Salwa Eid Naser, tras proclamarse campeona del mundo en Doha 2019. / Jewel Samad (Afp)

Atletismo

La bareiní Naser, suspendida dos años, se queda sin Juegos de Tokio

La campeona del mundo de 400 metros en Doha 2019 violó las reglas antidopaje

COLPISA / AFP LAUSANA

La bareiní Salwa Eid Naser, campeona del mundo de 400 metros, fue suspendida este miércoles dos años por haber violado las reglas antidopaje y se perderá por lo tanto los Juegos Olímpicos de Tokio, anunció el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).

La jurisdicción suprema del mundo deportivo, requerida mediante un recurso, invalidó la decisión tomada en octubre por el tribunal disciplinario de la Federación Internacional de Atletismo (World Athletics), que había absuelto a esta especialista en la vuelta de pista.

La atleta de 23 años, subcampeona mundial en Londres 2017 y campeona en Doha 2019, fue «sancionada con un tiempo de no elegibilidad de dos años» a partir de este miércoles, teniendo en cuenta la suspensión provisional ya cumplida del 4 de junio al 14 de octubre de 2020. Sus resultados quedan por lo tanto borrados «a contar desde el 25 de noviembre de 2019». Su título mundial en Doha fue más de un mes antes, por lo que queda salvado. En la pista catarí consiguió además el tercer mejor crono de todos los tiempos, con un espectacular tiempo de 48 segundos y 14 centésimas.

Sin desvelar las motivaciones de su sentencia, el TAS declaró a la bareiní «culpable de una violación del artículo 2.4» de las reglas antidopaje de World Athletics, que sanciona tres faltas a las obligaciones de localización en menos de un año.

La Unidad de Integridad del Atletismo (AIU) reprochaba a Salwa Eid Naser cuatro faltas a esas obligaciones: un error de información (fecha 1 enero 2019) y tres controles perdidos los días 12 de marzo de 2019, 12 de abril de 2019 y 24 de enero de 2020. En octubre, World Athletics había decidido no contar el control de abril de 2019, lo que hacía que no se pudiera aplicar una sanción a la atleta.

La corredora de origen nigeriano, que tomó la nacionalidad de su padre en 2014, tenía una progresión fulgurante desde los Juegos Olímpicos de Río 2016, donde fue eliminada en semifinales con 18 años. Había ido ganando casi un segundo por temporada y era favorita al oro en Tokio.