Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este sábado 2 de marzo
Aridany Romero, el pasado martes en su despacho profesional. Fotos: Cober Servicios Audiovisuales

«Vamos a poner en marcha la prescripción de la actividad física en todos nuestros centros de salud»

Polideportivo ·

Aridany Romero estrena cargo como consejero de Deportes del Cabildo de Gran Canaria plagado de retos y energía

Ignacio S. Acedo

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 8 de julio 2023, 19:28

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Ni convaleciente de un virus dejó de atender sus obligaciones en los primeros días como consejero de Deportes del Cabildo de Gran Canaria. Aridany Romero (Las Palmas de Gran Canaria, 1979) viene curtido de una etapa previa como concejal de Deportes de la capital en la que se granjeó excelente fama y valoración por parte de clubes, federaciones y deportistas en virtud de su trabajo, compromiso y eficiencia. Es este modelo, el de la responsabilidad pública «aunque cueste hasta la salud», el que ahora pretende exportar a su nuevo ciclo.

–¿Qué le llevó a aceptar este reto?

–Honestamente creo que en el Instituto Municipal de Deportes y en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ya había cumplido un ciclo. Siempre he dicho, y lo mantengo, que no hay mayor honor que servir a tu ciudad. Me he dejado la piel, la vida y la salud para estar al servicio de todos los ciudadanos de la comunidad deportiva de la capital. Deportistas, empresas, empleados, profesionales, federaciones, clubes... Y creo que quien mire, con perspectiva, esos ocho años de gobierno considerará que existe un antes y un después en la ciudad deportivamente hablando. Finalizadas esas actuaciones, lo que me propongo es que haya una traslación a los 21 municipios de Gran Canaria.

–Ponen en sus manos la gestión deportiva de Gran Canaria. ¿Le pilló por sorpresa este encargo con la responsabilidad que conlleva?

–Era un secreto a voces, no solo entre los partidos que formamos el Gobierno, Nueva Canarias y PSOE. El hoy vicepresidente del Cabildo Augusto Hidalgo tenía una lista para gobernar y, en lo que respectaba a la promoción de la actividad física y del deporte, iba a confiar en mí. No fue una sorpresa y estoy satisfecho por la encomienda, también agradecido por el apoyo de mi partido y de Nueva Canarias.

–¿Qué herencia ha encontrado? ¿Ya ha tenido tiempo para hacerse una composición de lugar?

–Como dirigente de la organización a la que pertenezco, el PSOE, quiero agradecer al compañero Francisco Castellano su sacrificio y dedicación durante estos cuatro años que no han sido fáciles. Su gestión se va a poder valorar con el tiempo porque hay cosas que no se ven de manera inmediata. Vaya por adelantado mi agradecimiento y mi reconocimiento a su labor. Veo una gran potencialidad en la Consejería de Deportes. Veo empleados cualificados y capacitados que conocen la casa, a los que les duele la casa. Con ese sentimiento de pertenencia tan importante para sacar los proyectos adelante. Estoy convencido de que en los próximos meses ya se van a poder ver los primeros avances. Queremos dar un cambio, un giro radical a lo que debe ser la actividad física y el deporte enmarcado en ese impulso de las políticas públicas. Queremos que en mayo de 2027 así se sienta y constate.

–Reforma del estadio, con actuaciones inmediatas por el ascenso a Primera de la UD, y, de telón de fondo, la posibilidad de que el Mundial de Fútbol 2030 toque Gran Canaria. Agenda abrumadora para empezar...

–La gestión institucional es, por su propia definición, una gestión que nunca se acaba. Siempre hay calderos al fuego. En relación con la UD Las Palmas, ya hemos establecido tres cuestiones: hay actuaciones a corto, medio y largo plazo. Hay un firme compromiso del presidente del Cabildo, que me ha encargado que de manera rápida e inmediata se solucionen los problemas de iluminación del estadio. Espero que antes de final de año este problema se solvente con recursos del Cabildo. A medio plazo, mejorar los bajos fondos, zonas de césped artificial, megafonía, pantallas led... Elementos que van a enriquecer la instalación pero que deben hacerse con cargo el erario público porque es una instalación que es propiedad del Cabildo. Y la tercera fase, que es a largo plazo, es contextualizar todas estas actuaciones descritas en la transformación integral del Gran Canaria de cara al Mundial 2030. Seamos sede o no, se ejecutará el compromiso de rehabilitar el estadio. Cuestión diferente es el ámbito de la actuación. Si somos sede tendremos que hacer una serie de actuaciones diferentes a las que habría que hacer si no lo somos. Tendría más impacto siendo sede mundialista, obvio, pero, en todo caso, es algo prioritario. Eso sí, irnos por encima de 40.000 espectadores de capacidad sería hacerle un flaco favor a Gran Canaria porque estando en Primera o en Segunda no hay masa social para llenarlo cada quince días.

–Pero no solo el Gran Canaria requiere mejoras.

–El Centro Insular de Deportes ya se ha quedado obsoleto y en este mandato se va a acometer la reforma que precisa. No nos podemos olvidar del sitio donde se hacen los deportes olímpicos por excelencia, la Ciudad Deportiva de Martín Freire, que no puede seguir en las condiciones en las que está y realizaremos la inversión necesaria para su completa transformación. Y, por supuesto, estar en cada uno de los municipios para brindarles auxilio y financiación desde el Cabildo para sus equipamientos. No todo es deporte profesional. La promoción del deporte es esencial para la consejería que encabezo.

–¿Cómo acoge el «legítimo deseo» de la UD de querer que «se iguale el patrocinio con el CB Gran Canaria» tal y como expresó en sus medios oficiales el pasado 27 de mayo?

–El ser propietario de un club de baloncesto profesional desvirtúa cualquier asunto. Todo club deportivo, incluyendo a la UD, tiene derecho a solicitar al Cabildo que se le trate en igualdad de condiciones. Pero esta problemática ya se la han encontrado todos los consejeros anteriores. Estamos dispuestos a hablar del nuevo convenio, estamos dispuestos a poner más dinero porque es un convenio que está desfasado. Y estamos dispuestos a hablar de las contraprestaciones que deben recibir el Cabildo y Gran Canaria. Estamos en otro contexto económico y deportivo. Ese convenio debe tener una visión escalable y modulable. Pero la predisposición es total con sensatez y respeto entre ambas instituciones. Las relaciones deben ser perfectas porque yendo en beneficio del Cabildo y del club, también irán en beneficio de toda la isla.

-¿Y ya está en agenda esa actualización del convenio?

–El presidente de la UD, el presidente del Cabildo y yo ya hemos quedado en vernos para analizar todo. Ya estamos trabajando sobre la primera obra. No va a ser un problema que nos entendamos con la UD.

-De la UD al Dreamland Gran Canaria. Se viene de una etapa en la que la brecha entre la consejería de Deportes y el club se acentuó sin disimulo con capítulos de tensión poco edificantes.

–El consejero de Deportes va a ser un colaborador con todos los asuntos que tengan que ver con el CB Gran Canaria. Vamos a ser exigentes con el consejo de administración y vamos a ser exigentes con el presidente. Un presidente al que reconocemos su intento de modernizar las estructuras. Pero queremos, también, objetivos y hechos.

-Que rinda cuentas...

–Hay cosas que van a cambiar, espero que para mejor, pero el propietario del club es el Cabildo de Gran Canaria y quien lo administramos, porque así lo han querido los ciudadadanos, es el Gobierno y, en concreto, el consejero de Deportes. No voy a ser un asistente o un invitado en el club. Voy a tomar decisiones y el presidente me va a tener de la mano. No distorsionaré su gestión pero voy a estar encima de todo lo que tenga que ver con la entidad. Jamás me meteré en las decisiones de ámbito deportivo ni opinaré sobre lo que pase en el parqué. Si como consecuencia de una decisión deportiva se sobrepasan los límites presupuestarios, hablamos por ejemplo de un fichaje, hablaré donde debo hacerlo. Creo y estoy convencido de que me voy a entender muy bien con Sitapha Savané para poner al club donde se merece y racionalizar sus acciones. El Gran Canaria no se debe perder en acciones que no tienen que ver con el baloncesto. Es una herramienta transversal indudable. Pero sin invadir competencias que le son propias al Cabildo, a la Federación o a los clubes...

-¿A qué se refiere con esa alusión a la invasión de competencias?

–Hay que administrar todos los recursos del club para la cantera propia y el equipo profesional. El Gran Canaria puede y debe incorporar a muchos chicos y chicas a la actividad física y al deporte, al baloncesto en concreto. Pero contextualizando cuál es su misión. Sin que suene a crítica, tengo la sensación de que el Granca hace muchas cosas hacia fuera sin contextualizarlas y sin el sostén de un hilo argumental deportivo o empresarial. El Granca debe atender a sus obligaciones propias, gestión, atraer recursos para que el Cabildo tenga que poner menos... Vamos a estar en el día a día del club. No podemos ser compartimentos externos. Porque si se desvía la gestión, volvemos a lo de Papá Cabildo. Y para eso no están los recursos públicos. Quiero la máxima eficiencia con los recursos propios.

-Habla de una problemática crónica en sus antecesores en el cargo y que ninguno supo o pudo resolver: la soberanía económica del CB Gran Canaria. ¿Será capaz usted?

–Voy a dejarme la piel en que eso pase. Pero también se deben dejar la piel los empleados del CB Gran Canaria. Y a la cabeza, su presidente. Es un firme propósito mío el de reducir los fondos que aporta el Cabildo Insular para el club y se puedan obtener de fuera. Eso es clave.

-La renuncia a la Euroliga ilustra la paradoja del club, incapaz de disfrutar de un derecho que se ganó en la cancha. ¿Cómo lo valora?

–Me parece la acción más responsable y sensata posible por parte de presidente. Lo felicito y se lo agradezco. Ha mirado primero el interés y la supervivencia del club. El Valencia jugó Euroliga y no se clasificó para los playoff por el título de la Liga Endesa. Y tenemos la experiencia de la anterior vez de cuando jugamos la Euroliga, con un gran desfase económico. Porque el ciudadano debe saber que cada vez que hay un desfase económico en el Gran Canaria, lo paga con sus impuestos. Es la realidad. ¿Y si el Granca juega el año que viene la Euroliga, le va mal, puede descender y disparar sus gastos por la necesidad de tener un roster más amplio y costoso? Esto iría en contra del presupuesto del Instituto Insular de Deportes con las transferencias del Cabildo. Los jugadores del Granca los pagamos nosotros y los recursos públicos no están para eso.

-SPAR, Guaguas, Rocasa, Olímpico...

–Es normal que otros clubes se quejen de que le damos más de cuatro millones de euros al equipo del que somos propietarios y, luego, se le peleen 400.000 euros. Tenemos que ir liberándonos de todo eso. Soy un firme convencido de que a los deportes mal llamados minoritarios hay que cuidarlos como se merecen. Y así lo hice en el Instituto Municipal de Deportes con menos medios económicos de los que dispongo ahora. Voleibol, balonmano y baloncesto femenino... Si la Administración no estuviera con ellos, esos clubes no existirían. Es la realidad. Guaguas, Olímpico, Rocasa, SPAR... Lo que más me interesa es la labor que llevan haciendo desde hace décadas con los niños para que hagan deporte. Y muchos de esos niños y niñas luego han sido olímpicos y nos han traído entorchados de primer nivel mundial. Y no me resigno, porque Gran Canaria no tiene capacidad para dos equipos diferenciados de baloncesto, a copiar relaciones de éxito como en Valencia o Zaragoza...

-Eso es meterse en un jardín...

–Pues nos meteremos. Gran Canaria no debe renunciar a tener a los dos mejores equipos de baloncesto masculino y femenino unidos. Nadie discute la labor de Domingo Díaz y de Bengoña Santana al frente del SPAR. Es la labor, deportivamente hablando, más importante de cantera. No hay equipo en España que tenga tantos títulos en categorías inferiores como el SPAR. Hay cosas que no son casuales. Esa unión podría enriquecerles muchísimo.

-¿Mantendrá su accesibilidad al deportista como en el IMD?

–Vamos a convertir el Instituto Insular de Deportes en la Casa del Sí. Sí vamos a ayudar al deportista. Sí nos vamos a preocupar por todos. Sí vamos a hacer nuestros sus problemas. Eso es lo que me ha caracterizado y no voy a cambiar. Aunque me deje la piel y parte de mi salud. Es mi forma de ser. Mi vocación de servicio público también la he visto en los trabajadores de este Instituto. Tienen ganas de ser actores en el impulso de la gestión pública para promover el deporte y sé que los voy a tener de mi lado.

-¿Cuál es la salud financiera de la consejería de Deportes? ¿Hay músculo para dar forma a todos los proyectos que quiere?

–El organismo autónomo goza de buena salud económica. Se nota la gestión del Cabildo en estos últimos ocho años. El dinero no ha sido problema.Quizás sí la falta de iniciativa o proyectos. Creo que estoy preparado para definir esas líneas de actuación para maximizar todos los recursos. Promover la actividad física y del deporte y, como ya hice como concejal, derribar la brecha social de gente que no puede permitirse pagar una actividad física dirigida. No hablamos de competición. También hablamos de salud para combatir diabetes, hipertensión, problemas coronarios... Y será fundamental ir de la mano de los profesionales, del Colegio de Educación Física de Canarias. El Instituto Insular de Deportes no puede vivir de espaldas a los profesionales ni a los empresarios que generan empleo y valor añadido. Y cuando se conforme el próximo Gobierno, con la consejería de Sanidad, vamos a poner en marcha la prescripción de la actividad física en todos nuestros centros de salud para mejorar la calidad de vida de nuestros ciudadanos.

-No hemos hablado de las federaciones, otro pilar básico.

–Sobre la gestión de las federaciones es clave que trabajemos. Y abrir el foco, tener una visión más multidisciplinar. El Instituto Insular de Deportes se ha concentrado en algunas disciplinas deportivas. Quiero una acción más global. Por ejemplo, hablar de los deportes tradicionales. La lucha canaria o la vela latina han crecido en Las Palmas de Gran Canaria.Proteger, promover y divulgar nuestros deportes es una obligación. Mi primera reunión con personal externo al Instituto fue con los clubes de lucha canaria y su federación. Y la Primera Categoría va a volver a Gran Canaria a partir de marzo. ¿Va de poner dinero? Sí. Pues lo vamos a poner para que nuestra isla se convierta en referencia.

-Dicen que los cargos envejecen. Viene de uno que le exprimió y ahora asume otro de mayor calado. ¿Qué pide a nivel personal?

–Que la salud me acompañe. Seguiré practicando mis disciplinas de contacto dos o tres veces a la semana para desconectar. Y espero no restarle mucho más tiempo a Besay y Saida, que son mis hijos, a mi familia y esposa. Y estar a la altura del reto. La comunidad deportiva me conoce y sabe que soy inasequible al desaliento.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios