Fernando Alonso junto al equipo de Alpine en su box en el GP de Canadá. / Antonin Vincent (EP)

Mundial 2022

El último baile de Fernando Alonso

El asturiano avanzó en Canadá que después del verano tomará una decisión sobre su futuro, aunque todo apunta a que seguirá en Alpine salvo cambio de última hora

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO Madrid

Cuando Fernando Alonso comenzó la temporada 2022 de Fórmula 1, la decimonovena para él, había un pequeño runrún en la mente de sus aficionados: ¿sería la última? Era un ruido de fondo, como un pequeño zumbido tras el oído. Nada serio, ya que parecía que iba a ser una constante, como el calor en verano o la falta de previsión gubernamental, sea del color que sea, ante sus consecuencias como los incendios.

Alonso, sin embargo, se vio en una circunstancia casi inédita. Después de las primeras carreras del año, el futuro de Alonso se puso en cuestión. Lo que parecía evidente, como que fuera a renovar para una última lección de pilotaje en un futuro inmediato, se oscureció notablemente. La ausencia de Óscar Piastri, un piloto que había ganado de manera consecutiva la Eurofórmula, la F3 y la F2, en la parrilla de esta campaña generaba muchas suspicacias, máxime cuando los resultados de Alonso en bruto, sin contexto, no daban ningún argumento que explicaran su presencia.

Por muy bicampeón del mundo que fuera, por mucha experiencia que pudiera aportar al equipo y por mucho ejemplo que pudiera dar a Esteban Ocon, en el seno de Alpine empezaron a sucederse las dudas. Dos puntos en la primera carrera y sequía hasta Barcelona. Bien es verdad que el A522 no era, ni es, para echar cohetes, pero muchos veían un claro fin de ciclo en Alonso.

Paralelamente, él no ha sido ajeno ni a los rumores ni a las dudas que él mismo podía tener: ¿merecía la pena seguir? Al borde de los 41 años, con una ilusionante nueva pareja sentimental y todo ganado, ¿para qué seguir dando vueltas por el mundo sin tener ni una posibilidad real de poder ganar? Además, otras aventuras lejos de la Fórmula 1 aún le lanzaban cantos de sirena. Por citar una de las muchas llamadas que ha recibido, Ferrari ya tanteó a su entorno para un hipotético asiento en el prototipo de la categoría LMDh con la que competirán en el centenario de las 24 horas de Le Mans, en 2023.

Al final, todas estas variables se acabaron despejando en un único problema: Alpine quería colocar a Piastri pero no tenía dónde. Esa duda ahora se ha despejado vía motores.

Sin prisa

El periodo estival sirve tradicionalmente para que los pilotos y los equipos acaben de acordar sus contratos. Pese a las prisas que, por cuestiones obvias, cundían sobre Alonso y Alpine, ni uno ni otro parecen tener prisa en anunciarlo. De hecho, el piloto español ha sido claro: hablará después del verano.

«Voy a esperar a la pausa del verano para tomar decisiones. No ha habido ninguna novedad, no he hablado con nadie ni han pasado cosas. Mi intención es seguir un par de años más porque me encuentro bien, pero en verano hablaré», aseguraba en el circuito de Canadá, donde busca este fin de semana su cuarta carrera consecutiva entre los puntos.

Obviamente, Alonso sabe que tiene en su mano su futuro. Sea en Fórmula 1, donde tampoco le faltan ofertas ni puertas a las que llamar, sea en otras competiciones, que Alonso deje el gran circo depende tanto de sí mismo como del equipo. No es que se necesiten mutuamente, porque nadie es imprescindible, pero sí tienen claro que el noviazgo les puede ser muy positivo para ambos si se tienen paciencia.

Por eso, Alpine ha buscado una solución intermedia entre echar a Alonso y dejar a Piastri sin el asiento que merece. El equipo ha tentado a Williams con una oferta irrechazable para suministrarle motores Renault, a un precio mucho más accesible que los de Mercedes, y que les permitiría soltar el lastre que supone a estas alturas Nicholas Latifi.

El aporte económico del canadiense no es suficiente ya, visto que no acompañan los resultados deportivos, por lo que han echado cuentas: si pueden llevar motores Renault, que no son ni mucho menos malos, y pueden contar además con un piloto de futuro como es Piastri al lado de un Alex Albon que, de momento, les ha dejado muy buenas sensaciones, ¿por qué dejar pasar la oportunidad?

Ni unos ni otros dan la confirmación, pero es un secreto a voces. Otmar Szafnauer, jefe del equipo Alpine, se mordió la lengua a medias en Canadá: «No hablamos de los detalles de nuestros contratos con los pilotos y eso es algo que nunca hacemos. Así que por mucho que me gustaría decirte, no creo que pueda. De todas formas, sí, ese es el plan (que Piastri compita en 2023)».

Ese fichaje puede ser urgente, ya que hay voces que apuntan a que se anunciará en el GP de Gran Bretaña, pero lo que está claro es que el bautizo de Piastri como nuevo miembro de la Fórmula 1 es cuestión de semanas o meses como mucho. Sólo queda encontrar el traje para semejante ocasión.

El reto de tres títulos en 20 años

Si finalmente Alonso, como todo parece indicar, renueva con Alpine para 2023, cumplirá su vigésima temporada como piloto de Fórmula 1. Lo hará ya como el corredor con más grandes premios disputados a sus espaldas, ya que llegará a los 351 este mismo año en Singapur salvo debacle, pero con un mismo objetivo que en los últimos: lograr el tercer título.

Aunque Alpine no ha dado el salto de calidad que esperaban, el asturiano tiene claro que a poco que le den un coche competitivo él pondrá el resto. En cierto modo, le beneficia que haya lucha por arriba. Con la escudería Mercedes un tanto dubitativa después de un 2022 en el que, evidentemente, no han dado con la tecla con el coche bueno y una Ferrari y Red Bull cuya lucha entre ambos les puede quitar el foco para el desarrollo del próximo monoplaza, Alonso confía en que Alpine le pueda dar un arma en condiciones.

La ventaja que tiene es que a poco que el coche salga bueno, pasará de estar peleando por ser sexto o séptimo a hacerlo tercero o cuarto de manera constante, con la certeza de que el podio es posible y no un sueño. Como siempre, las miradas irán hacia la fábrica desde el mismo momento en el que él firme su renovación.

Temas

F1