Luis Helguera dialoga con Álex Domínguez en un receso de uno de los entrenamientos en Marbella. / I.S.A.

Álex Domínguez se va cedido al Ibiza sin opción de compra y la salida de Aridai parece «inminente»

El portero, descartado en los dos amistosos, buscará minutos en el equipo recién ascendido y hoy mismo abandonará la concentración

I. S. ACEDO Marbella

A falta de novedades en lo que respecta a las altas que faltan para completar la plantilla en el mercado estival, tres en concreto (central, mediocentro defensivo y delantero), con el regreso de Jonathan Viera anunciado para diciembre, la necesidad de aligerar la plantilla ya se escribe con nombres propios y operaciones cerradas: el portero Álex Domínguez abandonará hoy mismo la concentración de la UD en Marbella para irse al Ibiza, una vez que anoche ya quedó resuelta su cesión al equipo balear. El pacto entre clubes no contempla opción de compra. Al tiempo, hay confianza en que Aridai Cabrera pueda dejar sitio en los próximos días, toda vez que en la entidad esperan que sea «inminente» su baja federativa.

Hasta la fecha, la concentración en Marbella deja dos señalados: el portero Álex Domínguez, descartado en los dos amistosos (y con varias charlas con Luis Helguera de por medio), y Aridai, que ha quedado para los últimos minutos, y como sustituto testimonial de Clau.

Álex renovó recientemente por tres temporadas, pero la continuidad de Raúl, ya recuperado de su calvario de lesiones, y el nivel fiable de Valles, quien le arrebató la titularidad, comprometían su estancia. La idea es que saliera cedido, como así ha sido, para recuperar cartel, tras meses sin jugar y en una situación agravada por perderse el escaparate de estar en los Juegos Olímpicos de Tokio tras contraer el coronavirus. En la UD confiaban en que su condición de internacional sub-21, pese a que no ha llegado de debutar con el equipo nacional, le abriera puertas pese a su falta de protagonismo en los últimos tiempos y el Ibiza, recién ascendido a Segunda, ha terminado captándolo.

El meta catalán es consciente de que, en su propósito de tener partidos, debía buscar otro destino. Porque tres cancerberos en la plantilla son multitud y los dos que tiene por delante son, de momento, los que tienen la predilección del entrenador, a juzgar por lo que se ha visto.

Por su parte, Aridai, suplente habitual desde que llegó en enero de 2020, asume que, tras varios intentos del club de darle salida, como aconteció el pasado mes de enero, su rol no va a cambiar. Y si tenía la más mínima duda, Mel se ha encargado de disiparlas en plena pretemporada, poniéndole por delante a varios canteranos incluyendo a Clau, que acabó degradado la campaña 2020-21 en el filial tras comenzar con los profesionales.

En su última campaña de contrato (en su día se incluyó otro curso opcional), el interior que llegó desde el Mallorca, camino de los 31 años, sabe que apenas tiene alternativas en el fútbol profesional y, de salir, su acomodo estaría en una categoría inferior, algo que no le seduce pero que aparece como única solución para desbloquear su futuro. Llegado el caso, en la UD estarían dispuestos a facilitarle su marcha asumiendo una parte de su ficha si eso permite algún ahorro en las cantidades de su contrato. Parece una cuestión de paciencia y de tiempo, si bien el desenlace parece cercano. Al margen de estos dos nombres, no se descarta que entre en la lista de prescindibles alguno más, al margen de los canteranos que no se hagan sitio.

El día en que se presentó la campaña de abonados, Miguel Ángel Ramírez anunció que se estaba negociando por formalizar algunas rescisiones atendiendo a los imperativos del fair-play financiero impuesto por LaLiga.