Fernando Alonso, en un monoplaza. / EFE

Entrenamientos

Alonso rejuvenecerá 15 años en Abu Dabi

El piloto asturiano y Renault recibieron el OK de la FIA para disputar los test de jóvenes pilotos en el emirato, donde además hará una exhibición al volante del R25, el coche de su primer Mundial

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO Madrid

A sus 39 años, Fernando Alonso va a revivir una 'reentré' por todo lo alto en la Fórmula 1. El piloto asturiano ha generado una enorme expectación en el 'paddock', ya que muchos de sus rivales crecieron viendo sus carreras. Caso de Mick Schumacher, por ejemplo, que estará en pista compitiendo contra el hombre que negó el octavo título mundial a su padre, o Esteban Ocon, que será el compañero del español en Alpine F1.

La veteranía de Alonso no es, ni mucho menos, sinónimo de senectud. El bicampeón mundial regresa al 'gran circo' con toda la experiencia que acumuló durante los 18 años que estuvo en la Fórmula 1, más la que ha obtenido en el Mundial de Resistencia, en Daytona, en Indianápolis y en el Dakar. Nuevas visiones y perspectivas que Renault quiere aprovechar para conseguir una ventaja sobre el resto de rivales, algo que estos tienen muy presente.

Por eso, desde un principio, se opusieron a que rodase en los test de Abu Dabi dedicados, en principio, a jóvenes pilotos, tal y como era el deseo de Alonso y de Renault. Esos entrenamientos han sido objeto de mucha polémica desde antes incluso de la pandemia. Hay que remontarse a finales de 2019, cuando lo de llevar mascarillas ni se planteaba fuera de un quirófano. La previsión era que en 2021 entrasen en vigor las nuevas normativas, entre las que se encontraban las nuevas llantas de 18 pulgadas para los neumáticos. Los test de Abu Dabi de final de temporada se presentaban, en aquel momento, como el escenario idóneo para presentarlos en sociedad sobre los fórmula 1 de 2020 para que los pilotos se acostumbrasen a su nuevo comportamiento. El problema es que a un señor le dio por echar murciélago a una sopa.

El aplazamiento de la entrada en vigor de los nuevos coches para 2022 hizo que esos test se reconvirtieran en clásicos test de jóvenes pilotos: dos jornadas en las que los equipos podían alinear a conductores en posesión de la Superlicencia A (la que permite rodar con un fórmula 1) y con un máximo de experiencia de dos grandes premios. A esta norma genérica se añadió una coletilla que, al final, ha sido la puerta por la que ha entrado Renault: «Salvo autorización expresa de la FIA». Desde hace meses, los jefes de equipo han estado discutiendo sobre si debían permitir a Alonso (entre otros) o no participar en esos test. McLaren, Ferrari o Racing Point (futuro Aston Martin) se oponían de plano, al considerar que la experiencia del español iba a dar una ventaja contable en el desarrollo del Alpine de 2021, que a priori será uno de los coches con los que rivalizarán directamente. Al otro lado estaba Renault y el propio Alonso, que entendían como insuficientes los test privados que estaba haciendo con un coche de 2018, similar pero ni mucho menos igual que este de 2020 y, por tanto, de 2021. Después de tres años fuera de la F1, Alonso necesitaba volver a ensayar con un coche real.

Al final ha sido el propio Jean Todt, presidente de la FIA, quien ha calificado estos test como test «libres», tal y como informó el miércoles Michael Masi, director de carrera, a los directores de todas las escuderías. Esto implica que esa limitación de experiencia de dos GPs ha desaparecido, con lo que de facto ha aprobado la participación de Alonso. Otros equipos han aprovechado esta apertura para montar a sus propios veteranos: Sebastien Buemi (excompañero de Alonso en Toyota y campeón del mundo con él del WEC) rodará con el Red Bull y Robert Kubica hará lo propio con el Alfa Romeo.

Revival con el histórico R25

Alonso estará, como ya había avisado, en el GP de Abu Dabi junto al resto del equipo Renault. Quiere ver 'in situ' los protocolos de su equipo, además de acompañarles en la despedida a Daniel Ricciardo, que pondrá rumbo a McLaren en 2021. Sus ingenieros serán los que lleve Alonso a partir de la próxima temporada.

Aprovechando que estará el asturiano, Renault ha llevado uno de sus monoplazas históricos y que a los españoles les traerá gratísimos recuerdos: el R25, el monoplaza con el que Alonso conquistó su primer Mundial en el año 2005. La escudería francesa anunció que el piloto volverá a enfundarse sus viejos colores y dará unas vueltas de exhibición en el trazado de Yas Marina, en un ejercicio de nostalgia y un alarde de objetivos. Fernando Alonso ha vuelto y quiere volver a ser el que fue capaz de jubilar al mismísimo Michael Schumacher quince años atrás.