David García: «Jamás pensé que podría lograr esto»

20/08/2018

David García igualó ayer el récord de partidos oficiales con la camiseta de la UD que, desde 1978, ostentaba Germán con 453 y el próximo sábado, si actúa ante el Albacete como así parece, será el jugador con más presencias de la historia

Si hace tiempo David García se ganó el derecho a figurar en un lugar preferencial de la historia de la UD, tras lo acontecido ayer su nivel de privilegio se ha disparado. Porque el capitán, el eterno capitán, ya ha igualado el récord de partidos oficiales con la camiseta amarilla, en posesión de Germán Dévora desde que, en 1978, se retiró con 453 en su haber. David ya suma esa cifra y está en puertas de superarla y quedarse solo en lo más alto de esta clasificación individual. Han pasado 40 años desde que se puso el listón que ahora puede derribar el de Maspalomas el próximo sábado si, como parece, juega ante el Albacete. Y a saber ahora el tiempo que se necesitará para destronarlo, con un fútbol moderno que hace casi invidiable que un mismo futbolista tenga continuidad prolongada en un mismo escudo. Desde 2002 lleva en nómina el central y, por el nivel que está exhibiendo, cuerda le queda para rato.

Ayer vivió el partido con su rigor habitual, permitiéndose incluso incursiones ofensivas con intención de buscar el gol. Sobrado con Cala para mantener a raya al Reus, no le pasaron factura los nervios por ser protagonista de una efeméride gigantesca y cuya magnitud tardará en digerir por la dimensión de comporta.

Finalizado el partido, y feliz por el triunfo, fiel a privilegiar siempre el bien colectivo al lucimiento personal, David García, que empezó a pegarle patadas al balón en el Maspalomas y pasó por el Vecindario antes de llegar al club de su vida, admitía su asombro y felicidad por estar, ya, a la altura del Maestro.

«Estoy muy contento por este récor de partidos. Cuando llegué a la UD nunca imaginé llegar a este número de encuentros. Contento por igualar al Maestro, por seguir aquí para lo bueno y lo no tan bueno. Estoy para sumar y a ver si puedo seguir jugando para ayudar a la UD y a los compañeros, que es de lo que se trata», comentó.

Cuestionado por su análisis del partido, expuso: «Ha sido complicado. Sabíamos que era un equipo que tocaba mucho la pelota y teníamos que aprovechar el espacio cada vez que robábamos. La posesión ha sido de ellos pero las ocasiones nuestras. Hemos estado bien, con las cosas claras. Teníamos que presionar desde el saque de portería. Robamos en el 1-0 y a partir de ahí esperamos un poco a la contra».

David abandonó el césped sonriente y, poco después, colgó en su perfil de redes sociales una foto de su camiseta con el brazalete de capitán, orgulloso de seguir en lo más alto tras quince años ininterrumpidos de servicios a la causa. Un premio justo y necesario para su ejemplo de lealtad.