GP de Portugal

Dos títulos por decidir en un escenario inédito

El Mundial de motociclismo llega a su fin en el Circuito Internacional del Algarve, nuevo en el calendario de la competición y en el que se conocerán los campeones de Moto2 y Moto3, donde Albert Arenas defiende el liderato

BORJA GONZÁLEZ Portimao (Portugal)

Un escenario inédito para el desenlace de dos títulos. Esto, el contar con un circuito nuevo para cerrar el calendario del Mundial de motociclismo, se había planteado como uno de los alicientes del intenso y comprimido 2020. Por suerte para él, Joan Mir se libró de este marrón el pasado domingo, cuando cerró el título de MotoGP. El piloto mallorquín podrá así disfrutar de un fin de semana en el que tendrá todavía la presión de Suzuki por intentar cerrar con brillo el año de su centenario con los títulos de escuderías y de constructores (eso si la marca japonesa tiene el derecho de presionar al piloto que le ha llevado a lo más alto 20 años después de su anterior cetro), y en el que incluso tendrá que escuchar los mensajes de ayudar, si se da la circunstancia, a su compañero Álex Rins a ser subcampeón de la clase reina, para completar el año mágico de su fábrica.

«Voy a salir como cada fin de semana, a dar el cien por cien y a hacerlo lo mejor posible», comentaba el campeón ya desde el Circuito Internacional del Algarve. «Veremos si tengo el paquete competitivo para ganar. Si es así, intentaré luchar por la victoria e ir a por todas. Es importante, pero también lo es respetar a mi compañero de equipo. Tenemos el objetivo también de ganar en constructores y no nos podemos dormir. Los dos tenemos que hacer un buen resultado», añadía. Rins llega a Portugal a cuatro puntos del segundo, Franco Morbidelli, y con once de ventaja sobre el cuarto, Maverick Viñales. «Estuve rodando aquí en el confinamiento con la moto de calle y disfruté muchísimo. Sé que nos jugamos mucho en la última carrera, así que por esto vamos a hacer un fin de semana como cualquier otro. Nos lo vamos a tomar con calma, pero con prisa, en el sentido de que vamos a estar centrados en hacer un buen oficial y una buena carrera», analizaba por su parte Rins.

El circuito portugués será uno de los factores determinantes del fin de semana, un trazado definido como una montaña rusa, con continuas subidas y bajadas y con muchos trucos. Aunque unos 30 pilotos de las tres categorías ya han competido en el pasado en el Algarve en otras competiciones: en MotoGP Cal Crutchlow, que disputa este fin de semana su último gran premio (al igual que Andrea Dovizioso, entre los dos ganadores de 18 carreras de la clase reina, 15 del italiano y tres del británico), Danilo Petrucci, Fabio Quartararo, Morbidelli, Mir y Aleix Espargaró y Lorenzo Savadori con sus Aprilia, en una jornada en la primera semana del pasado octubre en el que también estuvieron el resto de pilotos de la clase reina rodando con motos de calle.

También Albert Arenas, uno de los tres que se juega el título de Moto3 este domingo, pudo rodar en el Algarve cuando era piloto del FIM CEV Repsol (al antiguo campeonato de España) en 2015 en la misma cilindrada. «Va a ser un momento muy especial, un reto muy grande, pero creo que es bueno para todos, porque empezamos de cero. Y veremos quién es el que consigue marcar un ritmo antes, quién puede marcar las diferencias. Veremos cómo va pero tengo muchas ganas de pilotar en este circuito con mi moto y ver cómo de rápido podemos ir», apuntaba Arenas, que llega con ocho puntos de ventaja sobre Ai Ogura y once sobre Tony Arbolino.

«Estar en esta posición después de todo lo que hemos vivido en esta temporada es muy bueno y lo considero como un paso hacia delante. Estoy muy orgulloso de haber sido capaz de mantenerme aún primero y de tener muchas posibilidades de ser campeón», reconocía sobre un curso con varios altibajos. El pupilo de Jorge Martínez Aspar se aseguraría el título siendo primero o segundo; si fuese tercero necesitaría que Ogura no ganase, y a partir de ahí la calculadora empezaría a echar humo, también con el factor Arbolino en la ecuación. Calculadora más sencilla en Moto2, categoría en la que el líder, Enea Bastianini, llega con catorce puntos sobre el tocado Sam Lowes (lesionado de una mano el pasado fin de semana en Valencia), 18 respecto a Luca Marini y con Marco Bezzecchi, al que sólo ayudaría un milagro, a 23. Con esto a Bastianini le valdría con un cuarto en la última carrera del año para subir a MotoGP con el título de Moto2 en el bolsillo.