Francesco Bagnaia celebra su pole en Le Mans. / JEAN-FRANCOIS MONIER / AFP

GP de Francia

Bagnaia vuelve a impartir su magisterio a una vuelta

El italiano firmó en Le Mans su segunda pole consecutiva con tiempo de récord y desafía al dominador en Francia, el líder Fabio Quartararo

BORJA GONZÁLEZ Le Mans

Todo lo ocurrido en el circuito de Le Mans durante las dos jornadas de entrenamientos podría quedar en nada si las previsiones meteorológicas aciertan y la lluvia visita al trazado galo este domingo, algo nada infrecuente. De hecho, las dos últimas carreras de MotoGP se disputaron en esas condiciones. Pero, mientras tanto, las pruebas dejaron varios detalles. El primero, el de la exhibición en cuanto a ritmo de Fabio Quartararo, cuya única rémora va a ser la posición en parrilla.

«Sé que mi tiempo ideal era mejor, pero estoy tan al límite que en una vuelta tengo que cometer algunos errores, es normal. Sobre el ritmo de carrera sé que tenemos algo más, y sobre todo que tenemos la oportunidad de luchar por la victoria», corroboraba el de Yamaha después de firmar el cuarto mejor tiempo, que le dejó incluso fuera de la primera línea en la que se situaron, por orden inverso, Aleix Espargaró, Jack Miller y Pecco Bagnaia. Espargaró de nuevo demostrando por qué está donde está en la general; Miller marcando su tiempo a rueda de su compañero, Bagnaia, que como en Jerez se sacó una vuelta de récord en un día en el que los pilotos se dedicaron a pulverizar el cronómetro.

Ya el viernes por la tarde Enea Bastianini se había marcado un registro mejor que el récord absoluto que estaba en manos de Johann Zarco desde 2018: un 1'31.148 frente a aquel 1'31.185. Una pole, la del francés, mientras que lo del italiano había sido una simple vuelta rápida en un entrenamiento libre. Este sábado se subió el listón: precisamente Zarco rebajó el límite hasta 1'30.537, un mordisco brutal, con otros ocho pilotos mejorando también lo fijado por Bastianini el viernes. En el oficial Bagnaia terminó la faena: 1'30.450.

«No ha sido una vuelta perfecta como la de Jerez, pero estoy muy contento», apuntaba el italiano de Ducati, que prefirió quedarse con las sensaciones que le había dejado su moto, suficientemente buenas como para creer en sus posibilidades de poder volver a batir al favorito Quartararo. «Si Fabio antes era mucho más rápido, pienso que ahora estamos más cerca», reconocía, tras unos cambios hechos en su moto que espera poder aprovechar sobre todo cuando los neumáticos empiecen a bajar de rendimiento, en una carrera prevista a 27 giros.

«Veremos qué condiciones meteorológicas son, porque pinta que todo puede ser muy cambiante. Deseo y espero que no llueva, porque realmente tenemos un buen ritmo para luchar delante», decía por su parte Aleix Espargaró, ante la oportunidad de volver a pelear por un podio. Joan Mir y Álex Rins, protagonistas involuntarios del fin de semana por el anuncio de abandono de Suzuki, saldrán séptimo y octavo, respectivamente, con Jorge Martín noveno, mientras que Marc Márquez se tuvo que conformar con la décima posición, de nuevo teniendo que recurrir a las referencias de sus rivales, Quartararo por la mañana y Mir por la tarde.

Márquez se resigna

«No cambiará mucho la historia, aunque sí que es cierto que con lluvia se abre todo el abanico, de poder hacer una carrera, también de caerte, de asumir más riesgos o de sufrir incluso», explicaba el hexacampeón en MotoGP, interrogado sobre si, en esta situación, podría convenir un escenario más descontrolado. «Una carrera larga en agua es muy incómoda, pero si pensamos en que la carrera sea en seco con una buena salida creo que podemos ser quinto, sexto o séptimo. Terminar más adelante sería un regalo», pronosticaba.

Y es que, y como ya se ha comentado anteriormente, en los boxes se contempla como muy probable que el agua se convierta en el protagonista del día. Algo que no le vendría muy bien a Pedro Acosta, que por fin asomó de verdad la cabeza para firmar su primera pole en Moto2, una posición que le da aire para luchar por todo en la carrera y estrenar así su palmarés en la categoría. «Parece que hemos llegado en esta carrera, pero hemos ido llegando en cada carrera. En Catar a pesar de la mala salida remonté hasta el 12, en Indonesia fui noveno tras una penalización, en Argentina salí decimoséptimo y acabé séptimo, Austin estaba delante tras salir décimo y aunque nos caímos, estábamos ahí, que era lo importante... En Jerez estaba delante, aun saliendo décimo estaba remontando y después de la caída fuimos rápido. No ha sido una cosa de Jerez a aquí, sino un proceso que nos ha llevado más tiempo del que nos hubiera gustado, pero al final hemos llegado», concluía el murciano.