GP de Malasia

Una caída de Ogura regala medio título a Augusto Fernández

Un error de bulto del japonés, que se fue al suelo intentando un adelantamiento ganador, permite al español recuperar el liderato

JESÚS GUTIÉRREZ Sepang (Malasia)

Ai Ogura tenía medio campeonato en el bolsillo cuando cruzaba la línea de meta por penúltima vez. Rodaba por detrás de Tony Arbolino y tenía un margen de más de diez segundos con el tercero clasificado, mientras que su rival por Augusto Fernández sufría para mantener la quinta posición. Esos 20 puntos le habrían dado una ventaja casi irrecuperable para el piloto balear en la última cita del año. Sin embargo, el japonés quiso acabar a lo grande en Malasia y a falta de seis curvas intentó un adelantamiento ganador que arruinó su carrera y quién sabe si algo más.

Ogura se iba al suelo y a pesar de los intentos vanos por reincorporarse a la carrera, tuvo que ver cómo pasaba por esa curva su principal rival y el resto de pilotos de Moto2. En esa curva 9 del circuito de Sepang, Ogura se dejaba buena parte de sus aspiraciones a ser campeón del mundo. La cuarta posición final de Augusto Fernández valía oro en este momento de la temporada. Y los 9,5 puntos de ventaja con los que afrontará el español la última cita del año en Valencia le permitirán depender de sí mismo para ser campeón. Le valdría incluso un tercer puesto si Ogura gana la carrera.

Antes de que se desatase el drama nipón, la carrera de Moto2 había comenzado con una caída múltiple inicial en la que se vio implicado Acosta. Desde la segunda posición en la parrilla, Arbolino se situaba en cabeza desde la vuelta uno, llevándose a Ogura a su rueda y abriendo hueco con un segundo grupo en el que había mucha presencia española con Alonso López, Manu González y Augusto Fernández, que se batían con Jake Dixon por un lugar en el cajón. Especialmente virulento fue el duelo entre el británico y el aspirante al título, que llegaron a tocarse en varias ocasiones y a punto estuvo de costarles la carrera a ambos. Tras la caída de Ogura, Arbolino pudo celebrar en solitario su segunda victoria del año, con López y Dixon acompañándole en el podio y un nuevo líder en la categoría, Augusto Fernández, que en dos semanas vivirá la carrera más importante de su vida.