Marc Márquez (i) rueda junto a Pecco Bagnaia el viernes en Le Mans. / AFP

GP de Francia

Márquez: «He visto que no estamos para luchar por el Mundial»

El catalán, decimoquinto tras los primeros entrenamientos en Le Mans, rebaja sus expectativas para 2022 a la vista de sus resultados

BORJA GONZÁLEZ Le Mans

Marc Márquez fue uno de los protagonistas de MotoGP en el Circuito de Las Américas, en Estados Unidos. En el fin de semana de su regreso, tras perderse la carrera de Indonesia y el Gran Premio de Argentina completo por un nuevo episodio de diplopía (la afectación en el nervio óptico del lado izquierdo), cruzó la meta sexto, después de protagonizar una soberbia remontada desde el último lugar, donde se vio abocado por un problema en la salida.

«Los sextos puestos se pueden dar por buenos en este momento, pero no a largo plazo. No son resultados para luchar por el campeonato», analizaba dos semanas después el del Repsol Honda, esta vez tras firmar la misma posición en Portugal. Márquez salía de Austin con la sensación de haber podido pelear, de nuevo, por la victoria. Y con la expectación de entender cómo iba a desarrollarse la llegada a Europa, tras algunas complicaciones para los pilotos de su marca en las primeras citas transoceánicas. La primera prueba de este ciclo, la del Algarve, no le dejó un buen sabor de boca, después de finalizar a más de 16 segundos del ganador, y la llegada a la segunda, en Jerez, le hizo rebajar aún más sus expectativas, después de que en el inicio de la temporada no escondiese que el objetivo era pelear por el título.

«De momento, hablar de campeonato es muy optimista. Lo tenemos que construir», afirmaba el jueves desde el trazado andaluz, del que salió con un buen cuarto puesto, aunque otra vez muy lejos del primero. A más de doce segundos. Y con un test el lunes en el mismo escenario del que tampoco extrajo grandes conclusiones ni del que pudo obtener mejoras lo suficientemente sustanciales como para cambiar la pinta a una temporada que a punto está de cumplir su primer tercio.

«He empujado. He intentado estar allí y sacar un poquito más. Nuestra posición era estar octavo, noveno o décimo. Con neumáticos usados estábamos allí, pero con nuevos no hemos mejorado la vuelta. La mejor ha sido con un medio de doce o trece vueltas. A ver mañana si podemos aprovechar bien el blando y dar un paso. No estaremos de los cinco primeros, pero de los diez primeros sería un buen resultado», comentaba este viernes tras la primera jornada de entrenamientos en Le Mans, y tras clasificarse decimoquinto, confesando un objetivo bastante discreto. Decimoquinto a más de un segundo de la Ducati de Enea Bastianini, que rebajó el récord de la pole de Le Mans en un momento en el que aún los pilotos no han puesto toda la carne en el asador, algo que suele reservarse para los entrenamientos oficiales de este sábado.

Problemas de Honda

«Estamos viendo en las últimas carreras cómo va pegado a todo el mundo, y eso no es normal. Marc cuando es rápido no le hace falta estar detrás de nadie, lo hace solo. Yo era en KTM el que buscaba su rueda y él el que trataba de encontrar pista libre. Y eso es significativo de que no estamos en nuestro mejor momento», analizaba su compañero Pol Espargaró sobre la situación de Honda. Espargaró, de hecho, fue el único que con la moto del ala dorada fue capaz de meterse entre los diez mejores, noveno, en una clasificación en la que volvió a destacar el segundo de la general, Aleix Espargaró, segundo también el viernes, con Alex Rins, Johann Zarco, Pecco Bagnaia, Fabio Quartararo, Brad Binder, Joan Mir y Jorge Martín completando la decena de nombres que virtualmente estarían en la Q2.

Un panorama que llevó a Marc Márquez a rematar el discurso que venía modulando sobre el objetivo de pelear por el título, hasta llevarlo al punto de descartarlo. «Antes de empezar la temporada, cuando entrenas es con la intención de conseguir un título, pero cuando empiezan las carreras los rivales te van poniendo en tu sitio. Ahí tienes que saber entender a qué puedes optar. Lo intenté, tuve la lesión de la vista, luego volví en Austin y en estas tres carreras, Austin, Portimao y Jerez, he visto que no estamos para luchar por el Mundial. Por mucho que quiera, no estamos para luchar por el Mundial. Es entender y marcarse objetivos realistas. No te puedes marcar el objetivo de ganar una carrera cuando te está costando entrar en el top diez. Sería frustración tras frustración. Hay que coger objetivos realistas para tener pequeñas motivaciones, como el cuarto de Jerez». Una realidad que es probable que sólo el propio Márquez pueda cambiar, aunque por ahora las sensaciones disten mucho de esta posibilidad.