Imagen de Balcerowski en la última Ventana FIBA con Polonia. / C7

LIGA ENDESA

Olek Balcerowski aterriza en Gran Canaria para reincorporarse a la disciplina claretiana

Con la llegada del pívot polaco y la de Brussino tras jugar la Ventana, el Granca prepara al completo su cita del domingo en Zaragoza

Óscar Hernández Romano
ÓSCAR HERNÁNDEZ ROMANO Las Palmas de Gran Canaria

Olek Balcerowski aterriza este jueves en Gran Canaria para terminar su presente temporada defendiendo los colores del Club Baloncesto Gran Canaria, tras su aventura con el KK Mega Mozzart, donde disputó 16 partidos en la ABA League con el equipo serbio con unos promedios de 8,6 puntos, 5,5 rebotes y 1,4 tapones.

El interior polaco regresa a la disciplina claretiana renovado por dos temporadas y con muchas ganas de ayudar en la zona amarilla en lo que resta de temporada, donde el Granca buscará hueco en el Playoff al título de la Liga Endesa y llegar lo más lejos en la Eurocup, donde lidera su grupo en la primera fase de la competición.

Con la incorporación de Balcerowski y la llegada también de Nico Brussino, el último en llegar a la isla tras la disputa de la Ventana FIBA con su selección argentina, Porfi Fisac, entrenador jefe de los amarillos, ya trabaja desde hoy con todo su arsenal para encarar el importante duelo del próximo domingo (19.00 horas) en Zaragoza, donde tanto el técnico segoviano como Dylan Ennis y el propio Brussino visitarán una guarida donde firmaron muy buenas actuaciones.

Los amarillos visitarán a un Casademont necesitado de victorias (solo le separa dos triunfos de la zona de descenso) y con sus mejores registros ante su afición, donde de las ocho victorias que posee seis las ha conseguido en el Pabellón Príncipe Felipe ante Baxi Manresa, Río Breogán, Coosur Real Betis, Bitci Baskonia, UCAM Murcia y Unicaja, las tres últimas de manera consecutivas.

El Granca, por su lado, encara la cita tras su victoria ante el Urbas Fuenlabrada (79-60) antes del doble parón semanal por la Copa del Rey y la Ventana.

Un parón que, según el técnico segoviano de los amarillos, le ha venido muy bien al equipo. «Siempre sienta bien. Un entrenador lo que más le gusta es que la gente tenga las cosas claras, que el equipo esté armado y no tenga dudas, que juegue con inteligencia pero también con descaro y todo eso necesitas trabajarlo y pulirlo. Me he sentido a gusto con esta semanas de trabajo», afirmó en una entrevista concedida al programa de radio de Zaragoza Aragón Deporte.