Raúl Fernández (d) y Remy Gardner (c), durante los entrenamientos en el circuito Ricardo Tormo de Cheste. / EFE

GP de la Comunidad Valenciana

Gardner y Fernández decidirán su duelo desde fuera de la primera línea

Dos pilotos españoles, Jorge Martín en MotoGP y Pedro Acosta en Moto3, saldrán desde las poles en el último gran premio de 2021, que resolverá el Mundial de Moto2

BORJA GONZÁLEZ Cheste (Valencia)

El último sábado del Mundial de motociclismo 2021 dejó muchos detalles respecto a la carrera que decidirá al último campeón del curso, el de Moto2, en una jornada que además supondrá la despedida definitiva del icono Valentino Rossi. El italiano se dio el gusto de meterse entre los diez mejores del tercer libre, la sesión que da el paso directo a la Q2, en la que se decide la pole de MotoGP.

«Le he visto entrar en pista y es lo mínimo que podía hacer por él. Nos ha dado mucho y lo mínimo que podía hacer era ofrecerle mi rueda», reconocía Pecco Bagnaia, que en ese turno se colocó delante de su mentor para facilitarle la clasificación, algo que volvió a intentar en el oficial, aunque esta vez la estrategia no funcionó primero por un error de Rossi, que se fue largo, y después por otro de Bagnaia, que terminó por los suelos.

En aquel tercer libre casi dio por finalizada la temporada de Pol Espargaró, que sufrió una brutal caída en la curva 13 justo antes de afrontar su primer intento de vuelta rápida, lo que acabó con las aspiraciones de uno de los pilotos que más fuerte se estaba mostrando en el fin de semana, y dejó un oficial sin competidores del Repsol Honda, algo que probablemente se repetirá en carrera.

En cualquier caso, Rossi pasó y mañana podrá despedirse de la afición desde una dignísima décima plaza de la parrilla, mientras que Bagnaia se cayó y no pudo pelear por su sexta pole consecutiva, aunque saldrá segundo, dentro de una primera línea completa de Ducati, que de las 54 posiciones en el top tres repartidas en 2021 se ha llevado 30, un espectacular 55% que ejemplifica el nivel de la moto italiana a una vuelta. Un puesto por detrás de Bagnaia saldrá su compañero Jack Miller, y justo por delante, por cuarta vez en el curso, el debutante español Jorge Martín.

«La verdad es que ha sido una gran vuelta», reconocía el madrileño, que tratará de sumar tres puntos más que Enea Bastianini, que saldrá decimoctavo, para confirmar también en la general que es el mejor novato de MotoGP. «Ya desde el tercer libre me he sentido bastante confiado. A pesar de haber cometido algunos errores, estaba cerca de las primeras posiciones. En la Q2, como siempre, arriesgamos mucho porque es un circuito extraño, no es normal y aquí el agarre es un poco distinto. Estaba arriesgando en todas las curvas de todas las vueltas. Estoy muy contento, porque mi rendimiento es bueno y el de la moto también. Será una gran pelea, pero creo que tenemos el ritmo para estar en el podio», apuntaba Martín. En la segunda línea se colocó otra Ducati, la de Johann Zarco, emparedada entre las Suzuki de Joan Mir y de Álex Rins. «Con el paquete de las dos últimas carreras sí que habría podido luchar», deslizaba Mir, que junto a Fabio Quartararo, Bagnaia y Marc Márquez -si no hay problemas en su recuperación- debería estar en el grupo de favoritos para 2022.

Un título en juego

«Es que es lo único que puedo hacer, ponerle un poco nervioso», reconocía por su parte Raúl Fernández, que junto a Remy Gardner protagonizará la carrera con más interés deportivo del día, la de Moto2, en la que se decidirá el campeón del mundo. Y es que el madrileño buscó desde el primer entrenamiento del sábado marcar a su compañero de equipo, para ver si con ese aire en el cogote consigue ponerle nervioso para buscar la que parece su única opción, la de que este falle.

Aunque todo deba empezar porque Fernández gane, algo que tendrá que hacer desde el quinto puesto de la parrilla. «Ya lo he dicho, él lo tiene muy bien, yo saldré a ganar y que pase lo que tenga que pasar. Sí que es verdad que hay más gente de la que pensaba, porque yo estoy quinto a menos de una décima del primero, y estamos todos muy juntitos. Tengo que estar tranquilo, hacer una carrera de menos a más, con cabeza, e intentaré luchar para al menos ganar la carrera y celebrarlo aquí en este circuito», añadía el español.

Gardner saldrá octavo, en una parrilla inusual, con Simone Corsi en la pole, un piloto que no había ocupado esa posición desde el Gran Premio de Aragón de 2012. Un lugar, el primero de la parrilla, en el que se estrenará el campeón de Moto3 Pedro Acosta, que se dio la satisfacción en su último sábado en la categoría de quitarse la única espina que tenía clavada.