Borrar
Carlos Sainz atraviesa las dunas del Dakar. EP
Sainz mantiene la calma y se libra de otro rival
Dakar | Séptima etapa

Sainz mantiene la calma y se libra de otro rival

El madrileño se dejó 10 minutos con el ganador del día, Sebastien Loeb, pero sigue líder con relativa comodidad

David Sánchez de Castro

Madrid

Domingo, 14 de enero 2024, 13:01

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Carlos Sainz afronta la segunda semana del Dakar con cierta comodidad, pero no sin cierta cautela obligatoria. El madrileño no apretó demasiado en el regreso del raid después del día de descanso y se dejó 10 minutos casi clavados con un Sebastien Loeb que se presenta como el único rival en condiciones de aquí al viernes, ya que por el camino de esta jornada se quedó fuera de carrera otro de los 'grandes'.

Y es que nada más comenzar la etapa, el raid más duro del mundo decidió que no era la edición que le tocaba a Matthias Ekstrom. El sueco, que partía como uno de los previsibles rivales de Sainz con otro de los Audi, se quedó tirado por una avería en su montura y, sin poder arreglarlo por sí mismo, tuvo que esperar varias horas hasta que le llegó la ayuda. Se acabaron así las opciones de otro compañero de Sainz, lo que no tiene por qué ser una mala opción: ahora tanto él como Stéphane Peterhansel podrán ejercer de asistencia de lujo para el Matador.

Y este tendrá que tener cuidado. La dificultad intrínseca del Dakar aumenta de manera totalmente inesperada en función de las decisiones que se tomen. Tanto Lucas Cruz en su labor como navegante como el propio Sainz tendrán que conjugar de manera perfecta su participación en la entrada de los cinco días que les quedan, ya que Sebastien Loeb se ha empeñado en demostrar que este Dakar no está, ni mucho menos, decidido.

El nonacampeón del mundo de rallies se impuso en esta séptima etapa del raid, pese a abrir pista, y con una bonita lucha inicial con Nasser Al-Attiyah. El catarí, que se conoce esta zona como la palma de su mano, comenzó el día muy cerca de su compañero de Prodrive, pero el francés se escapó mediada la etapa. A su llegada al kilómetro 373, penúltimo paso de control antes de la meta final, contaba con una ventaja suficiente como para contemporizar, ya no tanto pensando en la etapa, sino más en la general. En su lucha con el brasileño Moraes, que acabó claudicando, demostró que aún tiene mucho que decir en este Dakar.

Después de la disputa de esta etapa que abre la segunda semana de competición, Carlos Sainz afrontará la octava con el liderato en sus manos y 19 minutos exactos de ventaja sobre Loeb, que camina segundo y mantiene su esperanza de cara a las cinco jornadas que quedan. Moraes, tercero en la general, está a una hora de Sainz, así que se puede dar como descartado para la victoria final.

El que no acabará este raid será Nani Roma. El catalán tuvo una avería en el kilómetro 24 y se vio forzado a abandonar en la que ha sido su 27ª participación en el Dakar. Aunque intentará reengancharse este lunes, ya será fuera de competición.

Cornejo rompe el doblete de los Benavides

Por su lado, el chileno Nacho Cornejo ha impedido un histórico doblete de los hermanos Benavides en la categoría de motos, lo que hubiera supuesto un día de fiesta para Argentina. En una jornada en la que el de Honda firmó su tercera victoria de etapa, récord personal en el Dakar, dejó a Kevin Benavides a medio minuto y a poco más de 3 minutos a Luciano.

Está siendo un Dakar dulce para un Cornejo que sigue luchando por, al menos, el podio. Ya se impuso en Al Duwadimi, donde ha acabado la jornada de este domingo en la meta de la etapa 2. En la general, apea a Adrien van Beveren del podio, pero no así a los que están pugnando por la primera posición, que sigue en el aire. Y es que, aunque Ricky Brabec se ha hecho con el primer puesto de la general, solo supera a Ross Branch por un segundo. Ni el estadounidense ni el botsuano tuvieron un buen día, según admitieron después, pero afrontan con ganas lo que queda conscientes de que tienen mucho por delante.

La etapa de este lunes, en dirección a Ha'il, será como atravesar un campo de minas. Conforme vayan subiendo al norte del país se cambiará la arena por los guijarros y piedras afiladas que pueden convertirse en una pesadilla si no se va con cuidado. Los que ataquen y sobrevivan a los pinchazos pueden obtener un premio grande; los que conserven y se libren de problemas y paradas, aún mayor.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios