El Tamaraceite, celebrando el ascenso a Segunda B en El Hierro. / c7

Un Tamaraceite que ha cambiado el cartel de novato por el de aspirante

Tercer clasificado de su grupo y con cinco partidos seguidos sin conocer la derrota, busca su billete para pelear por un ascenso más

Kevin Fontecha
KEVIN FONTECHA Las Palmas de Gran Canaria

Una máquina de competir. El Tamaraceite, recién subido y estrenando botas en la categoría de bronce del fútbol español, ha cambiado el cartel de novato por el de candidato. Tercer clasificado del Grupo 4A de la Segunda División B, busca otra nueva hazaña. Los de Chus Trujillo no conocen la derrota desde hace ya cinco encuentros y solo han caído en dos de los 15 encuentros que ha disputado esta temporada. Casi nada. Codeándose y sacando músculo contra mayores presupuestos y equipos hechos subir. Nadie esperaba, en tierras peninsulares, claro está, que el combinado grancanario, a falta de tres duelos para concluir la Liga, que se alargará en otra competición dependiendo la posición final que se ocupe.

Y es que el grupo cuatro está dividido en dos subgrupos: A y B. El Tamaraceite, como Las Palmas Atlético y el Marino, los otros representantes canarios en Segunda División B, están en el primero. Si el club que preside Héctor Ramírez acabase en la misma posición que ocupa a día de hoy, competiría en otra liguilla con los otros dos primeros de su grupo y los tres primeros del grupo B. Lo mismo pasaría del cuarto puesto al sexto y los cuatro últimos. Dependiendo del puesto, se pelearía por un objetivo u otro. Luego, entre los cinco grupos que se formarían, los tres primeros de cada uno de ellos y el mejor cuarto clasificado entrarían a jugar el playoff por el ascenso ya en formato tradicional, a doble eliminatoria.

En esa tesitura se encuentra el Tamaraceite, tercero en la clasificación. Le queda por recibir al Atlético Sanluqueño en el Juan Guedes, visitar al Recreativo y medir fuerzas como local contra Las Palmas Atlético. En sus manos tiene el conjunto del barrio capitalino pasar a jugar una nueva liguilla con el objetivo de conseguir otra machada, pues aventaja en un punto a la Balompédica Linense y al Sanluqueño. Ya a nadie le resulta sorprendente ver al conjunto que entrena Chus Trujillo, con el Moco, David García o López Silva liderando, y Héctor Ramírez presidiendo, pelear por altos vuelos. Enamorados del ascenso, el Tamaraceite puede sumar otro a su larga lista y currículum. A soñadores y luchadores no les gana nadie.