Entrevista con Maikel Mesa

«He tenido ofertas superiores para irme, pero quiero triunfar en la UD»

28/06/2019

El mediapunta tinerfeño, con el corazón en Gran Canaria, reconoce haber recibido llamadas para defender otros colores, pero solo piensa en amarillo. Tras un primer año en el que empezó con fuerza y se acabó diluyendo con el cambio de entrenadores, espera poder convencer este curso a Pepe Mel para convertirse en uno de los pilares del equipo insular, cuya compenetración con la afición ha sido total desde el comienzo.

El verano pasado llegó a la UD Las Palmas. Tras una primera temporada llena de vaivenes, en la que se apostó por tres entrenadores distintos, ¿cómo afronta la nueva campaña?

— Pues con muchísima ilusión, siempre la primera temporada es algo más complicada porque te tienes que adaptar a muchísimas cosas pero bueno también es cierto que desde el primer momento me hicieron sentir muy cómodo, tanto a nivel de vestuario como de club, así que de esta, lo único que espero, y se que será así, es que podamos disfrutar mucho del equipo.

— Con Manolo Jiménez fue importante. Luego, con Paco Herrera, le costó entrar en el equipo. Lo mismo que con Pepe Mel, actual técnico amarillo. ¿Espera convencer al entrenador madrileño este curso?

— Pues el objetivo es claro, quiero ser muy importante para este equipo y luchar por tener esa continuidad que solo tuve al comienzo de la temporada pasada. Trabajo mucho para eso y estoy seguro que en esta lo voy a conseguir.

— ¿Ya ha ampliado un año más su contrato con Las Palmas?

— Aún falta alguna cosa para cerrarlo, pero si todo marcha con normalidad, así será.

— ¿Le ha llamado otro club para cambiar de aires?

— Rotundamente sí, he tenido alguna oferta que económicamente son superiores a lo que tengo, pero muchas veces hay que mirar mucho más allá y en este caso he hecho eso, quiero triunfar de amarillo y lo voy a lograr. Aquí me siento una persona importante y querida en el vestuario y eso quiero llevarlo y trasmitirlo también en el campo.

— Sus números, pese a que fue de más a menos, tampoco están mal.

— Bueno, creo que cinco goles para un jugador que no fue fijo en el once ni incluso en convocatorias no es mal número, pero no puedo ser conformista. Mi idea cuando empezó la temporada, y gozaba de esa continuidad, era llegar a las dos cifras, entonces, al no lograrlo, no estoy contento.

— ¿Cómo sigue de sus problemas de espalda? ¿Han disminuido?

— Acabé con unos problemas de espaldas que fui arrastrando desde prácticamente la segunda vuelta. Después del partido ante Osasuna decidimos hacer un tratamiento quirúrgico que me ayudara a llegar en buen estado a la pretemporada y ahora mismo es lo que llevo haciendo desde que llegué a Tenerife. No me he ido de vacaciones porque tengo entrenamiento diario para fortalecer y solucionar los problemas.

— Se ha convertido en uno de los jugadores más queridos por la afición desde su llegada. ¿Se esperaba ese trato o le ha sorprendido?

— Es algo que no imaginaba cuando llegué. Solo tengo palabras de agradecimiento porque de verdad me hace muy feliz. Cuando Aythami llegó en enero me comentó que tenía ganas de conocerme porque cuando leía alguna declaración mía o desde dentro le decían cómo sentía yo esto no terminaba de entenderlo y bastaron cinco minutos de conversación para decirme que todo lo que había escuchado se notaba que lo sentía. Por eso yo creo que la gente también se identifica conmigo, porque de verdad siento esto como muchos de ellos aunque haya nacido en la isla de enfrente.

— Esta temporada se ha cambiado el objetivo. Ahora pelearán por la salvación. ¿Lo comparte?

— Ahora hay que ir con calma, la temporada pasada fue una de muchos cambios pero que al ser con jugadores de Primera o de mucha experiencia en la categoría, creíamos que íbamos a ascender prácticamente sí o sí. Nos llevamos un palo porque ni mucho menos esperábamos acabar donde lo hicimos.

— Pide calma para lo que viene. ¿Esa es su receta para el éxito?

— Se avecinan muchísimos cambios, chicos del filial que dan el salto y demás, pero, en definitiva, mucho cambio también en la plantilla. Entonces, habiendo aprendido de lo que hicimos mal la anterior, debemos de ir con calma, siempre teniendo claro que debemos aspirar porque eso nos hará más fuertes para estar lo más arriba posible. Eso sí, sabiendo que será complicado y que esta transición llevará un proceso que esperemos sea lo más corto posible.