Serena Williams se retirará tras el US Open

Ganadora de 23 torneos de Grand Slam, deja las canchas para tener otro hijo y dedicarse a su familia y los negocios

ENRIC GARDINER Madrid

Serena Williams (cumplirá 41 años en septiembre), ganadora de 23 Grand Slams, anunció este martes en una carta abierta en la revista 'Vogue' que se retirará tras el US Open, que comenzará a finales de este mes. La tenista se dedicará a retos empresariales y a su familia.

Williams ya había abandonado las pistas en dos ocasiones: en 2016 estuvo un año sin competir tras tener a su primer y único hijo y en 2021, cuando sufrió una grave lesión que la tuvo apartada de la competición otro año, lo que le hizo caer hasta el puesto 1.208 del ranking mundial. Parece que esta vez la decisión es definitiva.

«Durante el último año, Alexis (su pareja) y yo hemos estado tratando de tener otro hijo, y recientemente recibimos una información de mi médico que me tranquilizó y me hizo sentir que cuando estemos listos podemos añadir a nuestra familia otro integrante. Definitivamente no quiero volver a quedarme embarazada como atleta», señaló la tenista.

La estadounidense, que volvió a competir tras una lesión en la última edición de Wimbledon, consiguió el lunes su primera victoria de la temporada, en el Máster de Canadá y ante la española Nuria Párrizas. Como también aseguró en la entrevista, aún tiene el objetivo de igualar los 24 Grand Slams de Margaret Court antes de decir adiós a las pistas.

Williams no gana un gran torneo desde 2017, cuando derrotó a su hermana Venus en la final del Open de Australia. Ha sido en las antípodas donde más títulos ha cosechado (7), los mismos que en Wimbledon, además de seis US Open y tres Roland Garros. También ostenta el récord de ser la tenista que más tiempo ha liderado el ranking de la ATP, un total de 319 semanas. Su leyenda se completa con cuatro oros olímpicos, tres en dobles y uno en individual.

Ahora se prepara para colgar la raqueta. «Tal vez la mejor palabra para describir lo que estoy haciendo es 'evolución'. Estoy aquí para decirles que estoy evolucionando lejos del tenis, hacia otras cosas que son importantes para mí. Hoy en día, si tengo que elegir entre construir mi tenis y construir mi familia, elijo lo segundo», aseguró.

Serena tiene seis títulos en el Abierto de Estados Unidos, que se iniciará a finales de agosto y culminará en septiembre. Esa será su última competición oficial: «Me he resistido a admitir que tengo que dejar de jugar al tenis. Es como un tema tabú. Sale a relucir y me pongo a llorar. Nunca quise tener que elegir entre el tenis y una familia. No creo que sea justo. Si yo fuera un hombre, no estaría escribiendo esto porque seguiría por ahí jugando y ganando mientras mi mujer está haciendo el trabajo físico de ampliar nuestra familia».

«Voy a echarlo de menos»

Sobre sus posibilidades en Flushing Meadows, declaró: «Por desgracia, este año no estaba preparada para ganar Wimbledon. Y no sé si estaré lista para ganar en Nueva York. Pero lo voy a intentar». Serena confiesa que es «terrible» para las despedidas. «Voy a echar de menos esta versión de mí, esa chica que jugaba al tenis». Le va a costar irse. «Siento un gran dolor. Es lo más duro que puedo imaginar. Lo odio. Odio tener que estar en esta encrucijada. Sigo diciéndome a mí misma que ojalá me resultara fácil, pero no lo es. Estoy dividida: no quiero que se acabe, pero al mismo tiempo estoy preparada para lo que viene», dijo.

Y desveló una conversación con su amigo Tiger Woods: «Esta primavera me picó el bicho de volver a las pistas por primera vez en siete meses. Estuve hablando con Tiger y le dije que necesitaba su consejo sobre mi carrera tenística». El golfista le animó a volver a la cancha antes de la retirada definitiva.