Rafa Nadal, tres días después de ganar su 14º Roland Garros, en su academia en Manacor. / efe

Polémica

La AMA y los médicos deportivos defienden a Nadal: «La infiltración no es dopaje»

«Las inyecciones con anestésicos no mejoran el rendimiento y no son perjudiciales para la salud», recuerda el director general de la Agencia Mundial Antidopaje

R. C.

La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) y la Sociedad Española de Medicina del Deporte (Semed) salieron este jueves en defensa de Rafa Nadal tras los ataques que el tenista balear está recibiendo por parte del ciclismo francés por recurrir a infiltraciones para combatir el dolor en su pie izquierdo durante la reciente edición de Roland Garros. «Las inyecciones con anestésicos no están en la lista de productos prohibidos, ya que se estima que no mejoran el desempeño deportivo y que no son perjudiciales para la salud», recordó el director general de la AMA, Olivier Niggli.

Según el dirigente de la AMA, el debate sobre las infiltraciones en el deporte no debe llevarse al campo del dopaje, sino al de la ética médica, «ya que podría preguntarse si es aceptable que un deportista de élite tenga que someterse a inyecciones antes de un partido». «Nadal ha ganado 14 títulos en Roland Garros, y si los 13 anteriores lo consiguió sin necesidad de esas inyecciones, es probable que el decimocuarto no haya sido gracias a ellas», destacó el director general de la AMA durante una entrevista para la televisión suiza RTS.

Por su parte, la Sociedad Española de Medicina del Deporte hizo público un comunicado en el que quiso aclarar que «la infiltración no es dopaje». «Las infiltraciones anestésicas son procedimientos terapéuticos de amplia y antigua utilización, tanto en el ámbito del deporte como en el laboral y en otros muchos», subraya esta entidad en una nota de 12 puntos para desmontar las teorías que ponen en duda la limpieza de Nadal.

«Una infiltración no es un método de dopaje salvo que en esa inyección se administre una sustancia prohibida», recuerda la Semed, que reconoce que «relacionar conceptos de infiltración y dopaje es una incorreción y posiblemente esté destinado a sembrar la duda sobre la legalidad de los resultados de algunos deportistas». «Si una persona tiene pruebas o indicios de que un deportista se está dopando, debe denunciar el caso ante la autoridad competente como la Agencia Mundial Antidopaje, la Federación Internacional deportiva del deportista o la Agencia Nacional Antidopaje del deportista», reclama la junta de gobierno de esta entidad.

Dudas «malintencionadas»

«Esta Sociedad se congratula del interés de determinados ciclistas, especialmente franceses, en prevenir el dopaje y les anima encarecidamente a que continúen con sus esfuerzos para reducir el porcentaje de hallazgos analíticos adversos (que antes se denominaban positivos de dopaje), pero dando una información veraz, correcta y clara ajustada a la normativa antidopaje en vigor a nivel internacional y sin sembrar dudas respecto de deportistas que las cumplen escrupulosamente y que podrían parecer malintencionadas», concluye la Semed en su último punto. También recuerda este entidad que «las infiltraciones no están prohibidas en el ciclismo por la Unión Ciclista Internacional, tal como se ha indicado por algún deportista de nacionalidad francesa».

Añade la Semed que «aunque las infiltraciones no deben ser utilizadas de forma indiscriminada, es perfectamente lícito utilizarlas en el ámbito de una competición de gran trascendencia, demorando el tratamiento definitivo de la lesión para un momento posterior a dicha competición» y que «las indicaciones de las infiltraciones están bien definidas en Medicina y tienen como objetivo fundamental reducir el dolor localizado en una zona anatómica».