García Pimienta. / UD LAS PALMAS

García Pimienta 2.0 en busca de la excelencia

El entrenador catalán inicia su primer proyecto ya sin el cortoplacismo que marcó su aterrizaje en enero. Ha ganado ascendente en el club

IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria.

Fue después de una derrota en casa ante el Girona (1-3) y con la UD tocando fondo. Ecuador del mes de marzo pasado. Por entonces ya acumulaba siete partidos al frente del equipo y únicamente totalizaba una victoria. El tropiezo no solo tambaleaba las opciones de luchar por el ascenso del equipo. También amenazaba su crédito en el banquillo que acababa de heredar tras el largo ciclo de Pepe Mel. Esa noche recibió la llamada del presidente. Le invitó a cenar.

Hablaron de todo menos de fútbol. «Me mostró su lado humano y para mí fue algo muy importante», reconoció al rememorar aquella velada informal que, con el tiempo, se ha destapado crucial en su travesía en el club. Desde aquel día, siete victorias y dos empates en el tramo final de la fase regular del calendario para meterse en la promoción malograda, luego, frente al Tenerife. Pero el desenlace no le restó un ápice de la ascendencia ganada en las semanas anteriores, hasta el punto de no comprometer para nada su continuidad pese a tener contrato firmado hasta 2023.

Xavi García Pimienta (Barcelona, 1974) se apresta a iniciar ahora su primera campaña desde el kilómetro cero en la UD. Acumula, hasta ahora, 18 encuentros, con un balance de ocho triunfos, cinco empates y otras tantas derrotas. Buena aritmética que adereza con un credo futbolístico al que ha sido fiel y que se ha ganado el respaldo del vestuario, con Jonathan Viera al frente. Protagonismo desde la posesión del balón, verticalidad y defensa en campo contrario fundamentan un libro de estilo que casa con los rasgos que ya puso en práctica en La Masía, modelo en el que, faltaría más, también hay puertas abiertas a la cantera. Todo, en consonancia con lo que se busca para explotar la factoría de Barranco Seco, habitual caladero de futbolistas de etiqueta y que necesita siempre de un técnico de su corte, abierto a la meritocracia y la valentía.

Su figura ha ido ganando peso en la jerarquía del club, donde gusta su perfil corporativo y espíritu laborioso, más allá de sus virtudes como estratega. Luis Helguera, su valedor, ha sintonizado con Pimienta en grado superlativo pese a que apenas llevan medio año de responsabilidad en común y le ha hecho partícipe de todas las decisiones que ha tomado en la arquitectura de la nueva plantilla. Muchas de las bajas que se dieron fueron por petición expresa del entrenador, también con voz cantante en la lista de la compra.

Su entendimiento con el presidente es total. / ud las palmas

Todo, con la idea de que, a diferencia del curso pasado, sí vigile los equilibrios y demarcaciones y pueda desarrollar un plan de acción fuera del cortoplacismo al que se vio obligado por las circunstancias a su llegada. La base implantada así como las nuevas variables que desea implantar con el sosiego y margen que le ha dado una pretemporada a medida, con amistosos de nivel y una larga con concentración en Marbella en la que ultimar detalles y consolidar automatismos.

Está, en resumen, ante su gran reválida profesional, en un ecosistema propicio, con una plantilla que presenta garantías y, lo más importante, una afición que cree que esta temporada sí va a ser posible. Se ha ganado a pulso la oportunidad de hacer historia en la UD, de completar su misión. Lo sabe y no piensa desaprovecharla.