El accidente del piloto chino Guanyu Zhou en Silverstone. /efe

El accidente del piloto chino Guanyu Zhou en Silverstone. / efe

GP de Gran Bretaña

El halo salva la vida a Guanyu Zhou tras un espeluznante accidente

El sistema de seguridad fue clave para evitar una tragedia cuando el piloto chino de Alfa Romeo acabó contra las protecciones en la primera vuelta

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO Madrid

El Gran Premio de Gran Bretaña será recordado por ser el de la primera victoria de Carlos Sainz y por lo ocurrido en la vuelta inicial. George Russell, que hasta el momento estaba siendo uno de los pilotos más fiables del año (llevaba todo 'top 5'), provocó un accidente múltiple tras cerrar a Pierre Gasly, que a su vez se tocó con un Guanyu Zhou que acabó siendo la principal víctima.

El piloto chino de Alfa Romeo volcó y acabó volando de manera literal contra las protecciones de final de recta, hasta acabar estampado contra las vallas. Los momentos de tensión fueron absolutos, porque inicialmente no se supo nada del estado de Zhou hasta que, minutos después, el equipo confirmó que se encontraba bien y que fue derivado al centro médico para que le hicieran pruebas. Se descartaron lesiones graves.

Zhou es el último piloto al que los sistemas de seguridad pasivos que se han ido implementando en la Fórmula 1 han salvado la vida. En concreto, el halo, una pieza muy criticada cuando se impulsó en 2018, volvió a ser clave para que la víctima del accidente no solo no tuviera lesiones graves, sino que incluso pudiera ver el final de la carrera desde el box de su equipo.

El accidente de Zhou fue el segundo del día en el que este elemento demostró su utilidad. Por la mañana, en la carrera de F2, Dennis Hauger acabó subiéndose literalmente encima de Roy Nissany, que instantes antes le había echado de pista, al despegar sobre una de las 'bananas' laterales que delimitan la pista. De no haber tenido el halo, el monoplaza del noruego habría aplastado literalmente la cabeza del israelí.