Fernando Alonso. / Mazen Mahdi (Afp)

Arabia Saudí, lugar de nuevas oportunidades para Alonso, Sainz, Verstappen y Hamilton

El circuito de Yeda alberga su segundo gran premio de la historia, con el recuerdo del choque entre el británico y el neerlandés que propició el memorable final de 2021

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO MADRID

Apenas cuatro meses después de su debut en el calendario, el circuito de Jeddah Corniche albergará este fin de semana el segundo gran premio de la temporada 2022 de Fórmula 1. Después de lo vivido en Baréin, pocos se atreven a dar pronósticos al 100%, con una salvedad: Ferrari estará ahí.

El doblete de Charles Leclerc y Carlos Sainz ha hecho que la afición tifosi recupere la ilusión. No solo porque el equipo italiano parece la primera referencia clara en este inicio de campeonato, sino porque ven capacidad de mejora. La victoria del monegasco se vio completada por un segundo puesto del español que, siendo francos, se encontró gracias al abandono de Max Verstappen. Pero la sensación de que hay un potencial enorme para que estén ahí arriba de manera constante es ilusionante. Aunque para Sainz fue su fin de semana más complicado desde que está en la Scuderia, es haber logrado un podio lo que le da más esperanzas.

Aún tiene que mejorar, eso es indudable. El circuito urbano más rápido del mundo, como quedó patente en su estreno en diciembre pasado, es un trazado propicio para que el F1-75 muestre todo su potencial y, en concreto, para que Sainz recupere las sensaciones que no tuvo en Baréin. Leclerc tuvo un estreno de año mucho más dócil que el de su compañero, pero tendrá que estar muy pendiente de lo que ocurra con el coche '55', sin perder de vista a lo que pase en otros.

Y es que esta carrera también supondrá un examen para Red Bull. El doble abandono en las últimas vueltas de la primera carrera del año por culpa de un fallo en la bomba de combustible ha hecho saltar las alarmas. Max Verstappen y, en menor medida, Sergio Pérez no se pueden permitir el lujo de este tipo de problemas y menos desaprovechar la oportunidad de ahondar en la herida de Mercedes. Que Lewis Hamilton llegara al podio 'in extremis' no significa necesariamente que esas dificultades de prestaciones se hayan acabado, ni mucho menos, sino que ahora mismo son vulnerables. Verstappen, el campeón reinante, es consciente de ello y tiene claro que esta puede ser una ocasión de oro. Además, en este circuito se tienen cuentas pendientes él y su gran rival de la pasada campaña, cuando tuvieron un toque por esa polémica devolución de posición que derivó en que salieran de Arabia empatados a puntos para la última carrera del año. Previsiblemente, este fin de semana no habrá tanto lío porque dirección de carrera ha establecido que los límites de pista se basan en lo que dice estrictamente la norma: la línea blanca. Quien se salga, sancionado.

Alonso y el queso Cabrales

Como orgulloso asturiano que es, Fernando Alonso conoce bien el concejo de Cabrales. Una de las zonas más frondosas y verdes de España cuenta con un tesoro gastronómico en su haber, el queso, cuya maduración se produce gracias a la ayuda de las bacterias en las cuevas de maduración. El intenso olor y sabor que desprende este alimento no es apto para todos los públicos pero, quien lo prueba, repite, consciente de que es un manjar.

La comparación viene a cuento por el agrio sabor de boca que dejó el noveno puesto de Baréin. Para los 'alpinistas' que compraron el discurso oficial, el equipo logró que sus dos coches puntuaran y dejó una agradable sensación en el paladar. Para los críticos, vistos los problemas de McLaren, Aston Martin y Red Bull, es inaceptable que un séptimo y un noveno sean vistos como un éxito.

'El Plan' ha empezado regular y Alonso ya metió prisa en Baréin. Este fin de semana habrá novedades mínimas, ya que por cuestiones logísticas no da tiempo, pero necesitan mejorar en rendimiento. El serio problema de adaptación a la degradación de los Pirelli hizo temer lo peor en la primera carrera y este fin de semana puede ser un factor clave, máxime con las pequeñas modificaciones que ha visto el trazado, incluido un reasfaltado.

En este sentido, Alonso advierte de que hay dos tipos de competiciones este año: la de pista y la de las fábricas. «Los coches ahora son muy nuevos para todo el mundo. Durante el año creo que va a haber un progreso enorme para todos y necesitamos ganar esa carrera también fuera de pista. Estamos aquí para crear esas posibilidades lo más pronto posible e intentar acortar ese tiempo de algún modo. Todo el mundo está trabajando a tope en el coche, en la parte del motor también y queremos ver a Alpine ganar lo más pronto posible», afirmó en declaraciones a la agencia Reuters. Todo un aviso para el equipo.