Mfulu, Pejiño y Viera realizan carrera acompañados por el redaptador Andrés Pérez, esta misma semana en Barranco Seco. / UD LAS PALMAS

La eliminación de la Copa es «un problema menos»

Se tenía claro que el recorrido en el torneo del ko era limitado y, tras caer, se podrá centrar el tiro en la Liga, prioridad absoluta con el ascenso de fondo

IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

El adiós a la Copa, tras la eliminación ante el Valladolid en la segunda eliminatoria de la edición de este año, no deja heridas en la UD y se interpreta como «un problema menos» en el camino que le aguarda al equipo para el objetivo prioritario: el ascenso a Primera División. En el club la instrucción era la de competir con dignidad en este frente paralelo considerando que, en este frente, las previsiones hablaban más de un desgaste físico añadido que de los probables beneficios económicos que comportaría una hipotética eliminatoria con un adversario de postín. Y, al final, todo se ajustó a esta predicción, con dos partidos lejos de Gran Canaria que, además, comportaron serias modificaciones en la planificación semanal de Pepe Mel. Coger cuatro aviones en cinco días, como sucedió con motivo del desplazamiento a Málaga, y tras regresar de Leganés, o tener que permanecer en la península de sábado a jueves, tal y como ha sido ahora el caso, y dividiendo a la plantilla en dos grupos, fueron los condimentos de estos compromisos. «Toca centrarnos en la Liga», admitía el propio Mel sin querer reconocer, de manera explícita, que, en efecto, conviene salirse cuanto antes de este torneo por las interferencias que implica.

Por mucho que sirviera para dar carrete a jugadores sin ritmo de partidos, situación siempre conveniente por lo que pueda ocurrir con los más habituales, la Copa no compensa y en la UD ponen cuerpo y alma ya en el campeonato regular y con la seguridad que da el trayecto realizado y el poder irse al parón invernal en puestos de promoción. Valdrá con no perder con el Eibar mañana para conservar la sexta plaza, toda vez que Oviedo, Girona y Burgos, los perseguidores en la tabla, están a tres puntos de distancia. El objetivo es ganar, y más tras el empate insulso en Lezama frente al Amorebieta. Pero depender de sí mismos para encarar 2022 entre los mejores ya supone un salto cualitativo respecto a campañas anteriores en las que, a diferencia de la actual, no se dieron los resultados de esta manera desde el inicio del calendario.

Que futbolistas como Jesé, Navas, Curbelo, Kirian, Loiodice, Lemos, Cardona o Moleiro ni siquiera estuviesen en Valladolid garantiza que en la última cita de 2021 pueda disponer el entrenador de piernas frescas para darle la intensidad y ritmo que pretende ante uno de los rivales directos en la lucha por el ascenso.

También se esperan novedades con Jonathan Viera, aquejado de una bronquitis pero cuya evolución en los últimos días le postula para estar a las órdenes de Mel. Ya se le ha visto corretear por el césped y, atendiendo a su fuerza de voluntad e implicación, capaz de acortar a la mitad los plazos de recuperación en lesiones de moderada importancia, no se le puede descartar en absoluto.

Es lo que le queda a la UD, el de mañana ante el Eibar, para cerrar 2021 y hacerlo en posiciones de promoción de ascenso a Primera. Actualmente ocupa la sexta plaza en la tabla clasificatoria.