Europeo de balonmano

España, a semifinales con un ejercicio de sufrimiento

Los Hispanos derrotan a Polonia y estarán en la lucha por las medallas

V. BORDA

Tras un ejercicio de sufrimiento, la vigente campeón de Europa, la selección española de balonmano, podrá defender título continental en Budapest. Por sexta vez de manera consecutiva, los Hispanos estarán en semifinales de un Europeo. No fue un buen encuentro de los dirigidos por Jordi Ribera, que mostraron muchos problemas en ataque. La falta de lanzamiento exterior y el desacierto en los seis metros fueron claves para que el combinado nacional sufriese de lo lindo. Tampoco la portería estuvo acertada. Solo la actuación de Corrales en los instantes finales, con dos paradas que evitaron el empate, brilló en una jornada en la que ni el gallego ni Pérez de Vargas tuvieron su día. La defensa, mejor en la primera mitad que en la segunda.

El inicio español fue fantástico. La defensa 6:0 brillaba, permitía robos y contraataques que fueron engordando la renta de los Hispanos. Con 2-6, Rombel pidió tiempo muerto para intentar frenar e comienzo español. Y le dio resultado. En un visto y no visto, Polonia igualaba a ocho tantos. España tenía más problemas contra el 6:0 rival. Colapso total en ataque. En el momento en el que los hombres de Jordi Ribera no podían correr, sufrían lo indecible en estático. Con la entrada de Piotr Jedraszczyk, Polonia encontró el camino hacia la portería de Rodrigo Corrales.

27 Polonia

Zembrazycki, Przytula (5), Daszek (5) Olejniczak, Moryto (6, 1p), Krajewski (2), Gebala (1) -equipo inicial-, Chrapkowski, Syprzak (1), Jedraszczyk (5) y Walczak.

28 España

Corrales, Maqueda (2), Ángel Fernández (3), Solé (4, 1p), Guardiola, Peciña, Sánchez-Migallón -equipo inicial-, Figueras (3), Casado (4), Gurbindo (1), Cañellas (3), Tarrafeta (3), Aleix Gómez (4, 1p), Sarmiento (1) y Pérez de Vargas.

  • Marcador cada cinco minutos: 1-2, 2-6, 6-8, 8-10, 11-12, 13-14 (descanso); 14-16, 19-21, 21-23, 23-25, 25-27 y 27-28.

  • Árbitros: Lah y Sok (Eslovenia). Excluyeron dos minutos al polaco Krajewski y al español Peciña.

En esa situación, los españoles sufrían con el balón. El centro de la defensa polaca era infranqueable. Su 6:0 se convirtió en un tormento. La falta crónica de lanzamiento exterior tampoco ayudaba frente al sólido muro que dispuso Patryk Rombel. Fue un final de primer periodo complicado en el que los hombres de Jordi Ribera al menos se fueron por delante, eso sí por la mínima, al descanso. Un 13-14 peligroso con los Hispanos jugándose volver a las semifinales del torneo continental. Tocaba mejorar en ataque si no se quería encajar la segunda derrota en la Main Round.

En la segunda parte, los Hispanos tuvieron algo más de clarividencia en ataque. No era complicado visto los problemas de los primeros treinta minutos. Polonia, pese a no jugarse nada, solo la honrilla, no daba tregua. Jedraszczyk continuaba siendo un problema. España llegó a tener en varias ocasiones tres goles de renta, pero no tuvo argumentos ni acierto para romper el encuentro. Se abonó al sufrimiento. Por fin, los de Jordi Ribera vieron, era un secreto a voces, que la defensa de Krajewski en el dos era una bicoca. Pusieron ahí la diana. Buenos buenos minutos de Tarrafeta y Casado, algo que no es noticia en este Europeo en el caso de andaluz. Pero la selección polaca no cedía. Para nada. Hacía la goma y se llegó a colocar a un solo tanto en varias ocasiones. Apareció el brazo armado de Joan Cañellas, que regresaba a la convocatoria tras superar el covid que le había mantenido alejado del 40x20 en esta Main Round.

En los instantes finales, el seleccionador polaco decidió jugar con siete jugadores campo para evitar el triunfo español. Los de Rombel se llegaron a colocar a un solo gol. Incluso tuvieron dos opciones consecutivas de igualar, pero apareció Rodrigo Corrales con dos intervenciones para impedir que el triunfo se marchase. El electrónico no se movería del 27-28 con el que finalizaba el choque. España estaba en las semifinales. Toca hacer la maleta. Adiós a Bratislava y Budapest ya espera a los Hispanos. Los campeones buscan de nuevo la gloria, aunque necesitarán argumentos de más peso para tener opciones de conseguir el título por tercera vez de manera consecutiva.