Borrar
Directo En directo | Illa: «Hubo muchos oportunistas y advenedizos durante la pandemia»
Miguel Ángel de Amo, este jueves en la redacción de CANARIAS7. cober

Miguel Ángel de Amo: «Lo de la Copa no se puede volver a repetir»

voleibol ·

El colocador del Guaguas, ya de vuelta tras superar su lesión, tiene ganas de ratificar los pronósticos optimistas para alzar la Superliga

Ignacio S. Acedo

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 23 de marzo 2023, 14:20

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Impresiona hablar con Miguel Ángel de Amo (Madrid, 1985) de sus antecedentes e historial, que sobrepasa fronteras por sus experiencias exitosas en el extranjero. Títulos en España, Eslovaquia y Chequia, además de mundiales en voley playa adornan una trayectoria que le ha convertido, por derecho propio, en uno de los jugadores con mayor impacto de panorama nacional en los últimos tiempos. Su ambición le llevó a aceptar el pasado verano la oferta del Guaguas. Si vino fue para momentos como el que ahora viene: el desenlace de una Superliga en la que el equipo grancanario parte como favorito, luego de completar un calendario regular pluscuamperfecto ganando todos los partidos. De Amo, al que la experiencia le alumbra como pocos, admite que hay cierta urgencia por ganar el trofeo tras la decepción sufrida en la Copa del Rey hace un mes, pero recomienda «ir partido a partido y sin precipitarse» para evitar un nuevo chasco. Sonríe porque ya ha dejado atrás una fractura en su mano izquierda que le ha tenido dos meses sin competir. «Nada me hace más feliz que poder jugar y ayudar a los compañeros», matiza.

-Llega justo a tiempo para lo bueno, las eliminatorias por el título...

-Pensaba que se me iba a hacer más larga la espera, pero estoy contento de cumplir con el objetivo de estar para el play-off. El trabajo diario con el fisio ha sido clave. Nunca dejé de entrenar durante la lesión, pero, claro, con las limitaciones de tener la mano como la tenía, con la fractura del quinto metacarpiano. Por suerte no hubo que operar y eso ayudó. Ahora estoy recuperando sensaciones. Ya se sabe que necesito sentir los dedos, que mi vendaje es diferente al resto por ser colocador. Y poco a poco voy a más. Nunca había estado lesionado y ha sido una situacón rara para mí.

-Suena a milagro que diga que nunca estuvo lesionado cuando lleva más dos décadas de trayectoria de altísimo nivel.

-Así es. He tenido suerte. Recuerdo algún problema de tobillo pero hace como diez o doce años y que me tuvo parado un mes. Pero lo que he pasado ahora es nuevo. Por fortuna, ya todo ha quedado atrás. La recuperación ha sido óptima y me encuentro con muchísimos deseos de estar en la dinámica normal del equipo.

-¿Ya para jugar?

-Viajaré a Lugo con el resto para el primer partido de la eliminatoria este fin de semana. Pero no estoy al nivel como para sentar a Paulo Renan ahora, por poner un ejemplo. Me falta coger rodaje. Eso sí, si el míster tiene que hacer algún cambio y contar conmigo, pues saltaré a la pista con todas las ganas del mundo. Creo que me falta alguna semana más de entrenamientos con la normalidad que he ido adquiriendo en los últimos días. Si todo va bien, para la próxima eliminatoria, porque pienso y deseo que seguiremos adelante, estaré mucho mejor.

-¿Optimista?

-Del todo. Dependemos de nosotros mismos y, con todos los respetos para el Lugo, jugamos primero contra octavo y eso debe notarse. Esta temporada les hemos ganados en tres encuentros, los dos de Liga más el de la Copa. Veo al equipo mentalizado, con ganas y a un buen nivel. Es la clave para cumplir con el objetivo: estar a tope y desarrollar nuestro juego.

-¿La decepción de la Copa han podido digerirla de la manera correcta para sacar conclusiones que ayuden?

-Es que tiene que ser así. Esto es deporte y puedes perder. En la Copa vivimos un momento de presión que nos terminó superando, pero eso no se puede volver a repetir. Tenemos muy claro que lo de la Copa no se puede volver a repetir de ninguna manera. Nos dolió muchísimo. Hemos analizado todo y miramos al futuro con fuerza y ganas. Ahora viene el gran objetivo, que es la Liga, y seguro que vamos a ser el Guaguas que todos quieren ver.

-¿Hay más presión para la Liga por el riesgo de acabar la temporada en blanco?

-La presión siempre está en el Guaguas porque el Guaguas es un club ganador. La presión es buena si la sabes asimilar y creo que en la plantilla tenemos jugadores con experiencia para ayudar a los que no la tienen. Vienen partidos en los que no podemos fallar y tengo la seguridad de que el equipo va a responder de la mejor manera. Hemos tenidos picos altos de rendimiento y algún bajón que es normal, pero lo importante es que estamos con mucha confianza ahora para iniciar las eliminatorias por el título.

-Ahí, en la labor de serenar, dar confianza y ejercer de pegamento interno, pocos como usted...

-Es un rol en el que me he sentido muy bien aquí. Vine para unirme a un proyecto ganador y, también, para poner al servicios del vestuario mis vivencias, mis años de jugador en muchos clubes. Ayudar a unir a los compañeros, a generar el clima interno que siempre es fundamental, es una labor que asumí con naturalidad y en la que he tratado de aportar todo lo que sé.

-¿Qué significaría, a sus 37 años, añadir a su palmarés un título con el escudo del Guaguas?

-Mi padre fue jugador del Atlético de Madrid de voleibol y coincidió con este club en sus inicios. Soy consciente de todo lo que ha significado el Guaguas en el voleibol español y ese fue uno de los motivos que me hicieron regresar desde el extranjero. Es verdad que he ganado títulos, pero siempre es especial repetir y, para mí, sería muy bonito salir campeón con el Guaguas. Tengo esta oportunidad de hacerlo con la Liga y no quiero que se me escape.

-¿Ayudaría eso a su renovación?

-Estoy muy feliz aquí y no me importaría seguir. Pero ahora toca centrarse en los play-off. Luego, ojalá que ya con el título con nosotros, llegará el momento de hablar de eso. Lo importante es ahora eliminar al Lugo. Y, después, al rival que venga. Y así hasta ganar la Liga. Estamos en un momento clave y hay que privilegiar lo colectivo a lo individual.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios