Max Verstappen, durante los entrenamientos libres del GP de Bélgica. / Kenzo TRIBOUILLARD / AFP

GP de Bélgica

Verstappen mete miedo de inicio en el renovado Spa

El líder del Mundial fue el más rápido con solvencia y dejó claro que ni la ventaja de la que goza ni partir desde la parte de atrás de la parrilla por sanción le impedirán dominar

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

La dificultad y la previsión de lluvia para todo el fin de semana lo hacía propicio para que muchos equipos decidieran sacrificar a sus pilotos, entre los que están los firmes candidatos al título. Max Verstappen, que pase lo que pase seguirá como líder después de este triplete de grandes premios consecutivos, y Charles Leclerc, su principal perseguidor (aunque no está claro que vaya a ser su principal enemigo) son dos de los que saldrán al fondo de la parrilla después de cambiar la unidad de potencia para afrontar el resto de la temporada con un motor fresco.

En el caso de Ferrari no les queda mucho margen, dada la ventaja que tiene Verstappen en el Mundial. Conscientes de ello, necesitan que los dos próximos fines de semana sean propicios para sus intereses, algo para lo que deben tener sus principales armas bien afiladas. No sirve de nada ser los más rápidos en los libres o incluso la clasificación si no se confirma en carrera. No puede fallar el estratega, el mecánico de la rueda o el propio jefe, Mattia Binotto, además de los pilotos.

Pero más allá del colchón, ya de por sí notable con el que cuenta Verstappen, es el ritmo mostrado durante estos libres el que deja claro que él parte con ventaja sobre el resto. El neerlandés fue el más rápido de una compleja jornada en la que dejó a más de 8 décimas a Leclerc, con la pista complicada por la lluvia caída y la sensación de impotencia en sus rivales. «¿En serio ha hecho ese tiempo?», se preguntaba el monegasco cuando se enteró del crono del líder del Mundial.

La figura de Carlos Sainz será clave en la pelea que puede tener Leclerc con Verstappen. El madrileño lideró la primera sesión, que tuvo menos acción de lo previsto por la lluvia, y por la tarde acabó con el quinto mejor crono, justo detrás del inesperado Lance Stroll y de Lando Norris, con ganas de reivindicarse. Sainz tiene claro que, dado que él no penalizará, tiene que cumplir con las expectativas y colocar su F1-75 en la zona noble o incluso en la pole si tiene el día.

Alonso, el primer Alpine

Había muchas miradas puestas en el box de Alpine. En un viernes de noticias, empezando por la confirmación de que Audi será motorista a partir de 2026, había muchas dudas sobre si Fernando Alonso y el propio equipo anglofrancés iban a notar la ruptura confirmada entre ambas partes para 2023. Alonso es consciente de que no tendrá el cariño de sus jefes, pero estos no tienen más remedio que darle lo mejor de sí para conseguir los puntos necesarios para ese cuarto puesto del campeonato.

La séptima plaza con la que el español acabó el día en Spa-Francorchamps confirmó que parte con buenas sensaciones y ganas de reivindicarse. No solo porque fue el líder de su equipo frente a Esteban Ocon, que no pasó del 16º crono, sino porque dejó claro que no va a dejarse ir en las carreras que quedan. Alonso cumplirá con su contrato hasta el final de su vinculación con Alpine, que tendrá una mirada puesta en la pista y otra en los despachos.

Y es que, en ese viernes citado de noticias, el equipo ha recibido una que será de calado para el próximo año. La Junta de Reconocimiento de Contratos dirimirá quién tiene relación entre Oscar Piastri, Alpine y McLaren para 2023. El piloto australiano parte como el gran candidato para sustituir a Daniel Ricciardo, que ya tiene confirmada su salida de la escuadra de Woking, pero aún no está claro hacia dónde. McLaren quiere a Piastri, pero Alpine también y ambos esgrimen sus respectivos contratos. Será un juez quien determine cuál pesa más, pero eso será después de la carrera del domingo en Bélgica.