Alejandro Davidovich celebra su victoria ante Goffin. / Valery HACHE / AFP

Davidovich se queda solo al frente de la armada española en Montecarlo

El malagueño se impuso al belga David Goffin por 6-4 y 6-1 y repite cuartos de final sobre la tierra batida monegasca

ENRIC GARDINER

Alejandro Davidovich repite por segundo año consecutivo en los cuartos de final del Masters 1000 de Montecarlo, el primer gran torneo de la temporada sobre tierra batida. El malagueño derrotó al belga David Goffin por un contundente 6-4 y 6-1, confirmando las excelentes sensaciones que había dejado su histórica victoria sobre el reaparecido Novak Djokovic en segunda ronda y citándose con el estadounidense Taylor Fritz por un puesto en las semifinales que hasta ahora se le han resistido al joven de origen ruso.

Davidovich exhibió una fiabilidad absoluta con los primeros servicios y se mostró implacable en el saque, desafiando el de su adversario. Otra vez no dio una sola bola por perdida y a pesar de complicarse un primer set que parecía tener en el bolsillo con el 4-1 y varios puntos de 'break' a favor en el sexto juego, detuvo el amago de reacción del experimentado Goffin para cerrar la primera manga con el 6-4. En la segunda, y ya a favor de obra, no hubo color. El belga no fue capaz de adjudicarse ninguno de sus servicios en todo el set y evitó como pudo el 'rosco' a través de un 'break' en el quinto juego, cuando ya se vislumbraba una resolución en favor del español por la vía rápida. Se rehízo sin atisbo de duda para rubricar la victoria en una hora y 34 minutos de juego sobre la arcilla de Mónaco.

Davidovich es ya el único superviviente de la armada española en el cuadro monegasco, después de las derrotas de Pablo Carreño ante Alexander Zverev, segundo cabeza de serie del torneo, por 2-6 y 5-7, y de Albert Ramos frente al polaco Hubert Hurkacz con un marcador de 7-6 y 6-2. El asturiano no tuvo opciones ante una de las mejores raquetas del circuito sobre tierra batida, pues tras un primer set de dominio incontestable del alemán en el que Carreño padeció sus problemas con el saque, se topó con los golpes de derecha y la agresividad del número tres del mundo desde el fondo de la pista. Por su parte, el catalán estuvo muy cerca de llevarse el primer parcial contra Hurkacz, pero cedió en el 'tie break' y ya no pudo reponerse en la segunda y definitiva manga del duelo.