Eli Cesáreo se dispone a marcar un gol ante la portera china. / EFE

Mundial de balonmano femenino

Las Guerreras ya están en la ronda principal

Derrotan a una floja selección china en un partido que dominaron de cabo a rabo

VÍCTOR BORDA

Primer objetivo conseguido. Las Guerreras ya están clasificadas para la ronda principal del Mundial. En un partido en Torrevieja que por momentos pareció un entrenamiento con público, España lució su defensa para correr y pasar por encima de una China que está muy por debajo del nivel de las dirigidas por José Ignacio Prades. Desde el primer minuto, las españolas cogieron una amplia renta en el marcador y se dedicaron a aumentarla con el paso de los minutos.

El combinado asiático carecía de la capacidad de complicar la vida a las hispanas. Eso permitió que el seleccionador pudiese dosificar a sus jugadoras y dar minutos a todas en lo que fue un partido plácido, en el que la superioridad española era rotunda. El choque sirve para hacer kilómetros pensando en la siguiente fase, donde los rivales sobre el papel darán muchos más problemas de los que han dado argentinas y chinas hasta el momento. Dos victorias en dos partidos. Buenas sensaciones y un equipo que parece tener en su repertorio armas para alcanzar algo grande en el Mundial que se disputa en casa.

En el capítulo de novedades, Padres dio entrada la recién llegada Mireya González. La zurda leonesa suple la ausencia de la lesionada Lara González, que no pudo debutar en el Mundial al sufrir una lesión en su mano. Sigue entre algodones la central gallega Alicia Fernández, a la que no se quiere forzar para que se recupere de las molestias que le han impedido estrenarse con el equipo nacional con este cita en territorio español.

18 China

Chang (6 paradas), Zhang , Yu (2), Zhou (2, 1p), Mo, Jin (2) y Shuhui Wang (3) -equipo inicial-; Tian (2), Huang (1 parada), Gong (2), Keke Wang, Jiayi Wang, (2), Sun (2) y Liu (1) y Song (tercera portera).

33 España

Castellanos (12 paradas), Martín (4, 2p), Campos (3, 1p), Cesáreo (2), Jennifer Gutiérrez (3), Espínola (1) y Cabral Barbosa (5) -equipo inicial-; Navarro (2 paradas), Gassama (3), Arcos (2, 1p), Etxeberria (2), Sole López (2, 1p), Mireya González (1), Almudena Rodríguez, Ainhoa Hernández (3) y Laura Hernández (2, 1p).

  • Marcador: 1-5, 1-7, 3-9, 4-10, 6-13, 7-16 (descanso); 7-20, 10-23, 11-24, 13-25, 15-26 y 18-33.

  • Árb itros: Alexei e Igor Covalciuc (Moldavia). Excluyeron a las españolas Cesáreo y Almudena Rodríguez, y a las chinas Gong (3), Mo y Sun.

Las Guerreras comenzaron a pleno rendimiento. Gran defensa española que se atragantaba a las chinas. Las españolas mandaban 1-5 y no se habían cumplido los cinco primeros minutos de partido. El equipo nacional femenino maniató atrás a su rival, recuperaba el balón y podía conseguir goles fáciles. La diferencia en el electrónico se fue ampliando ante el torrente hispano.

El seleccionador asiático decidió aplicar una defensa avanzada para intentar frenar el ritmo impuesto por las vigentes subcampeonas mundiales. China dejaba patentes sus problemas para atacar la defensa española. Solo en acciones individuales conseguían superar el muro español y cuando lo hacían ahí estaba Merche Castellanos (7 paradas al descanso) para evitar el gol. El conjunto asiático demostraba que estaba muy verde, con un balonmano demasiado plano.

Con estas premisas, lo único que podía suceder era que las Guerreras explotasen la brecha que había entre ambos combinados sobre la pista. Las españolas llegaron a conseguir una máxima renta de diez goles (6-16, min. 28). El marcador al final de los primeros treinta minutos lo decía todo, 7-16. El conjunto de José Ignacio Prades había pasado por encima del cuadro asiático.

La segunda mitad fue otro entrenamiento para el conjunto español. Las chinas eran incapaces de superar la defensa española, que mantenía el nivel y complicaba la vida a un rival errático, apabullado por la superioridad de las pupilas de Prades. Las Guerreras llegaron a mandar de catorce goles antes de llegar al ecuador del segundo tiempo (10-24, min. 44).

Pero en el tramo final, el equipo español desaceleró y China lo aprovechó para recortar las distancias. Las hispanas estuvieron unos minutos sin anotar, aunque el equipo nacional se rehízo en los últimos minutos para volver a aumentar la renta de nuevo hasta la máxima rdel encuentro (15-32. min. 59). Solo bastó con volver a apretar un poco en defensa para recuperar balones y correr para conseguir tantos fáciles. El choque finalizó con un contundente 18-33. Un reflejo claro y rotundo de lo que sucedió en el 40x20. Las Guerreras, muy superiores, ya han sacado billete para la 'main round', aunque antes deberá medirse a Austria, con varios positivos por covid y que perdieron con las argentinas en el encuentro jugado antes que el de las españolas.