Detalle del cartel de la velada en Bilbao en la que Samuel Carmona volverá a pelear. / C7

Samuel Carmona vuelve al ring: será el 3 de diciembre en Bilbao

El púgil grancanario finaliza el año como quería, esto es, compitiendo y se muestra «muy motivado» ante la ocasión

I. S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

Samuel Carmona vuelve a ser noticia por lo que más desea. El boxador grancanario, olímpico en Río de Janeiro 2016 y actual campeón del título Intercontinental de la WBA del peso mosca, regresa al ring el próximo 3 de diciembre en una velada que se celebrará en Bilbao. A la espera del rival que le toque en suerte, el aliciente de que el evento sea televisado en directo por Dazn y a escala mundial da mayor realce a la cita en la que el estilista de La Isleta tiene puestos los cinco sentidos.

«Me puse muy contento cuando me confirmaron que volvía a pelear y no veo la hora de subirme al ring y comenzar. Los parones en el calendario por la pandemia me han afectado muchísimo a nivel competitivo y necesito volver a recuperar la adrelina que te dan los combates. Estoy muy motivado, contando el tiempo que falta, a tope a nivel mental y físico», insiste.

Carmona habla cargado de razones. Desde el cinturón que conquistó en Kaliningrado, en febrero de 2020, únicamente ha podido estar presente en The Boxer Day, evento celebrado en Madrid el pasado 18 de julio, y en el que se impuso a su adversario. Antes no pudo concretar apariciones ni dentro ni fuera de España, como era su intención. Tampoco defender su título o iniciar su candidatura a nivel mundial, tal y como había anunciando. Y, tras reaparecer en Madrid, figuró como invitado estelar en una pelea que iba a celebrarse en México en septiembre, opción que no terminó de concretarse.

Las largas esperas las ha condimentado «trabajando muy duro» a las órdenes de Carlos Formento y eso le permite esperar «dar la mejor versión» en la capital vasca la semana que viene.

«Ojalá que todo se vaya normalizando poco a poco en lo que se refiere a las competiciones profesionales. A mí me ha hecho bastante daño estar parado tanto tiempo porque hay momentos en los que no ves la solución, que te agobias después de estar acostumbrado a no parar como era mi caso antes de la pandemia. Por suerte he estado rodeado de mi familia, de mi entrenador, de los compañeros de gimnasio, y eso me ha permitido tirar para adelante y seguir día a día con la seguridad de que vendrán tiempos mejores. Esta pelea en Bilbao tiene que ser el comienzo para, luego, afrontar un 2022 en el que todo transcurra como quiero, espero, deseo y merezco», argumenta.

A propósito de lo que visualiza en el ring de Bilbao, anticipa: «Saldré con intensidad, con ganas de agradar a la gente. Sé que siempre se espera lo mejor de mí y es una responsabilidad que asumo de la mejor manera. Me gusta la presión de tener que ganar siempre y estoy seguro de que todos los que vean la pelea se lo van pasar bien y van a poder disfrutar de lo que llevo dentro. Son muchos meses esperando esta oportunidad y no voy a defraudar a nadie».