se dio la oportunidad de cuestionarle. Por el contrario, sí se le ha escuchado a requerimientos de cabeceras de ámbito nacional. Hasta en eso va de por libre y en una postura que en la entidad respetan. Tampoco pueden obligarle a hacer lo que no quiere.

El panorama no disuade a Ramírez y Helguera de pretender seguir contando con sus servicios, como ya ha quedado de manifiesto en varias declaraciones públicas del presidente. «Queremos que Jesé continúe la próxima temporada, vamos a tener un año por delante ilusionante y tenemos que trabajar para que las salidas sean las que tengan que ser y que las llegadas mejoren las salidas», expuso el máximo mandatario recientemente. No dudó en personalizar en Jesé a la hora de señalar qué futbolistas estaban en los planes del próximo proyecto. Uno de los pocos nombres, por cierto.

Un privilegio que el implicado agradece aunque esté por ver que termine aceptando la oferta de renovación como así se espera.