El venezolano Adalberto Peñaranda conserva el balón ante la presencia del tinerfeño Kirian Rodríguez. / UD LAS PALMAS

Kirian advierte de lo que espera a la UD Las Palmas en El Plantío: «Orden y presión arriba»

El centrocampista de Candelaria espera revertir la dinámica tras una sola victoria en las cinco primeras jornadas. El Burgos, una cita trampa .

ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria.

Un arranque inesperado tras una pretemporada para soñar. La Unión Deportiva Las Palmas, que acumula un triunfo -Huesca-, tres empates -Valladolid, Girona e Ibiza- y una derrota -Mirandés- en una puesta en escena dubitativa, visitará al Burgos este lunes, a partir de las 20.00 horas, una prueba de fuego para el plantel de Mel en el exigente El Plantío y, cómo no, con la necesidad de empezar a ganar para no dinamitar el objetivo ambicioso de una escuadra reforzada.

La contundente derrota contra el Mirandés en Anduva (3-0) y el pinchazo ante el Ibiza en el Gran Canaria (1-1) calienta las alarmas y multiplica el nerviosismo para no perder comba.

«Nos quedamos rascados porque tienen el gol que se encuentran en un error nuestro y prácticamente no generan más. Hay tres o cuatro ocasiones seguidas que pasa el balón por delante del área y no llega ningún amarillo. Después del gol tuvimos tres o cuatro ocasiones más y tampoco supimos aprovecharlas. Quizás nos partimos mucho en los últimos minutos y el partido fue más locura, pero nos quedamos con la sensación de que si alguien podía haber ganado el partido fuimos nosotros», analizó ayer el centrocampista tinerfeño Kirian Rodríguez en declaraciones a la radio oficial de la UD Las Palmas.

El jugador de Candelaria ahondó en que «el equipo quiere ganar todo, hay mucha exigencia».

Sobre el cuadro burgalés, Kirian Rodríguez dijo que «vi el partido ante el Sporting y el Leganés y el principio del Valladolid... Es un equipo que cambia mucho de casa a fuera, pero se le veía muy bien plantado, muy ordenado, que deja muy poco espacios por dentro, que te obliga a llegar por fuera para centrar y junta mucha gente en el área para que no le hagan daño. Ante el Leganés le expulsaron a uno y aguantó todo el partido. Y con el Sporting igual, le hacen un gol en un buen centro, pero aguantó igual y plantó cara perfectamente».

«Me imagino que en su campo, como pasó contra el Valladolid, será un poco más ofensivo e intentará presionar arriba. El campo aprieta bastante e intentará ir al partido desde el principio. Me espero un buen rival como son todos en la categoría», agregó.

El canterano amarillo, con 69 compromisos en el primer equipo, habló de Jonathan Viera. «Es un jugador con el que te diviertes y me asocio muchísimo porque me encanta, me conoce y sabe el tipo de juego que me gusta. Solemos buscarnos cuando estamos entrenando. No coincidí mucho con él en el campo la otra vez, pero esta espero tener la oportunidad», manifestó.

«Lo vi bien para el tiempo que llevaba parado, quieras o no el ritmo competitivo es diferente, salir de titular directamente y verse con 60 o 65 minutos lo vi muy bien, con confianza como es él y buscando siempre la portería contraria, marcando esa diferencia con los detalles de calidad que tiene y, sobre todo, físicamente, Lo importante es que él vaya encontrándose, se sienta cómodo y que vaya conociendo al resto de jugadores con los que va a compartir. Cuanto antes nos conozcamos todos, antes vamos a mostrar el nivel que tenemos», dijo.

Su presencia en el primer equipo

Kirian comentó que «lo miras y son números bastante altos, pero siempre han sido dos partidos, luego tres, entras de vez en cuando... Parece que nunca has llegado a tener esa continuidad y ese juego, pero has ido sumando partidos y minutos y, cuando miras la cantidad de los partidos, pues piensas que son bastantes».

Cuestionado por su versión en el filial y en el primer equipo, apuntó que «no sé, también han sido posiciones diferentes; el míster el primer año me cambió bastante en no abusar mucho de la conducción y jugar más táctico, quería más en doble pivote y poco a poco he ido cambiando, era más un juego diferente».