Jorge Martín celebra su pole en el circuito Ricardo Tormo de Cheste. / JOSé JORDáN / AFP

GP de la C. Valenciana

Dos títulos en juego y tres poles españolas

El circuito Ricardo Tormo de Valencia echa el cierre a la temporada con los cetros de MotoGP y Moto2 por decidir

JESÚS GUTIÉRREZ Cheste

Más de ochenta mil espectadores verán en directo la resolución de los dos títulos que quedan por decidirse. El circuito Ricardo Tormo ha colgado el cartel de no hay billetes, algo que no pasaba desde el año 2017, y la ocasión lo merece. Tras dos años de pandemia y restricciones, la afición se volcará con el final de temporada más emocionante de los últimos años. De hecho, en la categoría reina el título no se decidía en la última carrera desde hace cinco años y eso se nota en las gradas y en el paddock, con una mayor cobertura internacional que de costumbre y mucha presencia de medios italianos y franceses.

Pecco Bagnaia y Fabio Quartararo son la principal atracción del fin de semana. Una televisión sigue cada uno de sus pasos y les han puesto una cámara a bordo en sus motos. Aunque todo lo que no sea el alirón italiano será una sorpresa mayúscula. Y es que se trata de una lucha desigual. Por un lado, por la diferencia entre ambos, 23 puntos, que obliga al francés a ganar la carrera y esperar una debacle de Bagnaia. Y por otro, porque la 'Red Army' de Ducati sale delante y puede servir de colchón de seguridad para su jefe de filas.

Desde la pole partirá Jorge Martín, tercera consecutiva y quinta del año, que sigue demostrando que es un piloto explosivo, pero le sigue faltando capitalizar su velocidad a una vuelta en una carrera. El madrileño sabe lo que es ganar en esta pista en Moto2 y Moto3, y ya estuvo en el podio en el año pasado, así que tratará de despedir el año con buen sabor de boca y hacer el mejor servicio posible a su marca, ya que si gana la carrera el título irá para Bagnaia automáticamente.

Ducati cuenta con otra baza delante, Jack Miller, que también parte desde la primera fila. E incluso podría encontrar un aliado inesperado en la figura de Marc Márquez, en una inesperada segunda posición en parrilla y logrando el tiempo a rueda de Martín. «No me lo esperaba, pero sabía que era crucial estar en las dos primeras líneas para aspirar al podio», explicó el piloto de Cervera. Sin nada que perder, promete darlo todo en la última cita del año: «Si no te estás jugando nada, Valencia es una de esas carreras en las que te puedes permitir arriesgar más de la cuenta».

Los que se están jugando mucho más que una carrera son los dos aspirantes al título. Quartararo saldrá cuarto y le tocará ser un galo irreductible frente al imperio Ducati. «Sé que puedo luchar por la victoria pero incluso ganando, él es quien tiene todas las opciones de ser campeón. No me voy a rendir porque en los deportes de motor puede pasar de todo hasta la bandera de cuadros», aseguró el vigente campeón.

Se nota que la tensión y los nervios están en el otro lado. Bagnaia no ha estado delante en ningún entrenamiento en todo el fin de semana y fía todo al colchón que ha traído a Valencia. Desde la octava posición de la parrilla deberá vigilar la salida y el embudo de la curva 1 y, a partir de ahí, buscar una posición cómoda con la que afrontar la carrera sin asumir riesgos. «La carrera será la sesión más fácil del fin de semana. Es verdad que puedo llegar 14º, pero quiero estar delante y luchar para estar concentrado», analizó el italiano.

La calculadora de Augusto Fernández

El otro título en juego en Valencia es el de la categoría intermedia, mucho más apretado entre Augusto Fernández y Ai Ogura. En este caso, el que lidera el campeonato está mucho más centrado que el que tiene que remontar. Y es que el piloto balear no ha cometido un error en todo el fin de semana y ha finalizado todos los entrenamientos entre los tres primeros. Partirá tercero en parrilla, por detrás de los españoles Alonso López y Pedro Acosta, y precisamente acabar en el podio es una de las variables que le convertiría en campeón sin importar el resultado de su rival, que sale quinto. En cualquier caso, Fernández correrá con la calculadora en la cabeza, teniendo en todo momento presente a su rival y sabiendo que la clave estará en el inicio de carrera: «Sobrevivir a esas primeras vueltas, donde todo el mundo va a querer hacerlo bien y cuando la carrera se ordene creo que somos más fuertes en ritmo».

Todo comenzará con la carrera de Moto3. El campeón Izan Guevara partirá desde la pole en una categoría en la que lo único que está en juego es el subcampeonato entre Sergio García, Ayumu Sasaki y Dennis Foggia. El de Burriana tiene ventaja en la clasificación y partirá tercero en parrilla, mientras que sus rivales salen quinto y séptimo, respectivamente. En caso de lograr el objetivo, García encendería la primera de las tracas de fin de fiesta preparadas en Valencia.