Jordi Llopart, en los Juegos Olímpicos de Moscú-80. / El Correo

Atletismo

Jordi Llopart muere a las puertas del olimpo

El primer atleta español medallista en unos Juegos fallece a los 68 años víctima de una parada cardiorrespiratoria

ENRIC GARDINER Madrid

Se abren las puertas del olimpo y allí se encuentra Jordi Llopart, con las llaves en la mano. Da la bienvenida a Abascal, Plaza, Cacho, Peñalver, García Chico, Massana, Vasco, Fernández, Lino, Martínez, Ortega, Beitia y a todos los que vendrán. El marchador catalán fue el primer medallista olímpico del atletismo español. También el primer campeón de Europa. El hombre que sepultó los complejos de tantas generaciones, de fantásticos atletas que llegaban a los grandes campeonatos con pánico a subirse al podio, intimidados. Demostró que se podía ganar, y no solo participar, en unos Juegos. De eso han pasado ya 40 años y ahora Llopart se despide, a las puertas del olimpo, de la vida. Con 68 años falleció este miércoles víctima de una parada cardiorrespiratoria provocada por un atragantamiento el pasado domingo en el hospital Germans Trias i Pujol (Can Ruti) de Badalona.

Los familiares del exmarchador agradecieron «el apoyo y las muestras de cariño recibidas por todo el mundo del atletismo y del deporte en general», aunque anteriormente afirmaron sentirse «profundamente apenados por los acontecimientos», ya que la noche del martes debieron salir al quite para desmentir el fallecimiento de Llopart. El exsaltador de triple y exdirector técnico de la Federación Española de Atletismo Ramón Cid había anunciado el martes mediante un mensaje en Twitter la muerte de su coetáneo, provocando la despedida oficial por parte de la propia RFEA, el Comité Olímpico Español (COE) y la Federación Europea de Atletismo, así como numerosas condolencias de parte de otros atletas y obituarios en los medios de comunicación.

Jordi Llopart nació el 5 de mayo de 1952 en El Prat de Llobregat y fue uno de los pioneros de la marcha en España, la disciplina del atletismo que más medallas olímpicas, mundiales y europeas ha conquistado para el país: cinco, 17 y 18, respectivamente. Entrenado por su padre Moisés -y eventualmente el polaco Jerzy Hausleberg-, Llopart fue internacional absoluto en 46 ocasiones durante 18 años. Debutó con la selección española en la semifinal de la Copa del Mundo de Gradisca en 1973, una competición que disputó en 13 ocasiones -incluyendo las semifinales- alternando los 20km y los 50km. Se despidió en el Mundial de Tokio en 1991 con una decimoséptima plaza y un año más tarde, tras no clasificarse para los Juegos de Barcelona, anunció su retirada.

Como internacional, Llopart participó en tres Juegos Olímpicos (1980, 1984 y 1988), tres Campeonatos del Mundo (1983, 1987 y 1991) y cuatro Europeos (1978, 1982, 1986 y 1990). Su primer éxito con la selección fue el oro en 50km en el Campeonato de Europa de Praga en 1978, con un crono de 3:53:29.9, gracias al que se convirtió en el primer campeón continental del atletismo español. Dos años después, en los Juegos de Moscú, se colgó la plata en 50km con un tiempo de 3:51:25, algo que ningún otro atleta español había logrado antes. En aquellos Juegos, Llopart aspiraba a la plata, pues consideraba al mexicano Raúl González favorito indiscutible, pero este sufrió una pájara y al español le sorprendió el alemán Hartwig Gauder. En Los Ángeles-84, Llopart obtuvo plaza de finalista con un séptimo puesto en 50km.

«La hazaña de Jordi Llopart en los XXII Juegos Olímpicos pasará por derecho propio a ocupar una de las páginas más gloriosas de nuestro atletismo. La plata que el marchador catalán se trajo de Moscú será siempre recordada como la primera medalla del atletismo español en una Olimpiada. Y decimos la primera y no la única, ya que este galardón debe ser el inicio de una lista, que todos deseamos sea amplia», rezaba la revista Atletismo Español en su número 304, el posterior a los Juegos de 1980.

A lo largo de su trayectoria, Llopart fue plusmarquista nacional en cuatro disciplinas diferentes: 5km, 10km y 50km en pista y 50km en ruta. En esta última, su registro de 3:44:33 que fijó en 1979 significó también un récord de Europa de la época. El marchador catalán se proclamó campeón de España de 20km en pista en 1976, y de 50km en ruta en 1978, 1979, 1981, 1985, 1986, 1989, 1990 y 1991.

Dificultades económicas

Una vez retirado en marzo de 1992, y sin poder cumplir el sueño de hacerlo en Barcelona, Llopart se convirtió en maestro de marchadores. Por sus manos pasaron algunos de los mejores. Como Daniel Plaza, el primer campeón olímpico, precisamente en Barcelona-92 en 20km marcha. O como Jesús Ángel García Bragado, campeón del mundo en Stuttgart 1993 y subcampeón en Atenas 1997 y Edmonton 2001, que en Tokio buscará sus octavos Juegos.

Posteriormente, fue presidente de la Asociación Catalana de Deportistas contra la Droga, asesor de la Federación Española en el sector de marcha, seleccionador nacional femenino, secretario técnico de la sección de atletismo del FC Barcelona y coordinador técnico de la selección mexicana de marcha durante el ciclo olímpico 2008-2012. Sin embargo y, a pesar de ser diplomado en Turismo y ayudante técnico sanitario, Jordi Llopart no logró encontrar trabajo tras aquel periplo y pasó una época de complicaciones económicas cobrando el subsidio de desempleo. También recibió ayudas temporales del COE, del CAR de Sant Cugat y del Ayuntamiento de Calella. También trabajó en una empresa de nutrición, creó la 'Escuela para caminar' en Canet de Mar -donde residió hasta sus últimos días- y fue asesor técnico de la selección de marcha de Japón. Se jubiló en 2017.

La Federación Española de Atletismo concedió a Llopart la insignia de oro en 1993. También recibió la medalla de plata de la Real Orden al Mérito Deportivo en 1994 y de la Orden Olímpica del COI en 2000. «Desgraciadamente se nos ha ido demasiado pronto nuestro primer medallista olímpico, Jordi Llopart. Un grande entre los grandes del atletismo. Iluminó nuestro camino en la oscuridad», lamentó Raúl Chapado, presidente de la RFEA. «Un grandísimo atleta. Un pionero. Sin duda, una leyenda del deporte español», le despidió el COE.