Nosa oposita a la plantilla de Pepe Mel

07/10/2019

El jugador nigeriano se ejercita desde ayer con la UD, tras acabar contrato en Chipre. El técnico avala la llegada del medio africano que estará a prueba hasta final de mes. Si ficha, complementaría un centro del campo muy completo

Durante el mercado de fichajes veraniego, Pepe Mel pidió una nueva pieza para reforzar la parte intermedia del conjunto. Finalizado el periodo de traspasos, el equipo se quedó con recambios que, aunque están dando la talla sobradamente como Fabio González o Kirian Rodríguez, no contaban con la experiencia suficiente en una categoría donde se sufre y con un calendario tan extenso.

Emmanuel Nosakhare Igiebor, más conocido como Nosa, puede ser finalmente el elegido. Tras diez jornadas desde el inicio de la competición, el jugador de origen nigeriano se incorporó en el día de ayer a los entrenamientos de la plantilla amarilla en las instalaciones de Barranco Seco. Es una apuesta avalada por el actual entrenador de la UD, tras coincidir en el Real Betis en la temporada 2012/2013 y 2013/2014 donde además jugaron competición continental en la Europa League.

Hasta el final de octubre tendrá tiempo para convencer al cuerpo técnico y a la cúpula de Las Palmas para que apuesten por hacer un esfuerzo en ficharle bajo la total certeza de que puede integrarse y luchar para ser uno de los hombres importantes en el encarrilado proyecto.

Es un futbolista que puede cubrir varias posiciones del terreno de juego. Según su trayectoria deportiva, suele moverse como mediocentro de equilibrio entre ataque y defensa, de enganche acercándose al ataque o incluso en la banda, lo que permitiría al técnico amarillo tener un comodín en su baraja. Además, ahora mismo tiene 28 años, lo que determina que aún se encuentra en una edad donde todavía puede alcanzar su plenitud física y deportiva.

Nosa Igiebor tiene un currículum bastante extenso. Empezó jugando en nigeria allá por el 2006 en el Sharks FC. Luego dio el salto a Europa en el Lillestrom noruego donde aumentó su valor. Después de dos campañas donde anotó 13 goles y repartió 8 asistencias en 68 choques, cambió de aires para defender la camiseta del segundo club más importante de la primera división de Israel, el Hapoel Tel Aviv donde ya disputó ocho partidos en Europa League. Allí completó una gran temporada y el equipo sevillano entrenado por Pepe Mel en ese momento se fijó en él y desembolsó 1,2 millones de euros para contar con sus servicios. Dos cursos y 36 encuentros entre liga, Copa del Rey y Europa League. Tras su paso por el Benito Villamarín, regresó a Israel donde tuvo su etapa más duradera en el Maccabi Tel Aviv. Sus últimos destinos, donde no gozó de tanta continuidad, fueron Turquía en el Rizespor, pasó de puntillas por el club estadounidense de Vancouver donde apenas participó en tres encuentros y este último verano dejó Chipre, donde jugó 638 minutos en ocho partidos y anotó un único gol.

La preparación física es la principal preocupación. Si el jugador no está física y mentalmente preparado para que en unas semanas pueda competir al máximo nivel, tendrá muy difícil su continuidad.

Además, la zona ancha del campo está muy bien cubierta con futbolistas como Íñigo Ruiz de Galarreta o como el canterano Fabio González, quienes pasan por un momento dulce justificado por el gran fútbol que demuestran los últimos partidos y los resultados tanto en casa como lejos de la isla. Si a eso le añadimos que Pedri y Viera son intocables ahora mismo, aún se eleva el nivel del examen. Mientras, Javi Castellano y Kirian esperan su oportunidad desde el banquillo.

En adición, Maikel Mesa está más cerca de volver a la dinámica del grupo tras la operación de la hernia discal que le inhabilitó en verano. Aún así, Mel puede prefiera prevenir y no curar. Nadie sabe el devenir que tendrá el equipo, por lo que ante las posibles bajas indeseables en un futuro, la disponibilidad de otro jugador como Nosa podría ser fundamental.