GP de Mónaco

Sainz y Ferrari aspiran a un domingo grande

Leclerc logró la primera 'pole' para la Scuderia desde 2019 sobre Verstappen y Bottas con un oportuno accidente final mientras que Alonso, mal sin paliativos, solo pudo ser decimoséptimo

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO Madrid

El equipo de grabación de Netflix puede acabar con la maldición que le persigue si Ferrari culmina este fin de semana la gloria a la que apunta. Las cámaras de la plataforma de 'streaming' vivieron en directo la primera 'pole' del equipo desde México 2019, obra del piloto local Charles Leclerc que, a la que despejan las maldiciones, quiere finalizar con la que tiene él mismo en su país: no ha acabado ninguna carrera aquí.

La octava 'pole' en la carrera deportiva de Leclerc llegó no sin polémica. Al final de la Q3, cuando ya había marcado el mejor crono de la sesión y tenía el mejor tiempo provisional, se estrelló en la 'chicane' de la piscina provocando una bandera roja. La consecuencia directa, además de que él lograba mantener la 'pole', es que ni Max Verstappen ni Valtteri Bottas, que venían mejorando, iban a poder superarle. El neerlandés fue el más elocuente cuando se enteró al pasar por el túnel de que quedaba anulada su vuelta. Los gritos se escucharon casi sin necesidad de los micrófonos.

Otro de los perjudicados fue Carlos Sainz. El madrileño había culminado tres entrenamientos libres con sendos segundos puestos, y en un circuito como este esas sensaciones eran clave. El enfado que tenía era notable, aunque al ser culpa de su compañero se mordió la lengua. No obstante, el cuarto puesto es una posición más que óptima, por lo que supone. «La primera oportunidad que tengo de hacer la 'pole' en toda mi carrera y ni siquiera poder intentarlo...», se enfadaba el madrileño. «Tenía ritmo hoy de sobra para hacer un 1:10.1 - 1:10.2, y no lo he podido hacer. En el primer 'run' de la Q3 mucho tráfico, con la gente delante y no he podido calentar bien el neumático, y el último sector quizás no ha sido el mejor... pero sabía que tenía 2 o 3 décimas guardadas en el bolsillo para el último 'run' y no las he podido sacar. Estoy muy enfadado, como entenderéis», admitía.

Fue una sesión más que buena para él. Sainz encontró los tiempos desde el primer instante, lo que supuso toda una ventaja para sus opciones finales. De hecho, llegó a ponerse primero en la Q3 aunque le duró escasos instantes tras ser superado por sus rivales. Esperaba que en el segundo intento esas dos décimas que le separaron de su compañero se difuminase, pero se quedaron en el limbo.

El oportuno accidente de Leclerc recordó mucho a aquel incidente de Michael Schumacher en este mismo circuito en 2006, cuando aparcó su Ferrari en la Rascasse para evitar que Fernando Alonso mejorase su crono. Aquello fue demasiado evidente y acabó sancionado, pero en el caso de Leclerc, que destrozó su monoplaza, no parece que haya sido un maquiavélico plan. A priori.

Leclerc tendrá que sujetar a Verstappen, viejo enemigo, y a un Bottas que probablemente decepcionará en la salida, por estadística, lo que juega a favor de las opciones de Sainz. El que no estará ahí arriba es Lewis Hamilton, que no tuvo un buen sábado y solo podrá salir desde la séptima plaza.

Desastre de Alonso

La actuación de Fernando Alonso en la clasificación no se puede calificar de otra manera que no sea pobre. El español saldrá desde una paupérrima decimoséptima posición, superando solo a Nicholas Latifi, Nikita Mazepin y Mick Schumacher, que ni siquiera disputó la clasificación por un fuerte accidente en los terceros libres. Mientras, su compañero Esteban Ocon sí pasó el corte a la Q2 con relativa solvencia y saldrá desde una buena undécima posición que le permite aspirar a los puntos sin sufrir demasiado.

Alonso no estuvo a la altura, pero Alpine tampoco. El monoplaza azul se mostró muy poco competitivo aquí durante todo el fin de semana, lo que invita a ser poco optimista en sus posibilidades para la carrera. Si consiguen esquivar los incidentes, tienen una estrategia óptima y les acompaña una buena dosis de suerte, quizá rasque algún punto.

«Fue una sesión complicada y siempre es un poco complicado clasificar aquí, ya que estás tratando de encontrar un espacio libre. No creo que esa haya sido la causa de la eliminación en la Q1, ya que no pudimos encontrar el rendimiento durante todo el fin de semana y esperábamos más. Va a ser muy difícil en la parte de atrás aquí en Mónaco, pero cualquier cosa puede pasar en esta carrera», se esperanzó el español después de la clasificación.