Motociclismo

Todas las ilusiones de Abián, aparcadas en un garaje de Madrid

17/04/2020

Abián Santana se quedó sin estrenar su nueva moto

Todas las ilusiones y expectativas que Abián Santana había puesto en esta temporada, con una flamante BMW S1000 RR como nueva montura para seguir creciendo, están ahora aparcadas y pendientes de novedades que no llegan. «La moto se quedó en Madrid, pues tenía prueba en el Jarama a inicios de marzo y fue suspendida. Además, el organizador cogió el coronavirus. Y, de momento, desconozco qué pasará con el calendario. La incertidumbre es total», reconoce el piloto grancanario y que pertenece al equipo Easy Race. Doble campeón de la Copa Kawasaki y venciendo todas las dificultades logísticas que implica la insularidad, Abián estaba seguro que con la inversión realizada en su nueva máquina, capaz de rodar a 300 kilómetros por hora con sus 200 caballos de potencia, iba a dar el salto de calidad para afrontar mayores desafíos. Claro que el panorama actual no invita a motivarse.

«Toda la planificación se ha quedado destrozada con el coronavirus. Y, en mi caso, con la inversión que había realizado, el panorama no puede ser peor. Puse todo lo que tenía en una moto que sigue aparcada en un garaje y a la que no he podido dar más uso que algunos test realizados, siempre sin competir. Es que se puede decir que ni la ha estrenado. Y siento una frustración increíble», añade.

Su rutina, al margen de informarse de todas las noticias que puedan surgir en su disciplina («de momento está todo parado, aunque en unas semanas seguro que confirmarán las cancelaciones, que es lo que todos tememos»), trata de dinamizarla con sesiones de trabajo en casa. «Hago pesas, rodillo, bicicleta... Y también cuido el aspecto psicológico, pues en estos momentos de malas noticias, con toda la sociedad preocupada por el avance del virus, uno debe hacerse fuerte, de alguna manera, y no venirse abajo».

A sus 29 años, el futuro que contempla dentro del motociclismo está condicionado a lo que decidan autoridades y organizadores el mundo de las dos ruedas, ya que el impacto económico va a ser «grandísimo» y más en un deporte que ya requiere unos costes sustanciales. «Habrá recortes generales e importantes en todos los sectores y, claro está, el motociclismo se verá afectado de una manera importante en cada uno de sus estamentos. Ojalá podamos salir adelante tras esa crisis», desea.