Borrar
Nico García Boissier y Adrián Abadía, en el mundial de Doha. Efe
El canario García Boissier hace historia en el salto de trampolín español

El canario García Boissier hace historia en el salto de trampolín español

Junto al balear Adrían Abadía, se alzó con la medalla de bronce en la categoría de 3 metros sincronizado en el XXI Mundial de Natación

Efe

Doha

Domingo, 4 de febrero 2024, 17:35

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los isleños Nico García Boissier y Adrián Abadía han hecho historia al colgarse la primera medalla mundialista de la historia de los saltos españoles. Ha sido en el trampolín 3 metros sincronizado, en Doha y con el premio añadido de la clasificación para los Juegos de París.

Los saltos de trampolín, una especialidad menor en el panorama español, han vivido este domingo su día de gloria. Lo protagonizaron un balear (Adrián Abadía) y un canario (Nico García Boissier), que han sabido competir al más alto nivel y se han llevado un premio inesperado.

A pesar de que su gama de saltos no está a la altura de los mejores, el diseño de esta prueba, sin eliminatoria, y con 27 parejas en liza, les favoreció. Iban a saltar como sabían, no podían fallar y tenían que esperar el error de mexicanos y alemanes. Los chinos (Zongyuan Wang y Daoyi Long), que se llevaron el oro, saltan en otra liga.

Y fueron cumpliendo salto a salto. No estuvieron finos los mexicanos Rodrigo Diego y Osmar Olvera, que fueron cuartos a tan solo 9 centésimas de los españoles. Es cierto que los italianos (Lorenzo Marsaglia y Giovanni Tocci) lograron la plata con un punto de diferencia, pero Abadía y Nico García Boissier estuvieron siempre en su sitio.

Ellos han reescrito la historia de los saltos en España, una historia que se ha ido cocinando desde enero de 2022, cuando aparece en escena el italiano Domenico Rinaldi como director técnico y todo empieza a tener sentido.

Recuerda Nico García Boissier que cuando él y Adrián abandonaron su zona de confort y se trasladaron a Madrid, todo cobró sentido.

La emoción del grancanario

«Cambiamos de aires, Adri y yo. Nos fuimos a Madrid a cumplir este proyecto, el 15 de mayo nos fuimos para allá y hasta el 4 de febrero estamos juntos, vivimos juntos. Al final nos hemos sincronizado», sonríe aun sin creérselo.

Asegura García Boissier que no entraba en sus planes ganar una medalla: «Veníamos a intentar conseguir la plaza olímpica y la medalla ha sido un extra. Haberlo conseguido, habiéndonos mudado a Madrid, dejando muchísimas cosas de lado, tiene muchísimo valor», se sinceró.

Se mostró muy satisfecho por cómo habían competido en una final directa, una competición con 27 parejas, y ambos sabían que eso les beneficiaba por la dificultad que supone competir en una prueba de tanta duración.

«Nuestra serie (de saltos) es estable, es verdad que no es de las más difíciles, pero sabemos hacerla muy bien y eso lo teníamos claro. Saltar como sabemos y con eso nos iba a valer, y mira, al final nos hemos llevado un gran premio», dijo el grancanario.

Comenta que después del último salto solo pensó en la plaza olímpica: «Salí del agua y lo primero que hice fue preguntarle a Adri cuántos puntos habíamos hecho. Cuando me lo dijo, me ha salido una lágrima porque hay mucho trabajo atrás de esto y se ha visto recompensado».

El mallorquín Adrián Abadía también estaba eufórico.«Estoy gritando de alegría por dentro. Ha sido una medalla que no esperábamos, nuestro objetivo era ser cuartos o quintos para clasificarnos para los Juegos», comentó.

Ambos valoran el trabajo que hay detrás de cada salto. Emocionado, Adrián Abadía ha dedicado el bronce a su madre y a su abuela. «Ellas han sido mi papá y mi mamá y esta medalla va para ellas», afirmó.

La final fue dominada por la pareja china con 442,41 puntos, 58 más que los italianos y 59 por delante de los sorprendentes españoles.

Con esta prueba ya esta configurada la competición olímpica en París, en la que estará el podio de este Mundial, además de los británicos Jack Laugher y Anthony Harding; y los estadounidenses Tyler Downs y Greg Duncan, plata y bronce en el pasado Mundial.

La pareja mexicana (Rodrigo Diego y Osmar Olvera) y los ucranianos Oleh Kolodiy y Danylo Konovalov también estarán en París, así como una pareja local.

La clasificación olímpica de Abadía y García Boissier se suma a la lograda por las nadadoras de 10k aguas abiertas María de Valdés y Ángela Martínez.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios