Herrera y su problema central

20/11/2018

El técnico tiene que encontrar soluciones a los inconvenientes que le surgen nada más llegar en defensa. Con Cala cumpliendo sanción y David García recuperándose, Deivid y Mantovani son las únicas alternativas

Paco Herrera ha llegado con la locomotora en marcha y sin tiempo para las dudas. El técnico catalán hereda un equipo con urgencias que ha sumado una única victoria en los últimos ocho partidos, y que se encuentra sexto a siete puntos del ascenso directo. No se permiten, por tanto, más tropiezos, y en Cádiz solo vale ganar. Y para volver a triunfar lejos del Gran Canaria, algo que tanto le ha costado al equipo amarillo en su época más reciente -ha vencido en solo tres partidos a domicilio en las últimas tres temporadas-, el héroe del ascenso a Primera en 2015 tendrá que recomponer una defensa que no ha mostrado la solidez que se le intuía.

Con David García todavía en proceso de recuperación y Cala sancionado, Paco Herrera no podrá contar con ninguno de los dos centrales titulares del equipo. Dos hombres que han a estado a buen nivel hasta ahora y cuyas ausencias obligan al profesional a alinear a una pareja inédita en el centro de la zaga con Deivid y Mantovani.

No se descarta que el capitán llegue al encuentro del sábado, pero en el club no se es muy optimista. Ayer volvió a entrenarse en solitario, por lo que un regreso, y más en el once inicial, en el Carranza podría ser contraproducente. El de Maspalomas se lesionó el pasado 27 de octubre en el encuentro ante el Mallorca, y desde entonces se ha perdido tres partidos (Deportivo, Elche y Granada). Y lo cierto es que los servicios médicos del club pensaban que la lesión muscular en los isquiotibiales de David iba a ser menos latosa, ya que su proceso de recuperación se está alargando más de lo previsto. En cualquier caso, y teniendo en cuenta la edad de jugador (36 años), se prefiere no correr ningún riesgo y que en su regreso se den todas las garantías de que no haya posibilidad de una recaída.

También será sensible la baja de Cala, jugador con más minutos, junto a Raúl Fernández, del equipo amarillo. El exsevillista era el ojito derecho de Jiménez, por lo que fue a uno de los futbolistas que más afectó la salida del técnico del Arahal. Ahora le tocará ganarse la confianza de Paco Herrera, aunque su rendimiento en este primer tramo de campaña está fuera de toda duda. De momento no viajará al primer compromiso del nuevo entrenador al ver visto la quinta amarilla frente al Granada.

Estas dos ausencias servirán como oportunidad para los teóricos centrales suplentes. Pero mientras que Deivid ha aprovechado las ocasiones que le ha brindado la lesión de David García en estas últimas semanas, la presencia de Mantovani deja más dudas. Las actuaciones del argentino no han terminado de ser convincentes, lo que le ha relegado a ocupar el papel de cuarto central. Él más que nadie se juega mucho en Cádiz, puesto que no contaba para Jiménez y ahora tiene la posibilidad de causarle una buena primera impresión al nuevo inquilino del banquillo amarillo.