Charles Leclerc (Ferrari) celebra su pole en Singapur. / afp

GP de Singapur

Leclerc, aguafiestas de Verstappen por obligación

El monegasco firma la pole en un GP de Singapur en el que el neerlandés saldrá octavo por un problema con la gestión del combustible, con Sainz cuarto y Alonso quinto

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Añadir un ingrediente tan simple como el agua a la salsa de la Fórmula 1 siempre garantiza un sabor un poco más picante. Así quedó demostrado una vez más en la clasificación del GP de Singapur, en la que todos los pilotos e ingenieros tuvieron que dar lo mejor de sí para sacar ventaja de una pista mojada que propició algunas sorpresas. Desde primera hora de la mañana se vio cómo iba a ser una sesión complicada. Las W-Series vieron cómo la valenciana Marta García conseguía su segunda pole en la categoría en una sesión de solo ocho minutos porque la pista estaba impracticable de agua. Los terceros libres de la F1 solo duraron media hora, y había mucho temor en cuanto a la clasificación. Aunque no llovió durante la lucha por la pole, la pista mojada sí determinó las estrategias.

No todos los equipos supieron gestionar bien la dificultad inherente a este fin de semana. La mejor prueba es la pifia de Esteban Ocon. Cinco días después de sacar pecho porque está por delante de Fernando Alonso en la general, fue incapaz de pasar del 18º mejor tiempo y cayó en la Q1. Según él, por problemas de frenos. Este suceso, unido al de Daniel Ricciardo, que tampoco tuvo una buena sesión, puso en sobreaviso al resto de competidores. La pista estaba más rápida segundo a segundo y era imprescindible hacerlo todo bien.

En ese sentido, Red Bull falló en el peor momento posible. Tras ser el referente con Max Verstappen en la Q1 y quedarse cerca en la Q2, todos miraban al neerlandés en la Q3 y qué podían hacer. Sin embargo, esa Q3 fue distinta a otras por el agua en pista. Conforme se fue secando fue obligado sacar los neumáticos de seco y sustituir los intermedios. En esa última tanda, todos menos Yuki Tsunoda salieron con los blandos para hacer su vuelta buena, pero no lo hicieron a dos intentos, sino que según salieron a rodar fueron dando vuelta tras vuelta y bajando tiempo tras tiempo. Era imprescindible llegar al último giro con la bandera a cuadros ya en pista, pero con margen suficiente como para dar una vuelta con el mínimo de combustible. Algunos, como le pasó a Carlos Sainz, se pasaron de conservadores y no le dio tiempo a sincronizar sus intentos. El madrileño se quedó fuera de la pelea, pero partirá desde una más que óptima cuarta plaza.

Peor fue lo de Verstappen. El campeón del mundo, que este domingo tiene la primera opción de lograr su segundo título mundial, tuvo que abortar en el último intento por orden de su equipo porque habían calculado mal la cantidad de combustible. Venía haciendo tiempos suficientes como para arrasar el crono que previamente había marcado Charles Leclerc, pero se metió en boxes entre exabruptos porque no entendía que hubieran fallado así. De tener la pole más o menos en su mano, Verstappen tendrá que conformarse con salir octavo. Eso no le invalida ni mucho menos para ser el favorito a ganar, condición 'sine qua non' para ganar el segundo campeonato.

Alonso invita a soñar

En el abc de todo buen aficionado a la Fórmula 1 aparece una frase: con lluvia, aparecen las manos de los mejores pilotos. Es raro ver a uno de los 'top' fallar con la pista mojada, al menos por culpa suya, por lo que a nadie le debe sorprender ver a Alonso saliendo desde la quinta posición de la parrilla de este domingo. Cinco días después de la 'boutade' de Ocon en la que se comparó con el mismísimo Lewis Hamilton como el único que había podido ganar a Alonso -algo que el retirado Jason Button se encargó de desmentir en Twitter, ya que él mismo lo hizo en 2015-, el asturiano arrasó en clasificación al francés. El ridículo rendimiento de Ocon le complicará mucho su carrera de este domingo.

Alonso saldrá detrás de Sainz y del 'top 3' en un circuito donde, como recordaba, siempre aparece el coche de seguridad y suele haber lío. «A ver lo que pasa. Siempre hay accidentes y cosas que pasan aquí en Singapur, así que no estamos tan lejos del podio... ¿Por qué no soñar?», sonreía el bicampeón del mundo. Pase lo que pase, Alonso se convertirá, aún más, en leyenda este domingo. Cuando tome la salida desde esa quinta plaza, será el piloto con más carreras en la historia de la competición.