GP de Estiria

Pol Espargaró y KTM lideran el inicio del segundo asalto austriaco

El piloto español consigue una amplia diferencia en la vuelta rápida en un circuito caracterizado por la igualdad, con previsión de lluvia para el domingo

BORJA GONZÁLEZ Spielberg

«Esta es una de las pistas más peligrosas en agua y dan mucha agua para el domingo las previsiones, aunque el domingo pasado también daban agua y al final no llovió», apuntaba Álex Rins al terminar la primera jornada de la segunda prueba consecutiva en el Red Bull Ring de Spielberg (Austria), en un día en el que el de Suzuki terminó séptimo, aunque plasmando sobre la pista uno de los mejores ritmos de cara a la carrera del domingo, si finalmente termina siendo en seco, algo poco probable según los pronósticos con las que cuentan las escuderías. «Si llueve mucho, propondremos la posibilidad de correr el lunes», apuntó el piloto español, que llegó a liderar la carrera de la semana pasada, aunque terminó por los suelos.

Rins lideró, y Joan Mir terminó segundo, dos referencias acerca del potencial de la moto japonesa en otro fin de semana que se espera que sea de máxima igualdad, aunque el resultado de este viernes dejó una superioridad anormal en Austria, al menos en la vuelta rápida. Pol Espargaró, que ya fue primero una semana antes en el mismo escenario, mostró un ritmo muy superior al resto en el cuarto libre del sábado (ese entrenamiento que suele ser el verdadero banco de pruebas para el domingo) y terminó primero en la primera parte de la carrera interrumpida por la bandera roja. El español fue capaz de girar 221 milésimas más rápido que el segundo, Jack Miller, un margen mayor del que terminó separando en la tabla al australiano con el octavo clasificado, Maverick Viñales.

«Tenemos la velocidad, aunque al final lo de hoy sirve para poquito, para entrar a la Q2 a lo mejor, porque creo que va a ser difícil que diez pilotos mejoren este tiempo, así que me he asegurado más o menos el paso a la Q2. Más o menos, porque nunca se sabe. Y sólo serviría para esto. Y moralmente… ¿Qué quieres que te diga? Al final me pagan para ir rápido, pase lo que pase, y es lo que intento, mejorar la moto para que cada día seamos un poco más rápidos», explicaba Espargaró al final de una jornada en la que estuvo ausente Johann Zarco, que no pudo recibir el visto bueno de los médicos al haber pasado menos de 72 horas de la operación de escafoides a la que se sometió esta semana, secuela del tremendo accidente en el que se vio implicado en la última carrera.

El incidente, que sigue generando mucha controversia, ha supuesto para el francés una sanción que le obliga a salir el domingo desde el 'pit lane' si es que consigue sobreponerse a sus problemas físicos. «Para la carrera sobre todo veo a las Suzuki, porque el ritmo que han hecho hoy ha sido muy bueno, también el de Nakagami ha estado muy bien, y todos son candidatos a ganar o a pelear por el podio hasta que se dé la bandera a cuadros. Veremos el domingo quién estará, aunque los que estarán seguro son Dovizioso y Miller…», analizaba Espargaró. Y es que es imposible no otorgar el rol de favoritos a los pilotos de Ducati, visto el currículo de la moto italiana en Austria.

La cuestión de los neumáticos

«Viñales y Quartararo no me consideraban para el campeonato después de las primeras carreras y haber vuelto a ser así de competitivo y condicionarles me gusta», reconocía Dovizioso, que tiene a tiro el asalto al liderato de la general, por sus buenas perspectivas para el domingo viendo su histórico y por los problemas evidenciados por las Yamaha, sobre todo la del líder, Quartararo, que se fue un par de veces fuera de pista durante los entrenamientos, incomodado por el trabajo de su neumático delantero. «Es verdad que esta es una pista favorable a Ducati, pero ver a quienes han dominado las primeras carreras entrar un poco en crisis demuestra cómo los neumáticos nos están condicionando a todos, aunque sea en momentos distintos. Ahora, por ejemplo, les está costando a las Yamaha», añadía el italiano.

Una cuestión la de las gomas que evidencia lo extraña que está siendo la temporada y los altibajos que se están viendo en la zona delantera. En Jerez brillaron las Yamaha, con dos victorias y cinco podios de los seis posibles; en República Checa explotaron las KTM, con el triunfo de Binder que podría haber sido doblete en los dos primeros puestos sin la caída de Espargaró; y en Austria, de momento, es Ducati quien ha tomado la delantera, a falta de ver qué ocurre este domingo y si el primer puesto del viernes de una KTM cambia el panorama en el Red Bull Ring.