Crisis del coronavirus: el sector del automóvil “Se Queda En Casa”

Tanto a nivel mundial, como nacional y local, la industria automovilística ha decidido paralizar su actividad a sabiendas del grave perjuicio económico que le va a suponer. Lo lógico es anteponer la salud de las personas por encima de las cuentas de resultados.

AYTHAMI ALONSO / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

Aún planea sobre la memoria de muchos de los que estamos involucrados en este sector la adversa singladura que tuvimos que cruzar en un no tan lejano 2008, y que duró no menos de un lustro. Aquella situación fue evitable, o al menos estuvo provocada por factores internos, directamente relacionados con una gestión macroeconómica poco afortunada.

Lo que estamos viviendo en la actualidad, un Estado de Alarma, es un escenario inevitable, proveniente de factores exógenos e incontrolables, en los que la gestión empresarial, la brillantez estratégica, o la suerte quedan en un segundo plano.

Podríamos discutir sobre el acierto o no de la gestión gubernamental de la crisis del COVID-19 en España, pero lo cierto es que se trata de una pandemia, así declarada por la OMS, que en mayor o menor medida está afectando a una gran cantidad de países. Las diversas tácticas que están siendo aplicadas para afrontar el embate del virus no están regidas por el mismo patrón, por lo que la ausencia de experiencias previas similares impide emitir un juicio, o aferrarse a una solución estadísticamente acertada.

La industria del automóvil en España supone un 9% del PIB nacional, constituyendo uno de los sectores de mayor peso. Ese dato trasladado al archipiélago canario se reduce al 3,3%, dando empleo directo a 161.500 trabajadores, una cifra lo suficientemente amplia para ser tenida en cuenta como clave en el devenir económico de Canarias, por lo que de las decisiones del sector automotriz depende en cierta medida el nivel de deterioro de la economía insular, que indefectiblemente nos está afectando ya, de manera inmediata.

¿Parar o continuar?

Las empresas medianas y grandes lo están teniendo más fácil a la hora de tomar una decisión, pues el Gobierno de España les ha concedido diversas facilidades para detener su actividad: gestión exprés de los ERTEs, pago aplazado de impuestos, exoneración de pagos a la Seguridad Social, etc., pero los autónomos, que conforman una parte importante del tejido empresarial automotriz: pequeños talleres, recambios, servicios, etc., no han corrido la misma suerte, pues aunque han visto flexibilizado el acceso a la prestación por cese de actividad, no les han sido suspendidas las cotizaciones sociales, es decir, su cuota de autónomo, al tiempo que su facturación es cero.

Bajo este escenario, los grandes fabricantes, subyugados por la presión sindical, por la falta de suministro de componentes y por concienciación social, han echado el cierre temporal: SEAT, Renault, Opel, Mercedes-Benz, Ford, Citroën, Peugeot, Michelin, etc.

Mirando hacia abajo, en el plano local, sin industria de manufactura en sí, las compañías canarias han tomado la misma decisión, arrastrando con ellas a las pequeñas empresas que giran a su alrededor, lo cual ha supuesto la paralización total del sector, a excepción de unos servicios mínimos destinados a mantener en movimiento medios de transporte dedicados al suministro a supermercados, servicios de urgencia, o necesidad imprescindible de movilidad.

Aconauto propone un plan de choque

Como muchos de ustedes sabrán, hace unos meses se produjo una escisión en la patronal del sector canario, emergiendo una nueva asociación: Aconauto, que se ha adherido a las recomendaciones del Gobierno y se ha pronunciado con claridad acerca de las medidas que se deberían tomar de cara a paliar el impacto del coronavirus.

El comunicado emitido por la dirección de Aconauto fue previo a las recientes decisiones del Consejo de Ministros, por lo que en su plan de choque se proponen algunas medidas que ya han sido publicadas en el BOE:

1. ÁMBITO LABORAL

•Máxima flexibilidad para solicitud de ERTES en toda la cadena de valor del sector.

Existencia de “fuerza mayor” para la simplificación de plazos y efectos retroactivos desde la fecha de comunicación de inicio del ERTE.

Salarios abonados y cotizaciones con cargo al fondo extraordinario.

Sin periodo de carencia por parte del trabajador para solicitar prestación por desempleo.

•Agilizar los trámites para la determinación de IT

•Suspensión de la obligación de pago de cotizaciones por parte de las empresas hasta junio.

2. ÁMBITO ECONÓMICO/ FINANCIERO

Ante la falta de actividad, es esencial la adopción de medidas que minimicen la presión financiera de las empresas.

•Aplazamiento de liquidación de impuestos y reducción en el Impuesto sobre Actividades Económicas.

Tanto para la actividad de fabricación o transformación como las actividades comerciales. Reducción ligada al plazo durante el cual la actividad económica permanezca ralentizada o paralizada.

•Líneas de crédito ICO a las empresas del sector de automoción.

Establecimiento de una línea de crédito oficial a coste cero, específica para la automoción para afrontar el aumento del apalancamiento financiero.

•Aplazamiento excepcional del pago del Impuesto de Circulación.

En aquellos casos donde no sea posible la autoliquidación telemática del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, y excepcionalmente durante el estado de Alarma, como condición necesaria para la matriculación de un vehículo. Sin perjuicio, de su posterior liquidación en el plazo de un mes desde la finalización del Estado de Alarma.

3. ÁMBITO LOGÍSTICO

Para garantizar la seguridad y salud de los trabajadores y en cumplimiento de las obligaciones establecidas por el Gobierno, la actividad de producción podrá mantenerse con arreglo a las siguientes medidas:

Garantizar el transporte de mercancías entre islas y con respecto a la península.

Es necesario garantizar que los fabricantes de automóviles y componentes, así como las empresas de aprovisionamiento de repuestos, pueden mantener la actividad, y para ello es necesario mantener la conectividad entre islas y con la península ibérica.

Actividades de comercialización de repuestos y reparación de vehículos.

Posibilidad de apertura de talleres para reparación, bajo servicios mínimos y que el comercio mayorista de recambios pueda dar servicio al taller para asegurar el abastecimiento de piezas y componentes.

FREDICA se adhiere al Real Decreto

En reunión mantenida vía telemática, la Junta Directiva de FREDICA y los directivos de las empresas asociadas a la Federación de Importadores y Concesionarios de Canarias, acordaban la paralización de la actividad de venta de vehículos y recambios con el objetivo fundamental de proteger la salud, tanto de los trabajadores del sector como de todos los clientes, si bien recalcaban y hacían mención expresa al Real Decreto 463/2020 por el que se fija el Estado de Alarma.

Respecto a la actividad de taller, aunque este servicio no está restringido por el Real Decreto, y dada la situación de alarma declarada, los servicios quedan disponibles para los clientes que por necesidad y urgencia requieran disponer de su automóvil para los casos contemplados en esta norma, como son atender su demanda de movilidad para asistir al trabajo, ir a centros médicos, ir a centros de ventas de alimentos y, en general, para todos los casos contemplados en el real Decreto de Alarma.

Desde FREDICA se recuerda que la movilidad es muy importante para los ciudadanos y que en estos momentos, dentro de los estrictos casos contemplados en la norma, se debe colaborar con los usuarios que necesitan realmente su vehículo.

Caída del 70% en matriculaciones

Las matriculaciones de turismos y todoterrenos en el mercado canario se situaron en 85 unidades durante este pasado lunes, el primer día laborable después de la declaración de Estado de Alarma por la crisis del coronavirus, según datos de MSI para patronal de los concesionarios, Faconauto, lo que supone una caída aproximada del 70% respecto a un día laborable normal.

Además, estas matriculaciones responden a operaciones cuya financiación ya había sido aprobada y que los concesionarios para dar servicio a sus clientes matricularon una vez declarada la emergencia.

Bulos malintencionados

De la misma manera que se está propagando el virus, lo están haciendo algunos bulos relacionados con el sector del automóvil, siendo uno de los que más desconcierto ha creadoel que se refiere a la cobertura del seguro obligatorio en caso de Estado de Alarma.

En este sentido, Unespa (Asociación Empresarial del Seguro) ha manifestado que “Desde Unespa se reitera que la declaración del estado de alarma no modifica las protecciones que ofrece el seguro del automóvil, tanto en su modalidad de seguro a terceros como en el resto de garantías. Esta declaración institucional se realiza a raíz de la aparición de algunas informaciones incorrectas en medios de comunicación y redes sociales en la jornada de hoy en las cuales se cuestionaba la continuidad de la protección”, dice la patronal del seguro, que señala que el sector “cuenta con un nivel de solvencia elevado que le permite hacer frente a la situación desatada por la pandemia del COVID-19”.

Tolerancia administrativa

Existen protocolos y trámites de obligado cumplimiento para los conductores y los vehículos que requieren presencia física de los mismos, y que en vista de la especial situación de emergencia en que se encuentra el país, la administración ha decidido flexibilizar:

Inspección Técnica de Vehículos (ITV): el cierre de las estaciones de ITV por razones más que obvias, ha propiciado que la Dirección General de Tráfico haya decidido no sancionar a los vehículos que circulen sin la preceptiva inspección, recomendando a aquellos conductores que tenían cita y les fue anulada conserven el justificante.

Los usuarios cuyo vehículo tiene caducada la ITV y no han logrado concertar cita tienen autorización para circular.

Carnet de conducir: del mismo modo, los conductores con el permiso de conducir vencido que se hayan visto imposibilitados de renovarlo por cierre de la propia Jefatura de Tráfico, o del centro de reconocimiento médico, pueden continuar al volante sin ser sancionados por ello.

Igualmente han sido cancelados los exámenes para la obtención del permiso de conducir, además de los cursos de sensibilización y recuperación de puntos.

Pago en zona azul: no se está llevando a cabo en todos los municipios, pero la gran mayoría de ellos ha cancelado el pago obligatorio de la zona azul y verde, pues si se ha conminado a los ciudadanos a quedarse en casa, lo lógico es que no muevan sus vehículos de la zona habilitada para aparcamiento de pago.

Anulación periodos de descanso: los conductores de vehículos pesados han visto anulados los preceptivos periodos de descanso controlados mediante tacógrafo, por lo que podrán estar al volante de su camión por tiempo indefinido de forma continua.