Mundial de balonmano femenino

Las Guerreras se estrellan contra Lunde

España cae ante Noruega y jugará por el bronce frente a Dinamarca

V. BORDA

Las Guerreras tendrán que conformarse el próximo domingo en Granollers con pelear por el bronce. España, que comenzó mal, llegó a igualar al descanso pero se se desangró ante Noruega en la segunda mitad, estrellado su ataque frente a la fenomenal portera Lunde (13 paradas). Las nórdicas se mostraron muy superiores en esa segunda parte, donde la pivote Brattset y la zurda Mork fueron los pilares sobre los que se fundamentó la poderosa selección noruega. Las jugadoras de José Ignacio Prades debían hacer un partido perfecto para tener opciones ante tal potente rival, pero las pérdidas y los errores de lanzamiento se convirtieron en un lastre demasiado pesado para el equipo nacional. Dinamarca, que cayó ante Francia en la otra semifinal, será la rival de las hispanas en el partido por el tercer puesto. Otro hueso duro de roer si las españolas quieren subir al tercer cajón del podio en 'su' Mundial. Desde luego, con una segunda parte como la disputada ante las noruegas parece poco probable que puedan conseguirlo.

El partido fue intenso desde el pitido inicial. Las defensas y las porterías marcaban el sino del mismo. Las Guerreras tenían grandes problemas en el estático frente al sólido 6:0 rival. Eso provocó que las noruegas poco a poco fueron logrando una renta que alcanzó los tres goles al cuarto de hora (6-3). Una total falta de ideas en ataque que deslucía el buen trabajo atrás. Prades pidió un tiempo muerto para buscar la reacción de sus jugadoras, pero Noruega estaba en el buen camino. España no había encontrado el suyo. Demasiadas pérdidas fruto del flojo juego ofensivo de las hispanas.

El seleccionador español varió su estructura defensiva pasando a un 5:1 con Arcos de avanzada. España cambió de traje. Con una diestra en la derecha, Paula Arcos, y Arderius al frente las operaciones, España despertó y llegó a colocarse a un tanto. Las Guerreras ya no eran el equipo desnortado del principio. Las nórdicas tenían problemas con la defensa avanzada de las españolas y eso permitió que las pupilas de Padres fueran recortando hasta el 11-11 con el que se llegó al descanso, con un gol de Jennifer Gutiérrez a falta de dos segundos para el receso. Empate y todo quedaba por decidir. Las hispanas habían despertado. Tenían treinta minutos por delante para certificar su plaza en la final.

27 Noruega

Lunde (13 paradas), Kristiansen (3), Mork (8, 4p), Oftedal (1), Aune, Brattset (7), Solberg-Isaksen (3) -equipo inicial-, Reistad (2), Jacobsen (2), Herrem, Aardahl (1), Ingstad y Hegh Arntzen.

21 España

Navarro (11 paradas), Martín (2,1p), Ceásareo (2), Jennifer Gutiérrez (3, 1p), Gassama, Almudena Rodríguez, Cabral (5) -equipo inicial-, Campos (1), Espínola, Arderius (1), Arcos (3), Sole López (1), Etxeberria (1), Alicia Fernández (1). Ainhoa Hernández (1) y Castellanos (ps).

  • Marcador cada cinco minutos: 1-1, 4-3, 6-3, 8-5, 9-7, 11-11 (descanso); 14-12, 16-14, 20-16, 22-17, 24-17 y 27-21.

  • Árbitras: Merz y Kuttler (Alemania). Excluyeron a las noruegas Herrem, Aardhal y Brattset, y a las españolas Cesáreo (2) y Arderius.

España no regresó bien al 40x20. Dos exclusiones, volvieron las pérdidas y los errores que provocaron que la selección nórdica se fuese de nuevo de tres goles. Un parcial de 4-1 que llevó a Noruega a 15-12. De nuevo había que remar contracorriente. Y remó. Pero Brattset seguía haciendo una escabechina en los seis metros. La pivote noruega era un auténtico dolor de muelas para las Guerreras. Noruega se instaló en los cuatro goles de ventaja (19-15) cuando quedaba un cuarto de hora, renta que incluso alcanzó los cinco tantos.

En los últimos quince minutos, las Guerreras se desangraban. Más pérdidas y malas decisiones que hicieron el juego a una Noruega que se movía en lo alto de la ola con seis goles arriba. La solidez defensiva nórdica imponía su ley, pero se quedó con dos jugadoras menos dos minutos. España debía reaccionar. Pero no lo hizo. Cada vez con menos tiempo para ello y Lunde siendo un tormento para las lanzadoras hispanas.

La selección nórdica alcanzó su máxima renta, ocho goles (25-17). Restaban menos de cinco minutos y Noruega ya había sacado billete para la final. España se había desangrado en la segunda mitad. Dinamarca espera ya por el bronce.