Aficionados de los dos equipos pasaron una noche en el estadio

17/12/2018

Volkswagen Canarias invitó a auténticos fans de la plantilla blanquiazul y la amarilla a vivir el derbi como nunca lo habían hecho antes.

Volkswagen Canarias aunó a dos aficiones tradicionalmente rivales en una experiencia única: vivir el derbi más cerca que nunca. Tras un concurso donde los aficionados tenían que demostrar con una foto que realmente tienen auténtica pasión por su equipo, los ganadores durmieron en una Volkswagen California en el mismísimo Estadio de Gran Canaria.

Aficionados de los dos equipos pasaron una noche en el estadio

El encuentro de las dos aficiones se produjo el pasado sábado a las 16:30 en el Estadio de Gran Canaria, donde ya estaban preparadas dos Volkswagen California completamente customizadas con los colores de cada equipo y, por supuesto, un auténtico campamento con todo lujo de detalles para que los aficionados se encuentren como en casa.

Aficionados de los dos equipos pasaron una noche en el estadio

Para recibirlos se dieron cita en el Estadio Daniel Guillén, brand manager de Volkswagen Canarias, y Benigno Hernández, brand manager de Volkswagen Comerciales Canarias.

Javier García logró ser el ganador por parte de la afición tinerfeña y pasó junto a su familia una noche en el Estadio. Por parte del club amarillo, el premio se lo llevó Andrew Martínez, que eligió a tres amigos con los que comparte su afición por la UDLP para vivir esta experiencia.

Aficionados de los dos equipos pasaron una noche en el estadio

La llegada al Estadio fue solo el pistoletazo de salida a un fin de semana lleno de emociones, donde los aficionados conocieron el Estadio como nunca antes lo habían hecho en una visita guiada, pusieron a prueba sus conocimientos de su equipo en un concurso preparado para la ocasión, entre otras muchas actividades que seguro les dejaron recuerdos memorables.

Aficionados de los dos equipos pasaron una noche en el estadio

Volkswagen Canarias, patrocinador oficial de ambos clubes, ha querido demostrar que el juego limpio entre rivales es posible.