España, lista para arrancar el Mundial

12/06/2018

La selección española comenzará el viernes su decimoquinto Mundial, un recorrido desde Italia 1934 hasta Rusia 2018 con 59 partidos, 29 victorias, doce empates, 18 derrotas, 92 goles a favor, 66 en contra y un título, el conseguido en Sudáfrica 2010 con el gol de Andrés Iniesta en la final (0-1).

Ese es el punto más alto jamás conseguido por España en la cita intercontinental, irrepetible hasta ahora en ningún otro y su reto de nuevo en el torneo de este verano en Rusia; su undécima fase final consecutiva en esta competición desde su última ausencia en la edición de 1974 en Alemania, en la que falló en la clasificación.

Sólo se ha perdido cinco más (Uruguay 1930, Francia 1938, Suiza 1954, Suecia 1958 y México 1970, además de Alemania’74), mientras que ha competido en las otras catorce, la primera en Italia 1934, cuando fue eliminado en cuartos de final, y la última en Brasil 2014, cuando dos derrotas iniciales le apearon en la primera ronda.

Entre medias, se despidió en la primera fase en Chile 1962, Inglaterra 1966, Argentina 1978 y Francia 1998; en la segunda en Brasil 1950 y España 1982; en octavos de final en Italia 1990 y Alemania 2006; y en cuartos en México 1986, Estados Unidos 1994 y Corea y Japón 2002, además del título logrado en Sudáfrica 2010.

En total, ha disputado 59 partidos dentro de las fases finales de los Mundiales, de los que ganó casi la mitad, 29. En cambio, empató doce y perdió dieciocho, aunque sólo cuatro de esas derrotas se han producido en sus últimos diecinueve encuentros en la competición intercontinental, desde el torneo que jugó en 2002 en Corea y Japón.

Ha marcado 92 goles, con 45 protagonistas diferentes de esos tantos, desde el primero de Iraragorri de penalti, el 27 de mayo de 1934 en la victoria en la entonces ronda preliminar sobre Brasil por 3-1, hasta el último hasta ahora de Juan Mata en el intranscendente triunfo de la selección española ante Australia del 23 de junio de 2014 en la ciudad brasileña de Curitiba (3-0).

David Villa, con nueve goles entre tres ediciones diferentes (Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014), es el mejor goleador español de la historia de los Mundiales, seguido por Emilio Butragueño, Fernando Hierro, Raúl González y Fernando Morientes, con cinco; Fernando Torres, Telmo Zarra, Basora y Michel, con cuatro; y José Luis Pérez Caminero y Julio Salinas, con tres cada uno.

Sólo en diez de sus 59 choques se quedó sin marcar ningún gol España, cuyos datos defensivos en las fases finales del torneo son de 66 tantos en contra en esa serie de partidos, en la que terminó en más de un tercio, 20, con su propia portería sin ningún daño.