Marc Márquez lider con su Honda los entrenamientos bajo la lluvia en El Algarve. / efe

GP Portugal

Honda lidera en mojado con Marc Márquez y Pol Espargaró

La lluvia, el frío y el fuerte viento complican la primera jornada del Gran Premio de Portugal, con nada menos que 41 caídas

BORJA GONZÁLEZ Portimao

Los equipos y los pilotos del Mundial esperaban a que llegase Europa para empezar a sacar conclusiones más realistas tras cuatro primeros grandes premios un tanto extraños. Aunque, de momento, tendrán que esperar un poco más porque en el primer día en el Viejo Continente, el primero del Gran Premio de Portugal, deparó unas condiciones climatológicas muy complicadas.

Lluvia, que fue del goteo en el primer entrenamiento libre de MotoGP al fuerte aguacero que sufrieron por la mañana los de Moto2, viento, que fue aumentando de intensidad a lo largo del día, y frío, el factor que peor suele sentar a los neumáticos. La combinación de todo esto dejó un total de 41 caídas, seis en MotoGP, once en Moto2 y 24 en Moto3, categoría de la que salió el único lesionado, Adrián Fernández, que causará baja para el resto del fin de semana con dos dedos rotos en la mano izquierda.

En esta cilindrada el mejor tiempo fue para el indonesio Mario Aji, con Carlos Tatay cuarto como el mejor español (a sólo 98 milésimas), mientras que en Moto2 fue el alemán Marcel Schrotter el más rápido, con Augusto Fernández sexto, en un día en el que Pedro Acosta sufrió su octava caída de la temporada. Y en MotoGP el dominio, por partida doble, fue para el Repsol Honda. Por la mañana, de Marc Márquez, cuyo registro le valió también para cerrar el viernes en lo más alto de la clasificación.

«Es en agua y sólo es viernes pero es mucho mejor estar arriba que no estar el décimo o el decimoquinto, lejos de la cabeza», reconocía el campeón español. «Si fuera en seco daría más subidón pero al ser en agua entiendes que es importante, entiendes que vas bien, pero con los pies en el suelo y a seguir trabajando porque sabes que cuando los entrenamientos sean en seco se volverá a mover el bombo para que se ponga todo en su sitio otra vez. Y es ahí donde saldrán los Quartararo, Bastianini, Bagnaia y todos los que han ido rápido en estas primeras carreras».

El líder Enea Bastianini terminó decimosexto, Alex Rins, el segundo de la general, vigésimo primero, y los citados Fabio Quartararo y Pecco Bagnaia vigésimo y noveno, respectivamente. «Esta Honda en condiciones de agua es igual de rápida más o menos que la antigua, pero más segura, y esto la verdad es que ha mejorado bastante; el tren trasero, la confianza en él es mucho mejor y esto me ha ayudado, lo que puede ayudar a pilotar en agua para el futuro», añadía Márquez y antes de que este sábado se disputen los entrenamientos oficiales, con la previsión de que pueda seguir lloviendo, aunque menos que este viernes, y con los equipos trabajando con el pronóstico de que el domingo la carrera pueda ser en seco, lo que les haría llegar con muy poca información para esas condiciones.

«Es evidente que es imprescindible empezar a sumar puntos y a escalar posiciones, porque nos llevan muchos puntos los primeros en el campeonato», reflexionaba, por su parte, Pol Espargaró, el mejor por la tarde, con un registro que le dejó a 41 milésimas de su compañero de equipo. El de Granollers, después de terminar tercero en la cita inaugural de Catar, ha tenido distintos problemas en las siguientes tres pruebas (un cambio en los neumáticos para Indonesia, una caída cuando marchaba cuarto en Argentina, y un problema de salud en Austin) que le han alejado un poco de sus expectativas en el inicio de un curso importantísimo porque se van a definir los contratos para las próximas dos temporadas.

Luchar por el Mundial

«Esta moto tiene que estar luchando por el Mundial y no solo yo, creo que las cuatro Honda tenemos que luchar delante. De momento, desgraciadamente, soy la primera Honda en el undécimo puesto. No hemos cumplido con los resultados que deberíamos, tenemos que ser francos y sinceros con nuestro trabajo y nuestras obligaciones, y tenemos que empezar a tener mejores resultados. Pero no puede ser una obsesión, tiene que ser algo que hagamos por profesionalidad, pero no obsesionarnos con los resultados, porque luego vienen los errores por precipitación que no quiero cometer», subrayó Espargaró.

En cualquier caso, la Honda dejó buenas sensaciones en agua a la espera de que las condiciones de seco empiecen a enseñar dónde está cada uno en este MotoGP en el que diez pilotos diferentes ya han subido al podio, con ausencias reseñables como el propio Márquez, Bagnaia o el campeón del mundo de 2020, Joan Mir.