Borrar
Tom Brady calienta el pasado 24 de enero antes de la final de Conferencia ante los Green Bay Packers. Stacy Revere (Afp)
La batalla contra el tiempo de Tom Brady
Super Bowl LV

La batalla contra el tiempo de Tom Brady

El 'quarterback' de los Tampa Bay Buccaneers saltará el domingo al Raymond James Stadium a la caza de su séptimo anillo y de alargar una legendaria carrera en la que, a sus 43 años, sigue destrozando plusmarcas

GUILLERMO BARROS (COLPISA/AFP)

LOS ÁNGELES

Miércoles, 3 de febrero 2021, 17:10

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Tom Brady, el hombre de los récords en la NFL, regresará el domingo a una Super Bowl a la caza de su séptimo anillo y de alargar una legendaria carrera en la que, a sus 43 años, sigue ganando su particular batalla contra el tiempo.

Miembro del club de los más laureados de los deportes de equipo estadounidenses, Brady se codea con titanes como Bill Russell o Joe DiMaggio y se ilusiona con superar el domingo los seis anillos de la NBA que logró Michael Jordan con los Chicago Bulls.

«Michael es uno de mis ídolos deportivos. Creo que es increíble (pero) para mí se trata de ser parte de muchos grandes equipos», dijo el lunes Brady, que jugará su primera Super Bowl con el uniforme de los Tampa Bay Buccanneers, tras dos décadas comandando a los New England Patriots.

Nacido en 1977 en San Mateo (California), Brady practicó otros deportes durante su etapa en el instituto Junipero Serra y llegó a ser 'drafteado' por el equipo de béisbol Montreal Expo, entonces miembro de las Grandes Ligas. Finalmente decantó su carrera hacia el fútbol americano pero, cuando tocó a la puerta de la NFL, su físico y escasa velocidad de piernas no llamaron la atención de los equipos, por lo que tuvo que ver cómo otros 198 jugadores fueron escogidos antes que él en el 'draft' de 2000. «Soy la mejor decisión que jamás ha tomado esta franquicia», le dijo el joven Brady a Robert Kraft, dueño de los Patriots, exhibiendo ya la autoconfianza y mentalidad de hierro que le impulsaría en cada reto.

Tras presenciar su primera temporada desde el banquillo, Brady se hizo con el puesto de titular en 2001 por una grave lesión de Drew Bledsoe. Desde el puesto de mando, el desconocido 'quarterback' dirigió a los Patriots hasta su primer título de la Super Bowl ese mismo 2001, cuando Patrick Mahomes, líder de los Kansas City Chiefs, rival de los Buccaneers el domingo, era un niño de seis años.

Marcas abrumadoras

Este éxito inauguró la dinastía de los Patriots, siempre a las órdenes del técnico Bill Belichick, su gran mentor, en la que Brady fue alcanzando asombrosas marcas en el deporte más popular en Estados Unidos.

Con las diez apariciones en la Super Bowl a las que llegará el domingo, que se extienden a lo largo de tres décadas y cuatro presidencias de Estados Unidos, Brady habrá jugado el 48% de las finales disputadas desde su llegada a la NFL y el 18% de las 55 ediciones en total de la historia.

Sus cifras personales superan las de prácticamente las 32 franquicias de la NFL ya que únicamente una de ellas, los Patriots, cuentan con más participaciones en la Super Bowl (once) que el 'quarterback' y solo este equipo y los Pittsburgh Steelers le igualan por ahora en títulos.

En el apartado de premios individuales, cuenta en sus vitrinas con tres MVP (Jugador Más Valioso) de la temporada de la NFL (2007, 2010 y 2017) y otros cuatro de la Super Bowl (campañas 2001, 2003, 2014 y 2016).

La final del domingo tendrá un sabor especial para Brady por ser la primera con el uniforme de los 'Bucs', el equipo por el que apostó sorprendentemente el pasado marzo a su salida de Nueva Inglaterra. Menos de un año después de ese cuestionado paso, el californiano ya ha dejado sin palabras a quienes creían que su marcha a Florida era un retiro dorado y que, a su edad, nunca conseguiría triunfar lejos de Belichick.

En plena forma

Estoy «emocionado, humilde y hambriento», advirtió Brady al firmar su nuevo contrato. En esa fecha, los Buccaneers llevaban trece años fuera de los 'playoffs' de la NFL -la segunda peor racha tras la de los Cleveland Browns- y poseían un solo campeonato (2002).

Instalado en Tampa junto a su esposa, la modelo brasileña Gisele Bündchen, y los dos hijos de la pareja, Brady comenzó de inmediato a trabajar en las conexiones con sus nuevos socios, especialmente con el cuerpo de receptores (Mike Evans, Chris Godwin, Scotty Miller). Para sortear las restricciones de entrenamientos por el coronavirus, Brady no dudó en convocar a sus compañeros a prácticas fuera de las instalaciones de los 'Bucs'.

Tampa concluyó la fase regular en la segunda posición de la División Sur de la Conferencia Nacional, pero Brady dio muestras de estar en buena forma logrando su tercera mayor marca de 'touchdowns' en una campaña (40).

Llegados los 'playoffs', y arropado por una de las mejores defensas de la liga, el 'quarterback' combinó la potencia y precisión de su brazo con su inigualable experiencia para liderar a Tampa hasta la Super Bowl contra todo pronóstico.

La Super Bowl ante los Kansas City Chiefs será excepcional por muchos motivos, uno de ellos que Tampa será el primer equipo en disputarla en su propio estadio, pero no porque Brady quiera convertirlo en su despedida. Con un año más de contrato con los 'Bucs', se resiste a la retirada y no descarta seguir batallando contra sus rivales y contra sus propios límites más allá de los 45 años.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios