Enea Bastianini, durante la carrera de Moto2 en Brno. / Martin Divisek (Efe)

GP de la República Checa

Bastianini enseña los dientes

El italiano presenta su candidatura al título de Moto2 después de enlazar su segundo triunfo consecutivo, esta vez por delante de Sam Lowes y de Joe Roberts

BORJA GONZÁLEZ BRNO

Moto2 está tomando una extraña deriva. Se trata de una categoría que está ofreciendo unas carreras con poca emoción, que se deciden en los primeros giros y que ofrecen pocas batallas. En Brno se definieron muy rápido las tres primeras posiciones, y excepto el momento en el que el segundo descolgó al tercero e intentó acercarse al primero, poco más se vio en lo que respecta a los puestos de honor.

Ese primero fue, desde que se apagó el semáforo, Enea Bastianini, un piloto que ya el año pasado enseñó cosas interesantes como novato (ocho carreras en el 'top 10', incluyendo un podio precisamente en la República Checa), y que impuso un ritmo superior al resto. Lo justo para abrir un hueco que, pese a los intentos del segundo, Sam Lowes, le valió para llegar hasta el final de la prueba sin grandes sobresaltos.

Lowes aguantó el principio de carrera del autor de la 'pole', Joe Roberts, y supo no sobrepasar los límites, algo de lo que pecaba en el pasado, para buscar la victoria, firmando un buen segundo puesto por delante del norteamericano.

Por detrás, Luca Marini sacó un buen cuarto puesto que le permite subir al segundo lugar de la general, ahora liderada por Bastianini, después de que el anterior líder, Nagashima, no fuese más que undécimo. Quinto, y mejor español, fue Augusto Fernández. Un alivio para un piloto desaparecido en este inicio de curso. Entre los diez primeros también se metieron Jorge Navarro, séptimo, Jorge Martín, octavo, y Arón Canet, décimo.

Temas

Brno, Moto2