Artem Pustovyi, con esguince de tobillo de grado 3, se perderá muchas jornadas. / ACB PHOTO - M HENRIQUEZ

El Manresa, y su pareja de pívots de moda, como punto de inflexión claretiano

El Gran Canaria, que peina un mercado limitado en busca de paliar las bajas de Albicy y Pustovyi, necesita cambiar el chip de manera inmediata para no perder la plaza copera

ÓSCAR HERNÁNDEZ ROMANO Las Palmas de Gran Canaria

Las bajas del base y pívot titulares (Andrew Albicy y Artem Pustovyi, respectivamente) y las dos derrotas tras la primera Ventana FIBA (Hereda San Pablo Burgos, en la Liga Endesa, y Ratiopharm Ulm, en la EuroCup) han encendido las alarmas en el seno de un CB Gran Canaria muy mermado por las ausencias y sin rumbo tras ese parón por los compromisos de las selecciones.

Mientras Willy Villar, director deportivo de los claretianos, peina un mercado limitado en busca de paliar las bajas que, en ambos caso, se prolongarán más de un mes, Porfi Fisac, entrenador jefe de los amarillos, demanda de manera inmediata un cambio de chip a lo suyos, teniendo en cuenta que en ACB, lo que más interesa, «nos estamos jugando, en este mes, la trayectoria de este año», según el propio preparador segoviano.

Un mes donde tendrá que recibir al BAXI Manresa de Pedro Martínez y su pareja de pívots de moda (mañana, 17.00 horas), viajar a tierras vascas para medirse al Surne Bilbao Basket (domingo 19, 11.30 horas) y regresar al Arena para enfrentarse al UCAM Murcia de Sito Alonso (lunes 27, 20.30 horas).

En medio, doble compromiso europeo (Buducnost, el día 15) y Virtos, el 22), donde los amarillos, a pesar del resbalón del pasado miércoles, no deberían de pasar apuros para superar la primera fase de la EuroCup.

Sin tiempo para lamentar contratiempos, y de los grandes, ni derrotas, el Granca encara su próxima cita ante el Manresa con la exigencia de enderezar el rumbo para seguir luchando por una plaza copera que hoy en día aún mantiene (es octavo con 7 victorias, las mismas que el Joventut, quinto, Murcia, Valencia y, precisamente, el BAXI), pero que puede perder esta misma semana si sigue con las andadas, con un baloncesto con muchos altibajos, el desplegado en sus última dos citas, que no le valdrá para superar a un cuadro de Pedro Martínez que llega pletórico y con la pareja de pívots de moda en la ACB (el nigeriano Chima Moneke y el belga Ismael Bako), precisamente allí donde el Gran Canaria más está haciendo aguas.

A la espera de los refuerzos, que no llegarán para la cita de mañana, toca redoblar esfuerzos con lo que hay, con una plantilla tocada física pero también anímicamente tras los dos últimos palos, pero con calidad de sobra, como ya ha demostrado este mismo curso, de sobreponerse ante las adversidades. El billete para Granada vale mucho la pena.