Borrar
Ramón Díaz, un maestro del jiu jitsu que entrega su vida a sus alumnos. Cober

Ramón Díaz, una vida entregada al jiu jitsu por pura pasión

Jiu-jitsu ·

El experto grancanario ha dedicado su vida a impartir su amado deporte y la filosofía que fluye en su propio Club Ramón Díaz

Iván Martín Chacón

Las Palmas de Gran Canaria

Domingo, 28 de enero 2024, 18:28

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Ramón Díaz (1983) es un apasionado de las artes marciales, en particular del jiu jitsu. Es el fundador del Club Deportivo Ramón Díaz, situado en la Calle Uruguay de la capital grancanaria y su slogan es el intentar «ayudar a nuestra sociedad a través del Jiu jitsu». A sus 40 años, Díaz imparte clases en dos centros diferentes: en el Salto del Negro y en la zona del puerto de Las Palmas de Gran Canaria.

En cuanto a sus orígenes, Ramón Díaz empezó en esta modalidad con 15 años cuando practicaba kárate y boxeo. En aquella época conoció el deporte por vídeos, aunque dice «no teníamos ni existía el internet. Unos compañeros me metieron en este mundo, me encantó al practicarlo por vez primera. A partir de ese instante, estoy metido y cada día intento superarme y hacer que mis alumnos se superen».

Asegura que no paró hasta encontrar centros donde se impartiera el jiu jitsu y se dio cuenta de que, por aquel entonces, solo lo impartía Juan Carlos Sosa, primer canario en dar clases de dicha modalidad. Al cabo de dos años, Ramón decidió poner rumbo a Madrid para seguir aprendiendo: «Me fui a la capital de España para conocer a mi maestro Fabricio Werdum, tricampeón del mundo en jiu-jitsu brasileño y cinturón negro. Él me ha ayudado a ganar la mayoría de mis cinturones importantes».

«He sido campeón de España en cuatro ocasiones y una vez campeón de Europa, aunque ahora mismo ya me encuentro retirado del mundo de la competición. Me dedico a enseñar a los chicos del club. Solamente nos enfocamos en la modalidad de jiu jitsu con kimono porque hay otra modalidad sin kimono», argumentó al ser cuestionado por su labor en el Club Ramón Díaz.

Empezó a dar clases en 2012 en el Club Salto del Negro, casi doce años lleva impartiendo la disciplina como profesor. Además, asevera que casi 7 años lleva en la zona del puerto, «estamos muy contentos». En cuanto a su principal objetivo destacó: «Empecé a dar clases por la necesidad de vincular lo que hacía por vocación con la enseñanza. Cuando dejé de competir era turno de empezar a impartir clases de algo que llevo dentro como es el jiu jitsu. Mi función es trasladar mis conocimientos a todos los alumnos».

No tiene rango de edad, pero sí tienen que tener más de doce años los alumnos que quieran inscribirse en el gimnasio Ramón Díaz. Dispone de tres clases al día, la matutina a las 10.30 horas, la vespertina a las 18.00 horas y la última del día a las 19.50 horas. Según Díaz, «la edad media del gimnasio suele ser unos 35 años».

«Existen muchos clubes que basan todo en sacar competidores al mercado. Sin embargo, el mío está centrado en la enseñanza y en dar una buena base. Dar seguridad, autoestima y actitud positiva a los alumnos. Pero sobre todo, que no se lesionen porque cuando uno compite, quieras o no, hay un ambiente más lesivo», dijo.

«Actualmente somos unos 40 alumnos al mes y repartidos en distintos horarios. Las clases las impartimos mi instructor Paolo y yo. Quiero recalcar que en el gimnasio la prioridad es que la gente aprenda y estén lo más sanos posible». Y es que según Ramón Díaz, en su centro de jiu jitsu se crea un nivel de seguridad muy grande en uno mismo. Es su vida: «Mi felicidad se basa en el progreso de los chicos, en que aprendan y se vean mejores personas, sintiéndose sanos y cada día mejor tanto interior como exteriormente», destacó el monitor de esta arte marcial.

25 años impartiendo esta modalidad

Por último, el cinturón negro grancanario incidió en que puede que no sea el Club con más nivel de la isla, pero que si algo tiene claro es que es donde más conocimiento se imparte: «Aquí se viene a entrenar, no es el gimnasio con más nivel pero si donde más conocimiento base se imparte. Es un orgullo para mí ser de los más veteranos que da clases en la actualidad. Llevo cerca de 25 años como profesor». De toda esa camada de buenos maestros, Ramón Díaz es el único que queda en activo: «El objetivo es que los alumnos aprendan y tengan una buena base, porque si no tienes unos cimientos sólidos no te diviertes», aclaró.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios